Rol World
Foro lleno de historias y agradables sorpresas. Es una Comunidad dedicada al rol y a la diversión en general, un Foro donde podrás encontrar diversos temas que sin lugar a dudas te llamarán la atención. Tendrás la oportunidad de descubrir una serie de ambientaciones que están hechas para aquellos usuarios que buscan exprimir al máximo la historia y el desarrollo de su personaje. Habrá ambientaciones para todos los gustos, desde aquellas basadas 100% en algún anime en particular hasta otras con historias mucho más originales y creadas especialmente para Rol World. Pero también tendrás la oportunidad de crear tus propios temas de rol en donde tú eres el que dicta las reglas y define la trama. En Rol World se puede llegar muy lejos solo con respeto, dedicación y ganas de divertirse. ¡Ayúdanos a mantener este pequeño mundo lleno de rol!
Últimos temas
» ¡Group Race RW!
Hoy a las 8:31 pm por Slaine Lothbrok

» ¿Mas que Nakamas?
Hoy a las 4:24 pm por Alex_Roleplayer

» Tienda de antigüedades “el amor y El tiempo son solo relatividades”
Hoy a las 2:15 pm por Alex_Roleplayer

» The Revenge
Hoy a las 1:11 pm por MokaLatte

» Obsesión Mortal
Hoy a las 12:41 pm por MokaLatte

» ¡Feliz cumpleaños Dark Angel!
Hoy a las 8:12 am por dark angel

» She's back...
Ayer a las 11:43 pm por Bad Wolf

» Otro rol, recargado de energia
Ayer a las 8:19 pm por Yashi

» "Tu sueño cumplido es mi fantástica pesadilla "
Ayer a las 4:44 pm por Miss Deathpool

» Mi mejor amiga ahora es mi mejor amigo
Ayer a las 2:48 pm por MokaLatte

» “Plateados colores de lo imposible” –D.grayman-
Ayer a las 1:55 pm por MokaLatte

» Town of Twelve
Ayer a las 12:26 pm por MokaLatte

» Ideas sombrías y oscuras
Ayer a las 8:32 am por MokaLatte

Staff
Admin
Administrador
Perfil | MP
Kuro
Administradora
Perfil |MP
Nell Wright
Mod. General
Perfil | MP
Nikohiro
Mod. General
Perfil |MP
Dark Angel
Mod. General
Perfil | MP
Awards
Slaine Lothbrok
Mas Activo
Luzbelle
Mas Simpatico
MokaLatte
User Solidario
Partysuprice
User Creativo
Supernova
Mejor Redacción
Luzbelle
Reina del Spam
Slaine Lothbrok
Mejor Roleador
MokaLatte
Mejor Roleadora
Luzbelle
Roleador Destacado
Afiliados
Hermanos

Directorio/ Recursos
Bad Apple! Codes

Élite 0/40
Créditos
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best editado por Kuro.Este Foro es idea propia del Satff. Las historias asi como los personajes de cada uno de los roles pertenecen a los usuarios que los publican. Las imagenes no nos pertenecen, fueron tomadas de Internet, editadas por el Staff.
Shiki Topsite!

She's back...

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: She's back...

Mensaje por Bad Wolf el Dom Ene 08, 2017 10:22 pm

Joker asi como el resto de la familia continuo comiendo tranquilamente, la platica fue de lo mas normal incluso para ese tipo de familia, al finalizar los niños se fueron a la recamara seguidos de Natalia, Joker por su lado fue junto a Sledge al sotano que habian construido a modo de laboratorio, en ese lugar estaba una gran camilla sobre la cual el gran hombre se recosto, ya realizado esto, Joker tomo dos catéteres y los introduje en los brazos del hombre, mientras el otro extremo el cual tenian unas bolsas vacias las termino por romper de la parte superior, para lograr verter un liquido, sin embargo lo que hizo a continuacion fue cortarse a si mismo una de sus muñecas para que la sangre saliendo fuera a derramarse dentro de las bolsas, de esa forma la sangrue del arlequin pasaba a los brazos de Sledge

Sledge comenzo a retorcerse de dolor apretando con fuerza la mandibula para no gritar — resiste pequeño, un poco mas... — dice sonriendole mientras de su bolsillo saca un trozo de pan el cual comienza a comer, esto para evitar desmayarse por perdida de sangre, debia controlar la cantidad exacta que le daba, si perdia el conocimiento y la dosis era demasiada, entonces Sledge terminaria pudriendose, ademas con Slevin ausente nadie podria evitarlo.

