Rol World
Foro lleno de historias y agradables sorpresas. Es una Comunidad dedicada al rol y a la diversión en general, un Foro donde podrás encontrar diversos temas que sin lugar a dudas te llamarán la atención. Tendrás la oportunidad de descubrir una serie de ambientaciones que están hechas para aquellos usuarios que buscan exprimir al máximo la historia y el desarrollo de su personaje. Habrá ambientaciones para todos los gustos, desde aquellas basadas 100% en algún anime en particular hasta otras con historias mucho más originales y creadas especialmente para Rol World. Pero también tendrás la oportunidad de crear tus propios temas de rol en donde tú eres el que dicta las reglas y define la trama. En Rol World se puede llegar muy lejos solo con respeto, dedicación y ganas de divertirse. ¡Ayúdanos a mantener este pequeño mundo lleno de rol!
Radio RW
Últimos temas
» Al borde del chantaje.
Lun Ago 21, 2017 2:21 pm por BlueCherry

» Ladrones de guante blanco
Mar Ago 15, 2017 3:21 pm por dark angel

» Desert King
Miér Ago 09, 2017 4:51 pm por Lilith-sama

» Malvavisco.
Jue Jul 27, 2017 10:35 pm por Malvavisco.

» Nunca es demasiado tarde
Miér Jul 26, 2017 8:05 pm por Pixielle

» Propuestas recién salidas del horno
Miér Jul 26, 2017 2:26 am por Yashi

» Registro de Clubes
Mar Jul 25, 2017 5:33 pm por Pixielle

» Deseo carnal y prohibido
Mar Jul 25, 2017 4:26 pm por BlueCherry

» Magic World War [Afiliación élite. Cambio de botón]
Dom Jul 23, 2017 4:26 pm por Shiori

» Southern Skies { Cambio de botón — AF. Élite }
Dom Jul 23, 2017 4:25 pm por Shiori

» ~Hayate School~ [Cambio de Afiliación-Normal]
Dom Jul 23, 2017 4:25 pm por Shiori

» Kanimes - Foro Anime (Afiliación Élite)
Dom Jul 23, 2017 4:21 pm por Shiori

» Mythologíes [Afiliación Normal]
Dom Jul 23, 2017 4:20 pm por Shiori

Staff
Admin
Administrador
Perfil | MP
Kuro
Administradora
Perfil |MP
Nell Wright
Mod. General
Perfil | MP
Nikohiro
Mod. General
Perfil |MP
Dark Angel
Mod. General
Perfil | MP
Awards
Slaine Lothbrok
Mas Activo
Luzbelle
Mas Simpatico
MokaLatte
User Solidario
Partysuprice
User Creativo
Supernova
Mejor Redacción
Luzbelle
Reina del Spam
Slaine Lothbrok
Mejor Roleador
MokaLatte
Mejor Roleadora
Luzbelle
Roleador Destacado
Afiliados
Hermanos

Directorio/ Recursos
Bad Apple! Codes

Élite 0/40
 photo untitled45.pngImage and video hosting by TinyPicCrear foroProject Fear.lessSchool Deluxe NEWInstituto Locceri
Créditos
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best editado por Kuro.Este Foro es idea propia del Satff. Las historias asi como los personajes de cada uno de los roles pertenecen a los usuarios que los publican. Las imagenes no nos pertenecen, fueron tomadas de Internet, editadas por el Staff.
Shiki Topsite!

Sueño Escarlata

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Todo Público Sueño Escarlata

Mensaje por Asbel Lhant el Lun Ago 22, 2016 9:47 pm

En una ciudad peligrosa, lleno de amenazas políticas y corrupción, sólo acompañado de su asistente y su poder, un joven debía resolver uno de los casos más peligroso de su carrera, nadando contra corriente, debiendo revelar mil cosas que muchos desean mantener entre sombras. Era uno de esos casos donde uno se juega más que simplemente su honor y orgullo, al punto que hacer lo correcto podría ser lo incorrecto.


Ficha de Personaje:

Nombre: Elliot Rêves

Edad: 20 años

Personalidad: Es algo solitario y soñador, puede quedar hasta horas perdido en su burbuja leyendo o viendo la vida pasar. En parte gracias a eso logro ser muy observador, analítico y paciente. No importa a que se enfrente, tiende a mantener la calma. Además, tiene un sentimiento de justicia muy grande.

Breve historia: Nacido en una familia clase media pero conocida por su extraña habilidad: Entrar a los sueños de las personas, por una noche, y poder verlos en detenimiento sin el caos que los sueños suponen. Esto le dio a su familia una posición optima tanto entre psicólogos como detectives, a lo largo de sus años de aprendizaje escolar, Elliot sabía bien que debía elegir una de las dos. Dado que en ya mencionado tiempo, su capacidad analítica y hambre de justicia lo llevaron a resolver distintos casos escolares (desde simples robos a acosos) no tuvo que pensarlo dos veces y, ya a los 20 años, había desenmascarado a unos cuantos criminales. Pero no esperaba tal reto.

Apariencia:
Spoiler:

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Siete de la mañana, el  invierno no dejaba al sol salir a tiempo y las calles de la ciudad estaban aún iluminadas por luces artificiales sin lograr mucho su cometido. A pesar del frío y la oscuridad, podía verse a los panaderos, vendedores de diarios y kioskos abrir sus puertas. Los repartidores también salían en sus bicicletas a cumplir el trabajo, dándole más animo a la mañana junto a los principales actores: Los niños y sus padres que se dirigían a la escuela con una mezcla rara de alegría y tristeza: El receso escolar había terminado, tanto un incordio para los primeros como un alivio para los segundos. Sin embargo, lector, ¿Es necesario explicar todo esto? Pues sí, en ese ambiente tan ameno y vivaz, como una sombra intentando pasar desapercibida, iba yo oculto entre ropas negras y un paso rápido a la vez que, por mi extraño ser, analizaba a cada uno de los transeúntes.

En cierto punto me alegraba ver a la gente, dentro de todo, tranquila. El peligro, en cualquier parte de esta ciudad, estaba a la orden del día. Los grupos anarquistas o anti gobierno están muy activos, además de los distintos secuestros, robos y asesinatos cometidos por gente que no piensa más allá de ellos. En el poco tiempo que viví he visto muchos sueños caóticos originados en estas mentes, me es muy difícil explicar lo que veo, quizás por que no lo recuerde totalmente, pero admito que es sumamente interesante y ayuda mucho en hacer caer a estos maleantes... Si la justicia acompaña. Con eso en mente caminaba, dirigiéndome a comenzar otro trabajo que requería mis habilidades: La jefatura de policía contrató mis servicios, el caso parecía estar estancado a pesar de haber hallado un sospechoso y, como siempre, mi capacidad de ver e interactuar con los sueños, sería sumamente útil.

Sin embargo tenía algo que hacer antes de ir a la jefatura. Desde hace tiempo, a todo detective, se le asignaba un ayudante o asistente. Por mucho, logré escapar de esa política argumentando, falsamente, que mis poderes eran de índole individual hace unas semanas el comisario me amenazó con impedirme ayudar en las investigaciones si seguía con "Esa estúpida y cliché idea del lobo solitario", por eso mismo, me dirigía a su casa. Amablemente los compañeros de la jefatura me dieron la dirección pero pude notar algunas sonrisas sarcásticas y hasta burlonas en sus rostros ¿Locura mía? Seguramente.