Luego de que Natalia leyera a los niños y los arropara, estos cayeron profundamente dormidos, con ambos pequeños descansando y Joker con Sledge en el sotano, nadie se dio cuenta cuando Natalia salio de la casa, Joker normalmente lo habria notado, pero ya habia perdido tanta sangre que tenia toda su atencion ocupada en no desmayarse, por lo que fue imposible notara a Natalia alejarse. Repentinamente el sonido de una flauta comenzo a escucharse de entre la nieve, una melodia que poco a poco se hacia mas fuerte, acercandose directamente hacia Natalia, una melodia lugubre que como no podia ser de otra manera se titulaba "la melodia de la muerte" el encargado de tocar esa pieza musical no era otro si no Kuriban acompañado de su fiel compañero Piroro el mago — Natalia la loba tiembla de frio y llora como un rio — comienza a cantar con su peculiar voz aguda el pequeño mago montado en el hombro del enmascarado

— Pequeño traviezo — menciona Kuriban terminando su melodia y acercandose a Natalia hasta quedar frente a esta, mirandola desde arriba dado lo alto que era, su altura se igualaba con la de Sledge — disculpe los modales de mi amigo, esta muy molesto desde que alguien le robo su presa — dice a Natalia disculpando al pequeño mago quien comienza a golpear con su pequeña varita la cabeza del hombre sin causarle el menor daño — tonto, tonto, me lo quitaron, te culpo, te culpo — repite insesantemente el mago hasta que Kuriban le coloca el dedo indice en los labios haciendolo callar — Natalia... señorita Natalia... no crei verla con vida, para alguien que escapo de las garras de una muerte segura, no se cuida muy bien —

El enmascarado hace mencion del estado en que la chica se encontraba, vestida de esa forma entre la nieve con el clima helido, tenia casi en su frente la palabra "suicidio" escrita — vuelva a la cabaña, su muerte no debe venir de manos del clima — pronuncia mientras baja la mirada dandose cuenta del estado de sus pies, Kuriban la toma de la cintura con un brazo y sin problema la sienta sobre su hombro libre, del lado opuesto del pequeño Mago, cargandola de esa forma hasta el interior de la cabaña, postrandola frente a la fogata — merami — menciona el mago y de su varita sale una pequeña llama que enciende la chimenea — familia es familia señorita... la familia no la escogemos nosotros, la familia nos escoge... nos guste o no —

Pronuncia el enmcascarado quedandose de pie al lado de Natalia, mientras el pequeño mago va corriendo hacia la cocina para comenzar a buscar algunas galletas que comer — ¿fue feliz estos dos años?... los gemelos fueron torturados casi al punto de la locura, sometidos a traumas tan crueles que Joker tuvo que removerles partes de sus recuerdos abrendoles la cabeza... de otra forma se habrian terminado suicidando, el circo fue destruido, Slevin cayo en coma y aun no a despertado, Sledge fue envenenado, los demas que no conociste y que no te interesan estan desaparecidos... pero aun no entiendo algo — en ese momento Piroro regresa con la boca llena de galletas y una taza de chocolate que le entrega a Natalia para luego volver al hombro de Kuriban — que querian "ELLOS" contigo... —

— Kuriban, Piroro que bueno que volvieron — dice Joker saliendo del sotano, con las muñecas vendadas y visiblemente exhausto pero aun asi con una gran sonrisa — recuperamos a Nat-chan — menciona feliz el arlequin mientas se acerca a ellos sentandose al lado de Natalia, recargando su rostro en el hombro de esta quedandose dormido... o mejor dicho desmayado, normalmente en esos instantes Slevin habria hecho acto de presencia, pero no pasaba nada, solo Joker dormido incluso babeando el hombro de Natalia — la oportunidad perfecta para matarlo, ¿no lo cree señorita Toscano? — menciona Kuriban a Natalia observandola


Mensajes : 14

Bad Wolf
erotique

Volver arriba Ir abajo

Re: She's back...

Mensaje por Natalia Toscano el Lun Ene 09, 2017 12:10 am

Sólo en un lugar donde existe Joker podría haber una situación donde una flauta en medio de una noche nevada sonaba. Para la desgracia de Natalia sabía de quienes eran. Sólo cerro los ojos con cierta resignación, se encontraba con la cabeza tan revuelta que lo último que quería era oír la voz de ese pequeño Piroro. Ella seguía mirando a una sola dirección, con la piel de gallina y lastimada, con su nariz rojita y las mejillas rosadas.

— Natalia la loba tiembla de frio y llora como un rio —

Los oídos de un lobo son sumamente delicados, incluso los perros, por ello, a la albina le molestaba de sobre manera la voz de ese enano insoportable, no tenía nada en contra de él, siempre y cuándo se mantuviera callado. Aun así, junto toda su voluntad para soportarlo, arrugando solo un poco el ceño.


— Pequeño traviezo —

Una vez esa bella melodía había dejado de entonarse pudo guardar calma. El ser más alto había visto a la albina, quién ni siquiera se inmuto a dirigir la mirada, quería estarse destruyendo su mente y alma con sus pensamientos masoquistas. El estar acompañada no era parte de sus planes, no era como si a ella le gustaba estarlo, era más por costumbre.


- disculpe los modales de mi amigo, esta muy molesto desde que alguien le robo su presa —

Natalia sólo guardo silencio mirando sus pies ahora rojos.

— tonto, tonto, me lo quitaron, te culpo, te culpo —

La doncella arrugo nuevamente el ceño, mostrando sus colmillos con mucha ligereza.

— Natalia... señorita Natalia... no crei verla con vida, para alguien que escapo de las garras de una muerte segura, no se cuida muy bien —

-¿Muerte segura?- murmuro la albina volviendo la vista, ahora interesada. Tal vez con Joker no podría hablar, ni con los niños. Sin embargo, ellos no eran niños, eran adultos ¿No? Podría preguntarles a ellos ¿No es cierto?

— vuelva a la cabaña, su muerte no debe venir de manos del clima —

Ella no planeaba matarse, sólo tranquilizar esa presión en su pecho. La única forma que podía ella sacar esas emociones era neutralizándolo con dolor físico. Al menos era la única forma que ella conocía. Fue cuando el hombre largiducho la cargo como si fuera una muñeca y la coloco en su hombro, suspiro, siendo arrastrada dentro de la cabaña nuevamente. Él había prendido la chimenea dejándola frente para poder coger un poco de calor. Era delicioso como poco a poco la piel helada sentía el abrazo cálido que proporcionaba ese instrumento humano. Al más pequeño lo ignoro, no quería que volviera a hacer algún ruido.

— familia es familia señorita... la familia no la escogemos nosotros, la familia nos escoge... nos guste o no —


Auch. La albina escuchaba sus palabras, pero no las entendía como él quería trasferirlas, se veía en su propia situación, recordando cómo es que su familia la había dado la espalda, acusado de tantas cosas que ella no hubiera sido jamás de hacerlo. No entendía cómo es que todo eso paso o por qué. “Así que debo de resignarme” pensó, mientras miraba al techo, sintiéndose cada vez más ajena al lugar.

— ¿fue feliz estos dos años?...-

No” pensó la de ojos de fuego.

- los gemelos fueron torturados-

Directo. Algo la había destrozado por dentro, estaba segura. Algo se atrevió a golpear su interior con fuerza, estaba confirmando lo que ella estaba pensando, su corazón bombeo sangre con tanto estrés que su respiración se detuvo unos segundos. Aun así, su rostro sólo miraba al fuego, apenas si reaccionando abriendo ligeramente los ojos con sorpresa.

- …casi al punto de la locura, sometidos a traumas tan crueles que Joker tuvo que removerles partes de sus recuerdos abrendoles la cabeza... de otra forma se habrian terminado suicidando, el circo fue destruido, Slevin cayo en coma y aun no a despertado, Sledge fue envenenado, los demas que no conociste y que no te interesan estan desaparecidos... pero aun no entiendo algo… que querian "ELLOS" contigo... —

Cada palabra era un ladrillo, era arena que llenaba sus pulmones, era un dolor en las cienes. Empezó a responsabilizarse, ella no era parte de esa familia, pero por alguna razón que no conocía fue la causante de la desgracia de los más pequeños. Sí, no soportaba a Joker, ni a Slevin incluso estuvo a punto de matarlos. Pero conocer a los demás del circo la habían hecho ver que eran la familia que ella quería… y que jamás podría ser parte de ellos. Por mucho que lo intente. No había ese vínculo, tenían Nada en común.

- ¿Quiénes son ellos?- no levanto la voz, era una pregunta, era obvio, pero no sonaba a tal, era como una orden, una muy amenazante. Dejo las galletas junto con la leche en el piso, mientras apretaba sus puños con fuerza intentando no cortarse. Esto, puesto que Joker le quito esa maña.


— Kuriban, Piroro que bueno que volvieron, recuperamos a Nat-chan —

La voz del Arlequín la había sobresaltado. Qué Joker se había acostado en su hombro le asusto, más sin embargo había otras cosas que taladraban su cabeza. Tal vez ese payaso la odiaba ahora puesto que por su culpa tocaron a sus cachorros. Los ojos rojos empezaron a verse en miles de situaciones muy peligrosas y sádicas. Que aceptaría sin decir palabra alguna, por alguna razón entendía que era su culpa.

Cuando la albina no escucho al parlanchín del pelirrojo, volteo a verlo, estaba dormido, lo miraba con indiferencia. Pero entonces coloco su cabeza con cuidado en sus piernas para limpiar su hombro que había sido babeado.

— la oportunidad perfecta para matarlo, ¿no lo cree señorita Toscano? —

Los ojos de la albina brillaron de una manera espectral, ella era una cazadora y pensar en apresar a ese pelirrojo entre sus garras siempre sería emocionante. Claro, tendría miedo de ser ella la presa, pero aun así sería una sensación de euforia muy complaciente.

-Lo siento Señor Kuriban. Yo prefiero que mis presas estén en sus 5 sentidos – respondió mirando las manos del desfallecido, vendadas, mal vendadas, a decir verdad -Podremos jugar después de encontrar a esos miserables, sean quienes sean, los voy a encontrar con o sin su ayuda y juro… por mi manada que los haré pagar, de la única manera que merecen… viviendo entre mis garras. Hay cosas peores que la muerte – La joven empezó a ponerse de pie colocando un brazo del hombre alrededor de su cuello, para así levantarlo, al tener una gran fuerza gracias a su raza no se le hizo muy difícil colocarlo en su espalda para tomar sus piernas, era curioso como es que ella podía con él como si fuera una mochila – Además, si alguien va a matarlo, esa seré yo, nadie más- los ojos escarlata de la peliblanco los miraron amenazantemente caminando con el payaso quien aun dormía con su cabeza sobre su hombro -Agradezco sus atenciones Señores, enormemente… pero hay prioridades, espero me entiendan- esto último lo dijo con mucha educación, inclinando ligeramente su cabeza para despedirse, aun cuando su rostro era tan serio como siempre. Se adentró en el enorme corredor.