Luego de, sera, una media hora de caminata llegué a aquella dirección. Déjenme decir que el barrio no era nada de otro mundo, al menos para mí, aunque tampoco esperaba mucho: Desconocía totalmente a mi compañera y albergaba el temor de que me hubiera jugado una broma. Suspiré con esa idea en mente y toqué el timbre, el cual sonó bastante fuerte asustándome un poco logrando que sacara rápido mi mano.

- Ok... Si eso no la despertó con ansias de asesinar a quien lo hizo... Nada lo hará.  

Dije para mi y esperé, pacientemente, deseando con todas mis fuerzas que no fuera una broma y saliera, dentro de todo, una persona normal. Después de todo, ella sería mi compañera no sólo en la realidad, si no que en los sueños. Aunque no sepa exactamente como explicarlo, esa también era parte importante de mi don. Pero no con todos funcionaba y eso me preocupaba.
Spoiler:
Bueno, espero el rol te guste, cualquier cosa podes decirme. Ojala disfrutemos mucho ^^





Gracias Angel por tan buena firma n.n

Aviso: Todos los que rolean conmigo sean pacientes, con suerte tengo tiempo entre semana o los findes. Desde ya gracias.
avatar
Mensajes : 100
Localización : En las sombras de la inspiración

Asbel Lhant

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: Sueño Escarlata

Mensaje por Yukino Yukinoshita el Mar Ago 23, 2016 9:17 am

Ficha

Nombre: Alice Stern

Edad: 20 años

Personalidad: Una chica amable y con un alto sentido de la justicia. Es atenta, observadora y bastante incrédula, sobre todo cuando se trata de cosas sobrenaturales.

Breve historia: Desde pequeña a Alice siempre le gustaba ayudar a los demás y con eso en mente fue que decidió estudiar derecho. Después de graduarse, decidió independizarse de su familia y se mudó a otra ciudad. Al ser ella nueva en dicha ciudad, jamás había escuchado acerca de aquella familia que tenía el don de entrar a los sueños de las personas.

apariencia:

-----------

On rol:

Hacía ya varios meses que me había graduado con honores de la universidad y me había mudado a esta ciudad. En mi cabeza aún seguía presente aquel emotivo momento en el que recibía mi diploma de manos de la máxima autoridad de la institución, el cual me acreditaba como toda una abogada. Los días posteriores a dicho evento me sentí muy entusiasmada. Estaba ansiosa por comerme el mundo a mordiscos, valiéndome de mi nueva profesión y esperaba convertirme pronto en una abogada de mucho prestigio, pero a medida que pasaba el tiempo mi optimismo caía en picada. ¿Cómo era posible que no hubiese trabajo en ningún lado para alguien con mi capacidad intelectual? Al parecer si no tenías dinero o contactos en el gobierno, todas las puertas se cerraban automáticamente para ti, sin importar que fueses el o la mejor profesionista de tu área. ¡Maldita ciudad llena de corrupción y violencia! Todo parecía estar en mi contra, pero aun así trataba de no perder las esperanzas. Si algo había aprendido en la universidad era que para ser una buena abogada se debía ser muy insistente, casi al punto de rayar la terquedad, y esa era justamente la manera en la que trataba de conducirme.

Un día, al llegar a casa después de una larga sesión de búsqueda de empleo, con resultados infructuosos como siempre, me encontré con que alguien había deslizado un sobre por debajo de la puerta. ¿Serían más cuentas por pagar? Eso fue lo que pensé al principio, pero al tomar el sobre me di cuenta de que provenía de la jefatura de policía, lugar en el cual ya había ido a pedir empleo, obteniendo la clásica respuesta: “nosotros te llamamos”. Entonces, mi rostro se iluminó de la felicidad. Sin perder tiempo, procedí a abrir el sobre. La emoción de encontrar en el interior del mismo un poco de luz que pudiera disipara la oscuridad en la que se había convertido mi vida, hacía que mis manos temblaran mientras lo abría. Sin embargo, después de leer el documento que contenía, la alegría se esfumó tan rápido como había llegado. Efectivamente me estaban ofreciendo un empleo, pero no era precisamente lo que esperaba. Me ofrecían ser la ayudante de un detective que, según aquella carta, tenía el poder de resolver casos entrando a los sueños de las personas. ¿Acaso se trataba de una broma? ¡Es imposible que exista alguien con semejante don! Ni siquiera los niños pequeños se creerían una tontería como esa. Además, yo soy abogada no detective, aunque tampoco podía negar que ambas profesiones estaban ligadas de algún modo. No obstante, el sello de la carta parecía autentico, y seguramente en la jefatura de policía estaban demasiado ocupados como para hacerle este tipo de bromas a la gente. ¿O tal vez no? Sea como sea, la idea de trabajar con un farsante que decía tener poderes sobrenaturales no era de mi agrado, pero tampoco es que tuviera muchas opciones, así que llamé a la jefatura para confirmarles y acepté recibir al tal Elliot Rêves, mi posible futuro jefe, en mi casa al día siguiente.

Aquella noche no lograba conciliar el sueño debido a las miles de interrogantes que se agolpaban en mi cabeza. ¿Qué aspecto tendría el tal Elliot? ¿Sería buen detective a pesar de engañar a la gente? ¿Me haría trabajar mucho? No podía esperar para conocer las respuestas a esas y otras preguntas. No fue sino hasta casi las 6:00 AM que Morfeo se compadeció de mí y por fin decidió acogerme en sus brazos, pero pocas horas más tarde el sonido del timbre de la entrada me sacó violentamente del mundo de los sueños. Al igual que a muchas personas, el que me despertaran de ese modo me ponía de mal humor, y más aún cuando no había dormido prácticamente nada. Me levanté de la cama como pude y me dirigí a abrir la puerta, aun vistiendo mi pijama. -¡¿Pero qué manera de tocar es esa?!- Dije algo alterada, mirando con expresión somnolienta al hombre que tenía frente a mí y que seguramente se trataba del tal Elliot. Tenía ganas de decirle hasta de lo que se iba a morir, pero después de todo, era posible que aquel tipo fuera mi futuro jefe y no me convenía enemistarme con él, al menos no tan pronto. -Perdón, es que tuve una mala noche… Usted es Elliot Rêves, ¿cierto? Yo soy Alice Stern- Me presenté, tratando de suavizar mi actitud y tono de voz y le hice una seña invitándolo a pasar. Enseguida me senté en el sillón de la sala. -Antes que nada quiero ser honesta con usted y espero que usted lo sea conmigo. Yo no me creo eso de que usted tiene la capacidad de entrar a los sueños de las personas. Todo eso es un invento suyo ¿Cierto? Por favor, dígame la verdad o no creo que funcionemos como equipo- Dije mirándolo seriamente, esperando que fuera sincero conmigo al responderme.
avatar
Mensajes : 198

Yukino Yukinoshita

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: Sueño Escarlata

Mensaje por Asbel Lhant el Miér Ago 24, 2016 2:24 pm

"La primera impresión es lo que vale, Elliot, jamás lo olvides". Debía decir que esas palabras de mi padre siempre las tenía en mi cabeza y, aunque costara, intentaba en todo momento actuar acorde a ellas. Esta vez, sin embargo, no fue el caso ya que la persona que me abrió la puerta tenía una expresión asesina hacía mi, aunque como suavizaba la voz me dio la esperanza de salvación. Pese a eso hice una reverencia de lo más amable, pidiendo perdón con tranquilidad y dulzura, agradeciendo luego que ella me dejará pasar.