Ahora tenía que abrir puerta por puerta.

Después de 20 minutos pudo encontrar un cuarto decente, donde recostó al hombre sin mucho cuidado, roncaba en su oído y cómo se dijo antes, era sensible. Fue por una cubeta con un trapo con agua y algunas especies que tenían para comer, pero ella sabía que se podían usar para curar. No encontró al par ahí, pero si al vaso junto con el plato, vacíos.

Regresando, limpio las heridas del pelirrojo con mucho cuidado para después quitarle la camisa con lentitud, nerviosa de que se levantara e hiciera una tontería.

Colocó un paño en su frente como si tuviera fiebre, sin embargo, si Slevin estaba en coma sería lo mejor dejarle un olor fuerte para ver si recobraba el conocimiento, aunque no sabía si eso, a ciencia cierta, funcionaría. La tapo hasta el cuello, se sentó a su lado acariciando ligeramente su rostro, haciendo a un lado su cabello de la cara, de sólo imaginar todo lo que tuvieron que pasar Lo y La, Sligde, le partía el corazón. Ellos tuvieron que vivir cosas abominables, no sabía cuales, pero podía imaginarse miles de situaciones que la preocupaban más que la anterior.

-Lo siento- Murmuro la fémina sintiendo que todo el mundo se le venía encima, sintiéndose en soledad dejo que sus lágrimas, las cuales chocaban torpemente en sus parpados salían como si fuera una fuente, cayendo en su blusón, entonces se tapo la cara -Prometo que cuidare a los niños con mi propia vida, no volveré a irme. Si hubiera estado ahí… esto no hubiera pasado, soy la única responsable de esta situación. Si tengo que pagar esto con mi vida... entonces...- susurro la albina tapándose la boca con lo que parecía una cachetada. Él estaba inconsciente y hablaba con alguien que no la iba a escuchar. Sintiendo el nudo en su garganta se quedó limpiando la baba de la boca ajena con suavidad con el trapo húmedo.

Asustada de que pudieran lastimar a los infantes daba vueltas por la cabaña, dirigiendo especial atención a los sonidos, así fuese el más minúsculo que jamás había oído. Recodaba, que ciertamente, eso haría Slevin. Él cuidaba a todos en la noche y era cierto que si Joker dormía o caía inconsciente él aparecía. Se le rompió el alma al pensar que jamás volvería a verlo, entonces sus lagrimas caían nuevamente. Estaba frágil y era sumamente fácil volver a llorar.

- ¿Quién pudo ser tan fuerte como para derrotarte? - pensó en voz alta una vez se había calmado, para mirar al techo, pasaron horas, las cuales ella se entretuvo castigándose, y caminando. Cociéndose en su brazo el contorno de un ojo en hilo dorado que se mezclaba con su sangre, era el logo del circo. Quería que fuese como un tatuaje que le recordara su promesa. No había mucho problema para ella, le ardía, pero se cerraba la herida tan pronto cómo se encajaba la aguja. Encarnándose su promesa.

Ella entendía en sus psiquis que no pertenecía a ese mundo, a esa familia, no había nada que los uniera a ellos, todos ellos eran hijos de Joker y hasta Slevin tenía ese vínculo al estar en el mismo cuerpo que él. Por otro lado, ella, era una loba a la cual su manada no la quiere, que fue abandonada y alejada de su gente, sus costumbres, su familia... ella a comparación de ellos, en su mente, era nada. Tal vez sólo sobresalía por un numero alto en notas, que en su mayoría eran inútiles; o en la danza, que era su manera de expresarse siendo fuerte.

Entre su exploración encontró varias cosas, entre ellas una cobija con la que se tapaba de pies a cabeza de color blanca, a decir verdad parecía un fantasma, pero seguía ella haciendo el trabajo de Slevin, cuidando de la casa y de todos.





Mensajes : 11

Natalia Toscano
night

Volver arriba Ir abajo

Re: She's back...

Mensaje por Bad Wolf el Lun Ene 09, 2017 11:21 pm

Kuriban escucha la respuesta de Natalia y solamente sonrie — vamonos Piroro, la señorita Natalia expondra su vida para cuidar a la familia, nosotros debemos descansar, nos espera otra mañana ocupada — dicho esto el hombre de la mascara hace una reverencia a Natalia y el pequeño mago hace lo propio quitandose el sombrero, luego de esto ambos salen de la cabaña caminando entre la nieve hasta perderse en ella, su lugar de descanso se encontraba bajo tierra.

Fue cuestion de poco tiempo para que la noche cayera, Joker seguia sin recuperar la conciencia pero estaba fuera de peligro, sus sutiles pero perfectamente audibles ronquidos lo delataban, estaba profundamente dormido, Sledge por su parte hacia lo mismo en el sotano, recuperandose luego de la transfucion exitosa por ese dia, gracias a la sangre del arlequin podria resitir al veneno en su organismo por algunos dias mas antes de necesitar otra transfucion. La noche pintaba muy tranquila, sin embargo no todo podia ser lo suficientemente bueno para ser verdad.