Si debiera describir la casa, diría que era normal. Por la cantidad de libros que había de derecho y, a su vez, el titulo que colgaba flamante en la pared pude reconocer a una abogada joven y esforzada, aunque su expresión de sueño dijera lo contrario. No esta de más decir que era bastante bonita. Lastimosamente no pude seguir analizando a mi nueva compañera que "esa" pregunta me sacó de curso. Si bien los poderes de mi familia eran reconocidos, también habían muchas personas (con justas razones) que se negaban a creerlos ¿Cómo culparlos? Hasta a mi que podía hacerlo me parecía una idea realmente loca. Antes de responder me aclaré la garganta y le miré fijo a los ojos, lo más serio posible: Si iba a ser mi compañera, no podía tenerla dudando de todo.

- Entiendo su duda, yo tampoco lo creería a buenas primeras pero... ¿Cómo probárselo? Si me metiera en su sueño y luego se lo dijera, no me creería. Por eso, le propongo esto... - Me quede pensativo un momento: ¿Aceptaría algo tan loco? - Acompáñeme , nos meteremos juntos en el sueño de alguna persona a su elección, no hay mejor prueba que esa ¿No cree? Si fuera un simple farsante no me arriesgaría a tanto, viéndome en acción y a su vez acompañándome, no hay forma que la engañé... Usted decide.

Si bien mis palabras no parecían convincentes, mi voz si lo era. Lo había dicho con una seriedad casi alarmante: No tenía otra manera de probárselo más que con acción, la pregunta era ¿EN los sueños de quien podríamos meternos? Quizás un vagabundo, algún familiar o conocido de ella. Observé disimuladamente por la casa si había muestras de que viviera con alguien, sin poder sacar la respuesta que buscaba. El problema de su incredulidad era normal, mi problema para resolverlo también, era la primera vez que me empleaba con alguien ¿Por qué justo tenía que ser con alguien tan tajante? Quizás le estaba dando muchas vueltas, volví a mirarle, esta vez mucho más decidido y hablé nuevamente.

- Entonces... ¿Qué dice? Cualquier persona dormida servirá para que entremos... Y ahí me creerá.

Sin decir más ni despegando mis ojos de los suyos, esperé con calma su respuesta. Sabía bien que si se negaba, podría simplemente irme, sin embargo... Había algo que me hacía pensar que esto era el inicio de unproblema mayor.





Gracias Angel por tan buena firma n.n

Aviso: Todos los que rolean conmigo sean pacientes, con suerte tengo tiempo entre semana o los findes. Desde ya gracias.
avatar
Mensajes : 100
Localización : En las sombras de la inspiración

Asbel Lhant

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: Sueño Escarlata

Mensaje por Yukino Yukinoshita el Vie Ago 26, 2016 9:28 am

Después de haberle dejado bien claro a Elliot que yo no era ninguna niña ingenua que se cree todo cuento de hadas relatado por cualquier extraño, esperaba que tuviera la decencia de decirme la verdad y así demostrarme que realmente tenía algo de confianza en mí para ser su nueva asistente. Sin embargo, el detective seguía sosteniendo aquella mentira tan infantil. ¡¿Cómo podía ser tan cínico para seguir afirmando tener la capacidad de hacer algo que es científicamente imposible?! Mi primera conclusión fue que Elliot ya había convertido su falso don en su modus vivendi, promocionándose a sí mismo como el investigador que resuelve cualquier caso metiéndose en los sueños de los demás, y de algún modo había logrado convencer a la gente de que era cierto, incluso a los de la jefatura de policía, ganándose así cierto prestigio, por lo cual no aceptaría tan fácilmente que todo era una farsa muy bien montada. Si él seguía creyendo que  a mí podría enredarme con palabras y pruebas falsas, como seguramente había hecho con las demás personas que lo rodeaban, estaba muy equivocado.

No obstante, la seguridad con la que hablaba me había hecho dudar por un momento. Incluso me propuso que nos metiéramos juntos en el sueño de otra persona para así demostrarme que en verdad tenía dicha capacidad. Ante eso, tuve que hacer un esfuerzo para no reírme. ¿Cómo pensaba demostrar semejante patraña? Por un momento pensé en mandarlo al demonio, pero entonces caí cuenta de que lo mejor sería aceptar su propuesta; si fallaba en mi presencia ya no tendría argumentos para sostener su mentira y no le quedaría más que aceptar que tan solo era un pobre farsante, eso sí, tendría que estar muy atenta ante cualquier truco que pudiera usar, pues si había podido convencer a los de la jefatura de policía de algo tan inverosímil es porque era todo un experto manipulador.

El problema al que me enfrentaba ahora era que no conocía a nadie a quien pudiera pedirle que nos dejara entrar en sus sueños. Todos mis familiares y amigos se encontraban a varios kilómetros de distancia, pero incluso si se encontraran cerca no creía ser capaz de pedirles algo así. Si llegara con algún conocido y le dijera: “Él es Elliot y se va a meter a tus sueños” seguramente se reiría de mí o pensaría que me volví loca, y con toda la razón del mundo. -Está bien, lo acompañaré para verlo en acción, pero…- Pensaba preguntarle más detalles sobre su supuesto don, pero ahora que ya me había despertado completamente me di cuenta de que aún traía puesta mi pijama ¡Me moría de la vergüenza por haber recibido a mi casi jefe vestida de ese modo! -Enseguida vuelvo. Si quiere tomar algo puede ir a la cocina. En la nevera tengo agua, jugo y otras cosas- Dije algo sonrojada antes de incorporarme del sillón para después ir a mi recámara.

Ya en mi habitación, me puse algo más apropiado para recibir visitas. Luego me peiné rápidamente el cabello. Pensé también en maquillarme un poco, pero al final no lo hice para no hacer esperar más al detective. Apenas estuve lista, regresé a la sala vistiendo unos jeans y una blusa color rojo claro. Ahora tenía un aspecto mucho más presentable, pero tal vez Elliot ya se había llevado una mala primera impresión de mí, al menos en lo físico, y eso ya no lo podría borrar. -Perdón por hacerle esperar- Me disculpé mientras me sentaba nuevamente en el sillón. -Ahora sí, ¿podría explicarme mejor cómo funcionan sus poderes?.. Para poder entrar en los sueños de una persona ¿tiene que estar cerca de ella o puede hacerlo desde una distancia considerable? ¿Necesita recitar algún conjuro o palabras mágicas? - Pregunté con cierto tono de burla en mi voz, dejándole ver la poca seriedad con la que me tomaba el tema. -Soy nueva en esta ciudad y vivo sola, por lo que no conozco a nadie a quien pedirle que nos deje entrar en sus sueños. Pero me imagino que usted si debe conocer a alguien. No dudo que en la jefatura de policía haya gente que se duerma en el trabajo, pues viendo cómo está el crimen en esta ciudad al parecer es lo único que saben hacer- Añadí acentuando aún más el tono de burla en mi voz.
avatar
Mensajes : 198

Yukino Yukinoshita

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: Sueño Escarlata

Mensaje por Asbel Lhant el Lun Sep 12, 2016 11:05 am

"¡Por fin una reacción normal!" Pensé con una sonrisa al ver su reacción vergonzosa, un poco más tranquilo (lo admito) al saber que al menos me probaría. Sin embargo, a decir verdad, no me había fijado tanto en la ropa, sentía que obviamente ella no iba a recibirme como si fuera una fiesta. Asentí a sus palabras, aceptando su invitación y yendo a la cocina tomando algo de jugo de su heladera, además de dar un análisis más al lugar, sin notar absolutamente nada raro, lo cual me llevaba a una duda ¿Por qué me juntaron con ella? No era nada especial, al menos a simple vista. Negué eso con mi cabeza y me dirigí a la sala con el vaso en mano, bebiendo de a poco.

Una vez que ella llegó, ya cambiada, pude observar que tenía buen gusto para vestir algo que, ciertamente, se agradecía: No estaba mal tener una compañera bella por una vez ¿Verdad? Sin embargo, esa imagen se rompió un poco al oír el tono de voz con el que hablaba. No pude hacer mucho más que suspirar y escucharla. Tenía razón en desconfiar y no podía negar que, estando en su lugar, jamás creería mis propias palabras. Por eso mismo, aunque me lo tomara totalmente en serio, no dije absolutamente nada hasta que terminó de hablar, atendiendo principalmente a la pregunta, lo otro eran a mis oídos simples burlas de alguien escéptico. Lastima para ella: El mundo real está lleno de sorpresas y, pronto, se lo mostraría. En mi interior había un deseo casi demencial de ver su rostro cuando descubriera la verdad.

- ¿Palabras mágicas? No, sólo concentración. En realidad, puedo hacerlo a distancia cuando conozco bien a la persona, si no, debo estar cerca. - Mi explicación no fue muy extensa, siempre me pareció mejor demostrar las cosas. Por eso se me ocurrió una idea que mataría dos pájaros de un tiro-Hagamos esto: Vamos a la oficina de policía así ves la situación. Allí, entraré en los sueños de un prisionero o policía elegido por vos así no hay engaño o truco ¿Te parece? Si soy un farsante, podrás negar ese trabajo o ser asignada a otro departamento, caso contrario, trabajaras conmigo. De ese modo, todos ganarían, pase lo que pase.


Dicho eso, con total calma y esbozando una sonrisa que demostraba confianza, terminé de beber mi jugo, agradeciéndolo con un gesto de mi cabeza, la cual incliné a modo de reverencia, para luego verle fijo y esperar una respuesta. Si se negaba a esto, me daba lo mismo, me levantaría e iría y ya, pero era una gran oportunidad para ella: Pasara lo que pasara, ella podría conseguir un trabajo en su área, era tentador desde mi punto de vista ¿Lo sería igual para ella? Posiblemente. Necesitaba empezar el trabajo lo antes posible, esto era una perdida de tiempo, mas había algo en ella que me hacía... ¿Confiar? o...¿Interesar? Con eso en mente, levantándome, extendí mi mano a ella, señal de que el trato o negociación estaba en marcha.

Spoiler:
Off: Lamento muchísimo la tardanza, la facultad no me da descanso.





Gracias Angel por tan buena firma n.n

Aviso: Todos los que rolean conmigo sean pacientes, con suerte tengo tiempo entre semana o los findes. Desde ya gracias.
avatar
Mensajes : 100
Localización : En las sombras de la inspiración

Asbel Lhant

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: Sueño Escarlata

Mensaje por Yukino Yukinoshita el Sáb Sep 17, 2016 8:14 am

Me quedé en silencio, escuchando atentamente la breve explicación que me dio sobre sus poderes sobrenaturales y luego me puse a analizar su propuesta de ir a la oficina de policía, lugar en donde pensaba demostrarme que realmente tenía la capacidad de entrar en los sueños de las personas y que yo misma había sugerido. -Me parece bien, vamos entonces a la estación de policía. Si logras demostrarme que dices la verdad aceptaré el empleo- Respondí sin pensarlo demasiado y le estreché la mano. Mi postura de no creer en aquel supuesto don seguía tan firme como en el momento de enterarme del mismo por medio de la carta, pero aun así decidí darle una oportunidad a Elliot, movida más que nada por la curiosidad de averiguar hasta donde era capaz de llegar para sostener su mentira. De todos modos, tampoco tenía algo mejor en que ocupar mi tiempo y algo interesante podría aprender de él con un poco de suerte; además, si  lograba ser lo suficientemente astuta para desenmascararlo frente a todos en la comisaría, el jefe de policía vería que soy una persona inteligente y preparada, y quizá me daría un empleo más acorde con mi perfil de abogada.

-Voy por mi bolso y nos vamos- Dije antes de dirigirme a mi habitación a buscar mi bolso. Una vez que estuve lista, me dispuse a volver rápidamente con Elliot, esperando ponerle fin a toda esa tontería de los sueños lo más pronto posible, pero entonces me di cuenta de algo. La comisaría había sido el peor lugar que pude elegir, ya que seguramente Elliot tenía ahí varios amigos y conocidos que le ayudaban a montar todo su teatro. Es más, estaba casi segura de que ya se había puesto de acuerdo con alguno, o algunos, de ellos para armar un plan, con el cual intentarían hacerme tragar todas esas mentiras. ¡¿Cómo no tomé en cuenta eso antes?! ¿Qué debería hacer ahora? Lo primero que se me vino a la mente fue sugerirle que cambiáramos el lugar, pero tampoco se me ocurría otro sitio al cual ir. ¡Ahora sí que estaba en problemas! Si no lograba demostrar que aquel detective era un farsante tendría que trabajar con él, además de que mi orgullo y mi autoestima quedarían por los suelos. Sin embargo y a pesar de que todo parecía estar en mi contra, tal vez aún tuviera una pequeña esperanza. El haberme percatado a tiempo de lo que podría suceder en la comisaría me daba una pequeña ventaja. Tan solo tendría que estar más alerta que nunca y ser más inteligente que Elliot y su gente para no terminar siendo víctima de algún sucio engaño. -Ya estoy lista, podemos irnos cuando gustes- Dije apenas regresé a la sala, tratando de actuar lo más natural posible. Acto seguido me dirigí a la salida y cuando ambos salimos del departamento cerré la puerta con llave.

La comisaría era un sitio bastante ajetreado. Ya había estado en ella el día que vine buscando empleo, pero aun así, sentí como si fuese la primera vez que la visitara. El lugar estaba lleno de gente haciendo largas filas para poder tratar diferentes asuntos, de los cuales el más común era denunciar algún delito del que habían sido víctimas. Los empleados que los atendían tenían una marcada expresión de cansancio, aburrimiento e impaciencia, y el tener que lidiar con tanta gente alterada y malhumorada no contribuía en nada a mejorar su estado anímico. Dudaba que alguno de esos empleados hubiese dormido sus ocho horas reglamentarias y el café, cuyo aroma impregnaba el ambiente, no parecía ayudar mucho a incrementar su productividad. Al tener tanto trabajo, intentaban despachar al mayor número de personas en el menor tiempo, y eso traía como consecuencia que la atención brindada dejara mucho que desear. Por otro lado, los policías no parecían estar muy ocupados que digamos. Muchos de ellos perdían el tiempo jugando con su celular o haciendo otras cosas que nada tenían que ver con sus obligaciones. -¡Bonito ambiente de trabajo!- Le dije a Elliot con un ligero tono sarcástico mientras caminaba junto a él, tratando de encontrar a un candidato que nos pudiera servir para la demostración. Ninguno de los empleados de la comisaría me convencía, pues seguramente eran conocidos de Elliot. De pronto, al lugar entraron un par de policías que llevaban a un hombre joven esposado. ¿Qué delito habrá cometido? Eso era lo de menos. Al ser un recién llegado, Elliot no debería haberlo visto antes, por lo que era el hombre perfecto para que demostrara lo que supuestamente podía hacer. -Creo que tenemos a la persona ideal, ¿no crees?- Comenté mirando al detenido.
avatar
Mensajes : 198