Poco a poco a lo lejos varios seres se iban acercando a la cabaña, rodeandola en todas direcciones, seres antropomorfos de color grisaseo que caminaban torpemente como si zombis fueran, cada paso que daban era con dificultad, no tenian ojos ni nariz, su unico orificio en la cabeza era una enorme boca que abarcaba gran parte del rostro, dichos seres se acercaban amenazantemente hasta la cabaña, llegando algunos metros se detuvieron en seco todos, mostrandose en total quince de esos seres.

Repentinamente aquellas criaturas que parecian querer destruir la cabaña se dieron la vuelta quedando a espaldas de dicha estructura, pareciendo ahora un escudo en lugar de una amenaza — Ohh mis queridas marionetas, mis preciados juguetes, esta noche jugaremos a la fortaleza — dice un extraño hombre parado sobre la chimenea de la cabaña, vistiendo como si fuera un maestro de ceremonias circense, con un sombrero de copa blanco, traje negro con rojo, su cabellera tan roja como la de Joker y sus ojos amarillos que brillaban como bombillas de luz, ademas de claro dientes puntiagudos como tiburon.

Con la luz de la luna se podia ver como cientos de hilos sumamente delgados se desprendian de su cuerpo hacia las quince criaturas, el extraño ser da un paso hacia atras y se deja caer dentro de la chimenea, logrando caer de pie sobre el fuego — Ohh no puede ser, mis preciadas botas — dice disgustado cuando se comienza a incendiar, pero con toda la calma del mundo va hasta el baño y se mete bajo la regadera abriendo el agua, logrando asi solo chamuscarse las botas y parte de su pantalon pero nada grave

— Eso dolio un poco — menciona para si mismo mientras camina por la cabaña, revisa la habitacion de los gemelos, luego baja al sotano revisando a Sledge, seguidamente va donde Joker observandolo dormido — Ohh que tristeza, tio Slevin sigue en coma...  — dice bajando la cabeza pero luego sigue su inspeccion, topandose con un bulto cubierto en una sabana blanca, asi que se inclina frente a ella pinchandola con una de sus largas y puntiagudas uñas — quien es usted ohh blanco bulto que aparece en la cabaña de mi padre — pregunta mostrando sus aterradores dientes esperando que aquella cosa se descubriera para el.


Mensajes : 14

Bad Wolf
erotique

Volver arriba Ir abajo

Re: She's back...

Mensaje por Natalia Toscano el Mar Ene 10, 2017 12:30 am

La albina se encontraba mirando hacia la oscuridad, cómo si esperara que algo pasara esa noche, aunque era posible que no fuese así, sólo por que estaba ella ahí. Sin embargo, si querían ir por ella, que así sea. En su imaginación planeaba como destrozar a cada uno de una manera más dolorosa que la otra.

La culpa, la tristeza y el coraje de una cachorra, cómo lo era ella aún (En sus tradiciones aún se le consideraba una infante) no era una buena combinación, sobre todo una que podría ser considerada un peligro para todos, incluso para su propia familia.

Un sonido extraño, lo había percibido, el lugar era absurdamente grande, apenas si conocía el territorio (aunque la casa era pequeña por fuera, por dentro era una dimensión completamente diferente). Inquieta, asustada de no llegar a salvar a quienes juro proteger corrió a ver las habitaciones. Todo estaba en completo orden. Cómo ella lo dejo. Una vez cerro la última puerta escucho otro sonido, ahora detrás de ella.

Lo sabía, no era su imaginación. Se trataba de alguien más que no conocía, lo raro es que su aroma no le parecía diferente, no podía diferenciarlo a ciencia cierta. Puso atención, concentrándose en mantenerlo en su biblioteca de olores y ponerle una etiqueta.  

Algo la toco.

— quien es usted ohh blanco bulto que aparece en la cabaña de mi padre —

Era una voz distinta, un aura distinta, un aroma que combinaba con la casa. Como un roble. El hecho de que sintiera una puntiaguda cosa que llamaba su atención, hizo que su sentido animal se alertará, como si fuera una sirena en su cabeza. Ella volteo dejando caer lentamente su manta blanca, resbalando por su cabello en trenzas, por sus hombros tapados por la tela del blusón. Sus manos, con una agilidad impresionante lo tomo del cuello con cierta fuerza usando sus garras para darle a entender una cosa “No te muevas”. Claro que el plan no era matarlo. No aún.

Una situación muy cómica, por que en vez de alzarlo con su gran fuerza, lo atrajo a ella hasta su altura, puesto que era pequeña a su comparación.

Ver sus colmillos no causaron que se tranquilizara y su boca se abrió mostrando los suyos, dignos de una loba, arrugando el ceño mostrando que no tenía miedo, empero, sí que no tenía problema alguno para retorcer su cuello. Ella era una chica muy bella que parecía frágil, aunque su mirada, ese rojo que ahora brillaba nuevamente ante el susto que le causo ese extraño, llegaba a ser temerario en la oscuridad.