Yukino Yukinoshita

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: Sueño Escarlata

Mensaje por Asbel Lhant el Sáb Oct 08, 2016 6:22 am

No hice mucho mientras la esperaba, simplemente enjuagué el vaso que me había brindado y seguí observando el lugar. Cuando llegó sólo asentí, con una leve sonrisa y salí con ella: Pronto la verdad se descubriría y, seguramente, sorprendería a la muchacha. Sin embargo, camino a la jefatura de policía, no pude evitar tener un pensamiento algo preocupante ¿Cómo reaccionaría ante ellos? Entrar en sueños puede ser una experiencia no muy amena, en especial cuando es tu primera vez. A pesar de tener eso en mi cabeza, ni una palabra salió de mis labios hasta llegar al destino fijado, con su típico y hermoso ambiente que ella bien había puesto en palabras.

Una vez dentro comencé a saludar con la mano y algún típico "¿Qué tal?" a los policías. Algunos ni alzaron su mirada, muy ocupados con su celular, otros sonrieron abiertamente y hasta me golpearon el hombro, susurrándome cosas como "pillo, te trajiste una buena", lastima que lo decían con tal fuerza que mi compañera sin duda lo oiría y eso, bueno, me llenaba de vergüenza; por otro lado, había algunos efectivos que me miraban con recelo: No todo era oro en este lugar, no le daba mucha importancia realmente, tampoco era el lugar y trabajo de mis sueños por irónica que suena esa selección de palabras. Mi mente detuvo aquel pensamiento cuando escuché su propuesta, dirigí mi mirada al hombre y asentí, con una serena sonrisa.

- Él será entonces... Espero estés lista, para darte más seguridad, iremos solos ¿Bien? - Lo dije casi anticipándome, debía mostrarle que no había truco, además, me sería más fácil. Con unos gestos, indiqué a los miembros de la fuerza que llevaban al reo que lo dirigieran a "la sala", ellos asintieron - Sígame, damisela.

"La sala" era una habitación lo suficientemente oscura para ver y, a su vez, dormir a gusto. Una ventana enrejada permitía que la luz del día pasará sin molestar al reo, quien era puesto a dormir mediante un tranquilizante y recostado en aquellas camas muy vistas en cárceles. Podría decirse que era una celda, pero a diferencia de rejas, había paredes y una puerta de madera: No era necesaria tanta seguridad por obvias razones, mas, por las dudas, la única salida estaba cuidada por dos guardias. Una vez dormido el reo, los policías se retiraron del lugar, indicándome de que se lo acusaba, a que debía atenerme y varias cosas más: Cada sueño era un mundo, dependiendo del crimen cometido, el lugar de residencia, etc. Mi trabajo era averiguar si todo eso era verdad. Con eso en mente suspiré: Era momento que la magia comenzara, todo estaba predispuesto.

- Ahora, es importante que no te alejes de mi en el mundo que estamos por ver ¿Entendido?  Cierra tus ojos, por favor, no quiero traumas luego. - Dicho eso, sin una pizca de vergüenza, tomé su mano y cerré mis ojos -  ¡Qué los sueños guíen nuestras mentes a la verdad!

Esa frase siempre la había terminado con "mi mente" pero era una ocasión especial. Pronto, un aire cálido recorrió todo mi cuerpo, sentí como si el mundo comenzara a dar vueltas, dando un vértigo igual  al de una montaña rusa bastante alta. Las voces del lugar, que antes se oían bastante cerca, comenzaron a hacerse distantes hasta desaparecer completamente, dejando un silencio absoluto por unos segundos, hasta que, nuevamente, unas voces se iban agrupando en mis oídos, voces desconocidas que hablaban sin decir nada enténdible, parecido a una radio con mucha interferencia. A todo eso, debía agregarle la sensación de ya no estar pisando, más bien parecía que flotaba fue en el momento que volví a "pisar" seguro que hablé, abriendo mis ojos.

- Podes abrir los ojos... Alice... - Mi voz sonaba agitada, el viaje me supuso un mayor esfuerzo que el normal. Solté su mano y sonreí levemente- Bienvenida al reino de los sueños.

El lugar era muy difícil de explicar, al igual que lamente humana, pero una manera de verlo era como un laberinto con miles de puertas, senderos y trampas. Frente a nosotros había tres escaleras, cada una guiaba a una puerta, pero a los costados podían verse muchas más, infinitas como nuestros sentimientos.  Las escaleras, todas iguales a primera vista, parecían hechas de mármol blanco y liso, cuidadas al punto que uno podía ver su reflejo, contrario a su destino, las tres puertas parecían arruinadas, eso indicaba que la persona no estaba muy bien mentalmente o, al menos, tenía un pasado o historia muy dañina ¿Cuál? Estaba allí para averiguarlo. En este punto el reto comenzaba, si bien aquí era imposible que ocultara algo, estaba en mi capacidad como investigador lograr sacar todo lo posible en el limitado tiempo que tenía, obviamente, uno no puede vislumbrar los sueños de alguien despierto.

Con eso en menté, miré a un costado para vislumbrar a mi compañera, con una leve sonrisa en mis labios ¿Ahora me creería? Esperaba que si, ya que el tiempo no era mucho y, realmente, no estaba para dar explicaciones, al menos no en este lugar, lo importante ahora era elegir cual sería el camino, las tres puertas eran lo que su mente estaba divagando en su subconsciente, en lo más profundo de su ser, era el momento de descubrir si él era o no el ladrón que me dibujaron. además de que la muchacha debía adaptarse a la situación, por eso volví a hablarle, algo más serio, olvidando completamente mi infantil deseo de decir un "te lo dije".

- ¿Qué te parece? Si esta bien contigo... Empecemos la investigación.





Gracias Angel por tan buena firma n.n

Aviso: Todos los que rolean conmigo sean pacientes, con suerte tengo tiempo entre semana o los findes. Desde ya gracias.
avatar
Mensajes : 100
Localización : En las sombras de la inspiración

Asbel Lhant

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: Sueño Escarlata

Mensaje por Yukino Yukinoshita el Miér Oct 12, 2016 8:43 am

A pesar de que Elliot aceptó hacer la prueba con aquel sujeto sin poner ningún pero, la sensación de que todo esto podía estar manipulado no me abandonaba del todo. Existía la posibilidad de que la llegada de aquellos dos policías no fuese un evento fortuito y que todo estuviese perfectamente cronometrado para que las circunstancias me hicieran escoger a aquel hombre. Incluso si el detenido no trabajara para Elliot, no sería nada raro que fuera reincidente y el detective tuviese información sobre él que podría utilizar para engañarme.  No obstante, debía admitir que me estaba poniendo “un poco” paranoica. Podría yo tener la capacidad de teletransportar a cualquier persona del planeta a este lugar y aun así me seguiría armando una y mil historias en mi cabeza acerca de cómo Elliot se las ingenia para hacerme caer en su trampa. Quizá debía relajarme un poco y dejar que todo esto termine como tenga que terminar. -Está bien, vamos- Le respondí y comencé a seguirlo. ¿A dónde me llevaría? No podía saberlo aún, pero al menos me tranquilizaba alejarme de todos esos policías maleducados que estaban a nuestro alrededor, cuyas palabras y actitudes vulgares harían creer a cualquiera que los viera y escuchara que era la primera vez que veían a una chica.

Momentos más tarde, llegamos al lugar en donde habían encerrado al detenido. No era difícil suponer que aquella celda dejaba mucho que desear en cuanto a comodidad, y aunque seguramente la mayoría de las personas que ahí se encontraban se lo tenían bien merecido, no podía evitar sentir algo de pena por los que tuvieran que pasar más de una noche en aquel sitio tan frío y húmedo. Antes de comenzar con la prueba, los guardias le dieron a Elliot los detalles sobre aquel hombre. Pude escuchar que se le acusaba de asaltar una tienda con violencia, portación ilegal de armas, entre otras cosas. Todo lo que había sucedido hasta ahora, no me parecía nada fuera de lo ordinario; podría decirse que era el pan de cada día en una jefatura de policía. Sin embargo, el ver que ponían a dormir al prisionero con alguna clase de droga ya no me pareció algo tan común. ¿Acaso aquel tipo era tan peligroso que necesitaban mantenerlo sedado? ¿Hacían eso con todos los detenidos independientemente de su nivel de peligrosidad? ¿O quizá Elliot ordenó de algún modo que lo durmieran? Si la respuesta a esta última interrogante resultara ser positiva, mi desconfianza hacia él no haría más que crecer. Pensaba preguntar algo, pero antes de que pudiera hacerlo, Elliot tomó mi mano. Al sentir aquel contacto físico, cerré los ojos casi de manera instintiva, tal como él me lo pidió. Lo que sucedió a continuación fue bastante confuso. Comencé a sentirme mareada y sin energía, y por alguna extraña razón sentía la necesidad de aferrarme con fuerza a la mano de mi compañero. ¿Qué estaba sucediendo? Quería abrir los ojos para averiguarlo, pero algo dentro de mí me impedía hacerlo.

Cuando por fin pude abrir los ojos, me encontré con la sorpresa de que ya no estábamos en la comisaría. Ahora nos encontrábamos en una especie de realidad distorsionada, tan extraña que se asemejaba a una pintura surrealista en algunos aspectos. Frente a nosotros se encontraban tres escaleras que daban a tres puertas. ¿Qué clase de sitio era este? ¿Realmente nos encontrábamos en el reino de los sueños como dijo Elliot? ¡No! ¡Eso no podía ser posible! -¡¿Qué demonios me hiciste?! Estoy casi segura de que me administraste algún tipo de sustancia alucinógena mientras tenía los ojos cerrados, ¿no es cierto?- Le reclamé bastante alterada, negándome a creer que de verdad estuviéramos dentro de los sueños de aquel prisionero. -¡Yo me voy de aquí!- Dije y me alejé un poco de Elliot, pero apenas di unos cuantos pasos, me di cuenta de que no sabía a donde ir. Tal vez este sitio fuese producto de una alucinación, pero se sentía tan real que me daba miedo quedarme sola, así que al final decidí quedarme junto al detective. Ya arreglaríamos cuentas cuando el efecto de, lo que sea que me hubiese suministrado, pasara. -Me quedaré contigo por ahora, pero eso no significa que me hayas convencido de que tus poderes son reales- Dije y suspiré con pesadez.

-Supongo que quieres investigar lo que hay tras esas puertas, ¿verdad? Pues empecemos- Sugerí y comencé a subir las escaleras de la puerta que estaba más a mi izquierda. Dicha puerta, al igual que las dos restantes, se encontraba bastante maltratada. ¿Qué habría detrás de cada una de ellas? Decidida  a resolver el primer tercio de aquel misterio, comencé a girar el oxidado picaporte y al abrir la puerta en su totalidad me encontré con que era la entrada a lo que parecía ser una típica sala de un hogar de clase media. En aquella sala se encontraba un niño, de más o menos 10 años, sentado en el suelo jugando con sus juguetes, y una mujer de mediana edad recostada en un sillón leyendo una revista. De pronto, de la nada apareció un hombre, también de mediana edad, que mostraba claros signos de estar alcoholizado. Enseguida, la señora se puso de pie, se acercó al hombre, que seguramente era su esposo y ambos comenzaron a discutir. ¿Sobre qué discutían? No podía saberlo, pues lo único que alcanzaba a percibir era un extraño sonido, parecido al de la brisa marina, pero mucho menos armónico. No obstante, me imaginaba que la mujer le estaba reclamando a su marido por haber llegado a casa en ese estado tan deplorable. La discusión se iba poniendo cada vez más intensa hasta que llegó a un punto en el que el tipo parecía dispuesto a usar la violencia física en contra su esposa. Al percatarse de ello, el niño se acercó a la pareja y en su inocencia trató de proteger a, quien suponía era su madre, dándole pequeños puños y patadas al sujeto ebrio. Pero lo único que consiguió fue que el hombre se quitara el cinturón y comenzara a golpearlo con él. Al ver eso, la sangre comenzó a hervirme. No podía quedarme sin hacer nada mientras ese monstruo maltrataba a esa pobre criatura -¡No le pegue! ¡Es solo un niño!- Grité mientras me acercaba a aquel tipo con la intención de empujarlo, pero al hacerlo, mis manos atravesaron su cuerpo como si fuese un holograma. Casi pierdo el equilibrio, pero por suerte logré estabilizarme en el último momento. La impotencia que sentía era tal que un par de lágrimas comenzaron a deslizarse por mis mejillas. Lo único que se me ocurrió hacer a continuación fue salir de ahí por la misma puerta por la que había llegado y sentarme en uno de los escalones de mármol de la entrada, para tratar de tranquilizarme y asimilar todo lo que había visto.

Cuando estuve un poco más tranquila, comencé a mirar fijamente a Elliot. Después de aquella fuerte experiencia, ya no me parecía tan descabellado lo de entrar en los sueños de las personas. Eso sí, aún tenía muchas preguntas que solo Elliot podía responder. -¿Lo que acabamos de presenciar fue uno de los sueños de ese prisionero? Si es así, supongo que él era el niño, ¿o me equivoco?- Compartí mis conclusiones con mi compañero. Sabía muy bien que muchos criminales provienen de familias disfuncionales como la que acababa de ver, por lo que estaba casi segura de que no me equivocaba. -Por cierto, ¿lograste escuchar algo de lo que decían? Yo solamente escuchaba sonidos raros- Quizá Elliot, al ser quien tenía la capacidad de entrar a este mundo, también podía interpretar aquellos sonidos, o escuchar algo que yo era incapaz de percibir. Esperaba que resolviera todas mis dudas y me dijera que hacer a continuación.
avatar
Mensajes : 198

Yukino Yukinoshita

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: Sueño Escarlata

Mensaje por Asbel Lhant el Miér Nov 30, 2016 12:49 pm

Off: Lamento muchísimo la tardanza, Yukino, tuve muchos problemas, espero desees seguir con esto y creo que ya estoy más libre. Gracias desde ya.