¿Exagerado? No, sobre todo si se hablaba de Natalia, ella era físicamente humana, pero tenía el instinto salvaje que heredó de su manada. Él era un extraño, no lo conocía y por lo tanto era un intruso, uno que no permitiría se acercara a quienes juro cuidar.

-Mucho gusto- saludo con el timbre de voz fría, sin emoción alguno. No importaba el tono cuando se trataba del gesto de educación que mostraba ante sus palabras, muy contrario a la acción que ahora ejecutaba o a su rostro inexpresivo -Mi nombre es Natalia Toscano. Sólo una simple bailarina- Se presentó para entonces simplemente lanzarlo justamente en el sillón de enfrente, esto ocasiono que hiciera ruido cuando este choco casi de manera violenta, aterrizando sentado.

La joven se acercó lentamente, con su típico aplomo, cruzando los brazos mientras con la mirada estudiaba a su enemigo. Claro que él había dicho padre al dueño de la cabaña. Aunque no sabía a quién se refería, usando la lógica debía ser algo de Joker, empero, a la doncella no le parecía suficiente, no se confiaba. Lo observo, tenía un parecido impresionante al Arlequín que de cierta forma le atraía aunque no causaba el mismo miedo que el ya mencionado; su cabello rojizo era de lo más extravagante, incluso el maquillaje le parecía muy interesante. Su manera de vestir era una de las cosas más curiosas, por que en si, parecía ser parte del circo. Esto fue suficiente para decidir primero investigar.

Al verlo en el sillón, coloco su rodilla entre sus piernas, empujando hacia atrás su pecho con sus manos, parecía seducirlo, empero eso no podía conocerlo una chica cómo ella, era una loba, su manera de seducir sería de una forma completamente distinta a lo que un humana acostumbraba. Sólo quería sentir su aroma, es que era tan sutil y necesitaba percibirlo.

-Lamento mi comportamiento mezquino, señor. Pero hay unos pequeños a quienes les jure por mi vida que nadie los volvería a tocar y si usted resulta uno de esos quienes se atrevieron a tocarlos, entonces me obliga…- las palabras de la chica se arrastraban mientras se acercaba a su cuello, justo detrás de su oreja y aspirar con profundidad, archivando ese olor a roble tan característico del cuerpo en que los dos seres que más miedo tenía poseían, pero había una diferencia, casi imperceptible -A ser ruda con usted- murmuro en su oído, dejando escapar el aire que habían atrapado sus pulmones.

-Joker- murmuro retrocediendo. Pestañeando. Confundida, mirando mejor el semblante del ajeno. Bajo su rodilla con lentitud, alejándose lentamente, no era Joker/Slevin, estaba segura, ese miedo que sentía lo estaba presente. No bajo la guardia, estaba dispuesta a luchar.





Mensajes : 11

Natalia Toscano
night

Volver arriba Ir abajo

Re: She's back...

Mensaje por Bad Wolf el Mar Ene 10, 2017 10:43 pm

El sujeto fue tomado por sorpresa del cuello, la velocidad inesperada de la chica causo que fuera imposible para el pelirrojo defenderse, era un ataque tan rapido como sorpresivo, su cuello era sostenido con fuerza costandole un poco respirar, la joven parecia apenas estar haciendo un poco de fuerza, se notaba de lo mas tranquila a pesar de tener en sus manos la vida de un hombre — lamento no poder decir que el gusto es mio... — dice hablando con dificultad puesto que estaba siendo estrangulado por una desconocida, sin embargo el sabia que si estaba dentro de la cabaña y se encontraba viva, era por que la familia le permitia estar dentro, por lo tanto no debia ser una enemiga, lastima que ella no lo viera a el del mismo modo.

La joven se presento para luego lanzarlo haciendolo caer en el piso, el hombre rapidamente llevo su mano al cuello para comenzar a toser un poco — un estrechon de manos bastaria para presentarse — dice en tono burlon mientras la joven nuevamente se acerca a este, acorralandolo de cierta forma o mejor dicho atrapandolo, colocandose frente a el como si quisiera impedirle huir, algo que el pelirrojo no tenia en mente, bastaba mas que ser casi degollado para que se fuera corriendo — para ser bailarina eres demasiado tosca querida — pronuncia en tono burlon mientras es empujado nuevamente por la chica.

— Dudo que lamentes tu comportamiento, creo que lo disfrutas, tienes buenos motivos pero cuidado... nunca rompas un juguete — lanza una advertencia totalmente al azar, sin ser claro y dejando todo a la interpretación, en ese momento la chica se acerca al pelirrojo un poco mas, Natalia comenzaba a olfatearlo, acto seguido pronuncio el nombre de Joker y se alejo, ya sin la joven tan cerca del pelirrojo, este opto por ponerse de pie mostrando una muy grande sonrisa, dejando a la vista sus puntiagudos dientes — Jester Kelevra es mi nombre, general del batallon de juguetes, guardian de clase tres y... apuesto a que no entiendes una sola palabra de todo lo que estoy diciendo jajajaja — comienza a reirse llevandose la mano a la cabeza, mientras rie abre y cierra con fuerza su mandibula, como si fuera una trampa para osos lo que tuviera en la boca