On:

La muchacha era impulsiva y eso ya podía ser un gran problema en este mundo. Antes que pudiera detenerla, ya estaba abriendo la puerta, por tanto mi grito de "un momento" poco sirvió dejándome como única opción acercarme. La escena era cruel, lo admito, pero no nada que hubiera visto y las voces se oían ciertamente raras y cortadas, como si se tratara de una mala transmisión radial, por tanto apenas pude sacar algunos gritos e insultos, entre ellos, una palabra que me llamó mucho la atención: "adoptado". Me quedé pensando en eso, cuando la vi intentando empujar al hombre, sacándome de lugar y haciéndome sonreír un momento, negando con la cabeza, viéndole salir. Me quedé un momento observando otro poco el sueño, para ver si podía oír algo más, no pude hallar nada, sólo un odio y resentimiento, algo típico en estos lugares, la frase "odio a este" se repetía constantemente, sin lugar a dudas un pasado violento era lo que teníamos aquí, aunque sentía que había algo más: No suelen traerme a cualquiera para mi "tratamiento" de sueños.

Con eso en mente cerré la puerta tras de mi y me puse a su lado, tomando apenas su hombro para tranquilizarla un poco, escuchando lo que decía y quedándome pensativo un momento, parecía que lentamente empezaba a creer mis palabras y en el mundo donde estábamos, lo cual era bueno, pero sus reacciones me hacían pensar ¿Estaría lista para lo que viniera? debía saberlo, si ella lo deseaba, tranquilamente podría regresarle a la realidad y seguir solo, lo cual era normal. SIn embargo, algo me decía que no se´ria el caso, por eso me predispuse a compartir lo poco que había podido oír.

-Si, pero no escuché mucho sinceramente, aunque si escuché cosas interesantes: La idea de adopción y que, además de odiar al golpeador, se refería a él como "este" y no como padre o algún nombre... Puede que el sueño este distorsionado por la locura, lo cual haría las cosas algo más complicadas, pero vamso por buen camino: No es un hombre normal, al menos, mentalmente. Eso me lleva a... -Quité la mano de su hombro, suspirando un momento  para acercarme un poco a la siguiente puerta - Este hombre parece estar bastante mal de la cabeza ¿Estas segura de querer seguir? No te presionaré a tal cosa, puedo apañármelas solo, sabes que conseguirás trabajo aunque salgas de aquí como prometí, piénsalo.

Con esas palabras subí la escalera de mármol, abrí la puerta con cuidado y un balazo pasó justo por mi oreja, sorprendiéndome un poco. Sentí un leve ardor en  la zona, algo típico pero sabía que no me había lastimado ni mucho menos, igual indiqué a mi compañera que, de acercarse, lo hiciera con cuidado. Frente a mis ojos había lo que parecía un callejón apenas iluminado y bastante estrecho, rodeado de casas abandonadas o, al menos, sin luz, movimiento o mantenimiento alguno, a su vez que los tachos de basura y contenedores parecían formar una barricada y/o servir de iluminación y calor con una llama encendida en algunos. En ese ambiente podían  verse dos personas, armadas con pistolas, que hablaban en una voz tan baja que era imposible determinar que decían, mas una se parecía demasiado al niño que habíamos visto antes, crecido cabe aclarar. Un nuevo disparo se oyó y pude ver una bala salir frente a ellos, esta vez alcanzando a su compañero justo en la frente, entre ceja y ceja, dándole una muerte casi instantánea, el sospechoso, en su furía, salió del escondite disparando alocadamente y luego todo oscureció.

-Interesante... ¿Vio lo mismo que yo? -mencioné a la chica, esperando así sea, para ver que ideas podíamos tener - Creo que está claro el pasado del sujeto quizás...

No pude seguir mi linea de pensamiento que la luz volvió a vislumbrarse tras la puerta. Esta vez era una habitación pequeña, con piso de madera sumamente limpio, con paredes color naranja y verde adornadas por cuadros de pintores y algunas fotos que parecían familiares. Los muebles eran de un hermoso roble, ornamentados con leones dorados al igual que la única puerta que podía verse. Sobre la mesa, que ocupaba gran parte de la habitación, había candelabros de plata, cargados de velas que le daban una iluminación increíble al lugar y, en el medio, una bandeja tapada de fino metal reluciente ¿A qué se debía tal cambio? Era normal en los sueños saltar de un lado a otro, pero la brusquedad de esta situación me hacía temer bastante. Seguí observando en silencio, vi dos personas, un hombre y una mujer entrar por la puerta y, de repente, una tercera parada a un costado, sosteniendo la bandeja. Podía verla de perfil, tenía una sonrisa bastante maliciosa y sin duda era nuestro "chico", al menos eso parecía en su rostro, ya que estaba mucho más arreglado y vestía de mayordomo ¿Un nuevo trabajo? había mil dudas. Sin embargo, todo mi pensamiento se anuló con lo siguiente: Apenas entraron los que parecían los amos de la casa, el empleado levantó la bandeja, revelando a un niño de unos 3 años cocinado, lo último que oí antes de cerrar la puerta con furia fue un grito, acompañado de una risa y el sonido de un cristal rompiéndose.

- No tengo... Palabras... ¿Qué opinas? Creo... Estamos frente a un enfermo mental de muy mal calibre... - Pronuncié, manteniendome lo más calmo posible: Si eso no la hacía replantearse la idea de visitar los sueños, nada lo haría. Por eso le miré totalmente preocupado - No te preguntaré si estas bien pero ¿Estas segura de esto? Nos falta una puerta, quizás la que revele toda la verdad, si deseas volver... Dilo

Con esas palabras, le observé, esperando respuesta, aún con varias imágenes en mi mente y buscando algunas respuestas o el significado de esos sueños ¿Mostraban una realidad? o... ¿Un deseo oculto? El último sueño me revelaría la verdad, aunque cada vez estaba más seguro de que él era culpable.





Gracias Angel por tan buena firma n.n

Aviso: Todos los que rolean conmigo sean pacientes, con suerte tengo tiempo entre semana o los findes. Desde ya gracias.
avatar
Mensajes : 100
Localización : En las sombras de la inspiración

Asbel Lhant

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: Sueño Escarlata

Mensaje por Yukino Yukinoshita el Dom Dic 04, 2016 10:16 am

Me quedé en silencio, escuchando atentamente de los labios de Elliot, las respuestas a mis preguntas. Según él, había podido escuchar un par de palabras que le hacían suponer que aquel hombre no era en realidad el padre biológico del niño. ¿En verdad había logrado captar algo inteligible entre todos esos raros sonidos? Lo primero que se preguntaría cualquier persona que presenciara aquella desagradable escena de maltrato infantil, sería si aquellos dos realmente tenían una relación consanguínea, por lo que existía la posibilidad de que mi compañero se lo estuviera inventando para tratar de confundirme o impresionarme. ¿Debería creerle? No es que tuviera muchas opciones precisamente. Elliot también concluyó que la persona a la que pertenecía aquel sueño no estaba muy bien de la cabeza; en eso sí estaba de acuerdo con él. Sin duda, aquella infancia difícil había sido parte de la causa de su actual estado mental y estaba segura de que las demás piezas del rompecabezas, que nos permitirían comprender el problema en su totalidad, se encontraban tras las puertas restantes. Elliot indudablemente sabía que lo que nos esperaba a continuación podía ser igual, o incluso más, perturbador que la visión anterior y por eso me preguntó si quería continuar. -Si ya estoy aquí, estoy dispuesta a llegar hasta el final- Respondí sin estar convencida del todo. Mentiría si dijera que no me aterraba lo que me pudiera encontrar tras las puertas restantes, pero trataba de calmarme diciéndome que aquellos sueños eran incapaces de lastimarnos físicamente, o al menos eso parecía.
 
Me quedé inmóvil frente a la segunda escalera mientras mi compañero subía los escalones. No fue sino hasta que me hizo una seña que decidí reunirme con él. ¿Qué nos encontraríamos tras esa puerta? No estaba segura de querer averiguarlo. Luego de mirar a través del umbral, nos encontramos con lo que parecía ser uno de los barrios más pobres y peligrosos de la ciudad. Siempre me había quejado de que la calle en la que vivía era fea y poco agradable, pero después de ver toda la suciedad y miseria que rodeaba ese lugar, comencé a sentir afortunada de vivir en donde vivía. En la escena se encontraban conversando dos hombres armados con pistolas y pude reconocer en uno de ellos los rasgos del chico maltratado. Al igual que la vez anterior, lo único que podía escuchar eran sonidos raros, pero en esta ocasión apenas eran audibles; quizá ni siquiera Elliot podría sacar algo de ellos esta vez. De pronto, se oyó un disparo, el cual impactó en la cabeza del compañero del muchacho que ya conocíamos. Ver aquello me dejó horriblemente impresionada; era la primera vez que presenciaba un homicidio. Tal vez aquello fuese solo un sueño, pero aquellas visiones eran tan realistas y gráficas, que era imposible permanecer impávida ante ellas. -S… Sí…- Respondí, aunque apenas entendí la pregunta debido al estado de semi-shock en el que me encontraba.
 
Cuando por fin me recuperé del susto, vi que la escena tras la puerta había cambiado. El callejón oscuro había desaparecido, quedando en su lugar una habitación bastante lujosa. ¡Vaya contraste! En esta ocasión, el chico parecía ser el mayordomo que trabajaba ahí. Aquel ambiente acogedor me hizo pensar que aquella visión sería más tranquila que las anteriores, pero cuando el tipo levantó la bandeja que traía en las manos pude comprobar cuan equivocada estaba. El cuerpo de aquel niño, cocinado y servido sobre aquel recipiente metálico era lo más horrible, impactante y triste que había visto en toda mi vida. ¡¿Cómo podía existir alguien capaz de hacerle algo así a un ser inocente?! La compasión que había llegado a sentir por aquel hombre al conocer su dura infancia se esfumó por completo y ahora lo único que deseaba para él era que ardiera en el infierno por toda la eternidad. Tenía el estómago revuelto, pero estaba tan impactada que ni siquiera estaba segura de si había vomitado o si el  horrible sabor que sentía en la boca se debía únicamente al enorme disgusto que me llevé. -Ya te dije que estoy dispuesta a llegar hasta el final. Solo dame unos minutos- Le respondí con la voz quebrada y los ojos brillosos, casi sin estar consciente. Sentía que ya no podía más, pero trataba de sacar fuerzas de donde fuera. No podía rendirme ahora que habíamos llegado tan lejos. Segundos después, un par de lágrimas rodaron por mis mejillas.
 
-Muy bien, creo que ya puedo continuar- Dije apenas me sentí mejor, aunque eso no significaba que ya estuviese completamente recuperada, y en un súbito arranque de valentía, o quizá de locura, me apresuré a subir los escalones que nos conducirían a nuestro destino final. Tenía que apresurarme a averiguar lo que se escondía tras la última puerta antes de que aquel extraño estado de éxtasis que se había apoderado de mí se desvaneciera. Abrí la puerta con cuidado y me encontré con el mismo hogar de la primera visión, pero esta vez no aparecía el niño; solamente sus padres adoptivos, quienes además se veían ya algo mayores, sobre todo el hombre. De pronto, comenzó a salir humo de una de las habitaciones y en cuestión de segundos el lugar comenzó a arder en llamas. Al igual que en las otras visiones, solamente escuchaba sonidos raros, pero esta vez eran mucho más fuertes; no hacía falta tener una mente súper brillante para deducir que dichos sonidos equivalían a los gritos de pánico que salían de las angustiadas gargantas de aquella pareja. Tanto la mujer, como su esposo, trataron de escapar del lugar, pero todas las salidas estaban bloqueadas. Sus cuerpos no tardaron en comenzar a llenarse de horribles quemaduras. ¡Qué horror! -¿Crees que el incendio fue provocado? Y si es así, ¿crees que quién lo provocó fue su propio hijo adoptivo?- Le pregunté a Elliot. Tal vez la respuesta a esa pregunta fuese más que obvia, pero aun así me costaba creer que nuestro sospechoso también hubiese querido asesinar a la mujer, ya que ella no parecía una mala persona e incluso trataba de defenderla como podía de los golpes de su marido, cuando aún era un niño. Quería pensar que la señora había sido una víctima colateral de las circunstancias, aunque de una persona con la mente tan dañada, como la de ese chico, se podía esperar cualquier cosa.
 
Segundos más tarde, aquella visión se desvaneció y enseguida apareció frente a nuestros ojos lo que parecía ser el patio de una prisión. Se podían observar a varios presos distribuidos por toda el área. Algunos estaban sentados en el piso o en diferentes lugares, otros conversaban entre sí y los restantes deambulaban de manera errática. Ninguno de ellos se parecía al muchacho que nos interesaba. Esta visión en particular, tenía algo bastante raro. A diferencia de las anteriores, que eran tan nítidas como la vida misma, la imagen de esta tenía un curioso efecto parecido al de un canal de televisión con interferencia. ¿Qué significaba eso? Quizá ni Elliot conocía la respuesta. Más tarde, la cárcel se desvaneció y en su lugar apareció el jardín de un hospital psiquiátrico. En el lugar se encontraban toda clase de pacientes, doctores y enfermeras, pero ninguno de ellos se parecía al chico. Por último, el jardín también desapareció. Ahora se podía observar a un hombre a punto de ser ejecutado en la silla eléctrica. ¿Se trataba de nuestro sospechoso? No podía saberse debido a que tenía el rostro cubierto por una especie de máscara. Al igual que la visión de la cárcel, estas dos últimas visiones también presentaban aquel extraño efecto de interferencia. De pronto comencé a sentir mucho frío. No podía decir si realmente la temperatura había bajado o solamente era producto de mis nervios. -Tengo frío, ¿tú no?- Pregunté, esperando que Elliot me aclarara las cosas.
 
-¡Ya vi suficiente!- Exclamé cerrando la puerta justo antes de que ejecutaran al hombre. Ahora que había visto todos esos supuestos sueños, recuerdos, visones, o lo que sea que fueran, creía comenzar a entender cuál era realmente el trabajo de Elliot. -Creo que ya estoy entendiendo cual es realmente tu función en la policía… Por lo que pude escuchar antes de que nos transportaras a este lugar, el delito más grave que se le imputaba a ese hombre era el asalto a una tienda, pero si todo lo que vimos es cierto, ese tipo es más que un simple asaltante. Si lo condenan solamente por robo y otros delitos menores, no tardará mucho en salir de prisión y alguien como él no debería poder andar libremente por las calles- Dije y me quedé en silencio, esperando su respuesta.
 
Off:
(No hay problema. Me alegra que estés de vuelta Smile)
avatar
Mensajes : 198

Yukino Yukinoshita

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: Sueño Escarlata

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.