— Bueno basta de juegos — Jester extiende sus manos y baja la cabeza, como imitando a un viejo espantapajaros, en ese momento se hacen visibles todos los hilos que salian de su cuerpo y viajaban por la chimenea hasta fuera de la cabaña, lentamente aquellos seres que se encontraban fuera comenzar a escalar la cabaña para ir dejandose caer por la chimenea uno a uno, hasta lograr abarrotar esa habitacion, eran quince criaturas despues, ademas cada una media mas de un metro ochenta

— Ohh mis amados juguetes quieren jugar contigo un pequeño juego bastante jugueton — sonrie nuevamente mientras las criaturas abren la boca tan grande que casi cubrian su propia cabeza — Ohh si mis jugutes ahora, escupan fuego y conviertan en cenizas a Natalia, quiero oler su piel tostada, quiero ver sus huesos convertirse en polvo, si... quiero.... quiero... lo deseo... ahora... ¡HAGANLO! — las criaturas se mantienen quietas con la boca abierta pero nada sale de estas, ni siquiera una pequeña rafaga de viento, mucho menos fuego.

— Esto tardara... — mete las manos a sus bolsillos y camina hasta la cocina, poner a hervir un poco de leche, luego entre la alacena toma una tableta de chocolate la cual lanza a la olla con la leche hirviendo, agrega un poco de azucar, agita bien todo y sirve en dos tazas, vuelve a la habitacion acercandose a Natalia y entregandole una taza — cuidado esta caliente... pero mas caliente estaras cuando las llamas del infierno carcoman tu piel gracias a mis hermosos juguetes, disfruta de lo ultimo que tu lengua probara, lo ultimo que tus labios tocaran, lo ultimo que... —

En ese momento se da cuenta que esta frente a Natalia y las criaturas por ende tambien rodeandolo, asi que corriendo se aleja hasta la otra esquina — menos mal que esto tarda o pude haber muerto, yo morir y sin haber sentido lo que es la dulce caricia de una madre, ohh pobre de mi, que vida tan desdichada seria la mia — se deja caer al piso como damisela llevandose la mano a la frente, pasan los segundos y el fuego no sale, asi que se levanta rascandose la cabeza mientras da un sorbo al chocolate — y dime... ¿vienes mucho por aqui? — pregunta a Natalia en un obvio intento de hacer tiempo mientras piensa en por que demonios el fuego no sale, en ese entonces finalmente lo recuerda, asi que sacude sus manos y los hilos se desprenden, cayendo como costales las criaturas complementa inhertes

— Use todo el fuego en una barbacoa hace unos dias jajajaja — comienza a reir llevandose las manos a la cintura, luego de esas carcajadas toma a uno de los "juguetes" jalandolo hasta fuera de la cabaña, luego hace lo mismo con otro mientras empieza a silvar — Natalia, ¿puedes darme una mano?, con tu fuerza acabaremos mas rapido esto, se supone que estos juguetes no deben de entrar a la cabaña asi que estaremos en problemas  —, continua jalando a otro dejandolo en la nieve para luego volver a entrar — si, dije estaremos, por que le dire a mi padre que fue tu idea por traerlos aqui —


Mensajes : 14

Bad Wolf
erotique

Volver arriba Ir abajo

Re: She's back...

Mensaje por Natalia Toscano el Miér Ene 11, 2017 12:26 am

-Jester Kelevra- pronunciaron los labios rosados de la fémina, en cierta parte el contrario tenía la razón. Puesto que ella, indiferente ante un tema cómo lo eran las “etiquetas” o “niveles”, no lo entendía. Para la albina era algo que simplemente se sentía y se seguía como una manada a su líder. Por ejemplo, odiaba a Joker pero reconocía que era el líder del grupo.

Lo escucho reír, al final la lógica la hizo saber que era un hijo de Joker, su sistema ya no lo identificaba cómo un enemigo, bajo sus defensas, sin embargo, algo no estaba bien, es que su olor era como el roble más seco, el plástico recién hecho. No olía a un ser viviente.

Observo, al contrario, callada e inexpresiva. Escuchaba atenta cada palabra que esa boca, con una hilera de colmillos en forma de triángulos; escupía. Inentendible, ilógico, inconcebible.


— Bueno basta de juegos —

Escucho la albina, tal vez antes no eran visibles esos hilos, sin embargo, en ese momento; puso atención y gracias a que había poca luz pudo vislumbrar como por un reflejo cada hilo fino. El sonido de que algo raro estaba pasando por el techo la alerto, aunque esta vez se encontraba tranquila por dos razones. La primera él era parte de la familia por lo tanto no les haría daño a los niños. La segunda, no era Joker ni Slevin.

Poco a poco, cómo si fueran monstruos del pantano aquellos seres que a su vista eran desagradables; la rodearon. A decir verdad, a esas alturas, no había nada que la asustara más que Joker, por lo tanto, sólo sentía curiosidad de lo que iba a venir.

¿Piensa incendiar el lugar?” pensó la albina una vez lo escucho, su mente trabajo tan rápido para poder salir ilesa, trazando más de un plan. Aún mantenía su aplomo acostumbrado, indiferencia, frialdad y sus brazos cruzados. Pudo observar como esos seres abrieron un agujero, que aún no sabía que era… aunque sabemos que era una boca, era tanta la deformidad que le costaba distinguirlo.

Los segundos se convirtieron en minutos y ella seguía en espera.

El hijo de los hombres que más temía había ido a la cocina con la excusa de que el ataca tardaba “Inútil” pensó. Escucho cuando calentaba el agua, cuando servía algo que aún no entendía que era. Pero regreso para ofrecerle una taza de chocolate caliente. Ella lo tomo por inercia mirando el líquido café. Sin duda alguna, eso, no era lo que esperaba.

Se quedó quieta, sin responder, ni tomar el líquido dulce. Era como si lo estuviera estudiando, cada cosa le daba a entender una descripción “Loco”, estaba bien segura ahora, si es que antes no lo estaba; que era parte de Arlequín.

— Natalia, ¿puedes darme una mano?, con tu fuerza acabaremos mas rapido esto, se supone que estos juguetes no deben de entrar a la cabaña asi que estaremos en problemas  —

La mirada de la peliblanco lo apuñalo, tan calculadora e inmutable, cruzo los brazos.

- No – alcanzo a decir sin reparo alguno. Fue cuando dio media vuelta dejando la taza de chocolate en las manos de uno de sus juguetes, con cuidado… los consideraba más como muebles que cómo un arma.

— si, dije estaremos, por que le dire a mi padre que fue tu idea por traerlos aqui —

-¿Eso es todo?- levanto la voz. En ese momento había miles de cosas que pensar, cómo para dejar que él intentara acorralar. Si, le temía a su padre, pero él aún no lo sabía. Pretender era lo que mejor se le daba a una bailarina de su talla.

Era cómo tener un reemplazo de Joker para mortificarla, incluso era tan parecido. Ella tenía que cuidar a los pequeños y al mismo pelirrojo que dormía plácidamente en su cama. Fue entonces que tan rápida como era su raza apareció frente a él, tomando con sus garras su hombro. Sus pupilas escarlatas lo miraban de una manera fija.

-¿Te parece divertido intentar chantajearme de una manera tan lánguida?- pregunto… no, amenazo la doncella cerca de él, dando un paso hacia el frente para quedar cada vez más cerca porque eso, era exactamente lo que hacía – ¿Crees que lograras algo con tu acción? Sólo necesito una razón para lanzarte allá afuera-Lo empujó hacia atrás dejando uno de los juguetes tambaleándose pero por suerte, no se rompió. Este agarro equilibrio y se mantuvo quieto.

La presión se apropió del ambiente. Su víctima ya estaba en el piso y ella lo acechaba como lo hace un depredador sentada en cuclillas arriba de él, con las piernas a cada lado de su cuerpo - ya que ustedes carecen de lógica, déjame darte una valiosa lección de vida, hijo de Joker -Las garras de la doncella salieron de sus dedos finos para entonces golpear fuertemente el piso, enterrando sus dedos en la madera, a escasos centímetros de su cabeza -Yo aquí, soy la depredadora- dicho esto su rostro se acercó poco a poco al rostro del contrario, con sus ojos resplandeciendo, oliendo su esencia que se confundía con el ambiente.

Su mano se había herido y la sangre salía lentamente como si se trataran de hilos delicados. Parte del instinto de un licántropo, la joven llevo su miembro lastimado a su boca. Lamiéndolos sólo para dejar ver que no tenía herida alguna, a pesar de que momentos antes su carne estaba abierta. El líquido rojizo decoró sus labios rosados, que goteaban lentamente, espesa, ella podría sentir la emoción del momento. La sangre, su presa entre sus brazos, debajo de ella, sólo quería morderlo, sus colmillos se asomaron traviesos.

Paro.

Es hijo de Joker, sobrino de Slevin, hermano de Lo, La, Slegde… ellos llorarían por su ausencia” razono. Desvió su rostro para entonces besar su frente, una vez hecho eso lentamente se recupero compostura.

-Se buen niño, no me causes problemas y limpia tu desorden- anuncio para quitarse de encima, no pensaba en tocarlo, no sabía si iba a lastimarla. Con Joker había aprendido muchas cosas. Una vez de pie se encamino por el pasillo dejando solo al chico, no quería hacer mucho escandalo cómo para despertar a los pequeños. Tenía pensado ir a la habitación de Joker, pensó, por un momento… en darle algo de su cuerpo. Lo estaba pensando cuando esperaba que la quemaran viva e imaginar que su piel se caería a pedazos.

No sabía que tan bien iba a funcionar, pensaba que él comía personas para devolverle cosas a su cuerpo ¿Qué efectos tendría tomar la carne de una licántropo de la manada Luna Llena? Podría darle cada día un poco de su sangre, cucharada a cucharada. Dejar que la usara cómo medicamento y eso le daba tanto miedo.

Planeaba a partir del día en la mañana en hacer el desayuno, empezaría a investigar plantas para ayudar a Slevin a despertar. Algo tendría que hacer, aunque debía de ser discreta. Les temía, cierto, demasiado, pero era su culpa todo lo que había pasado. La culpa la estaba matando, creía que había roto a una familia que era perfecta. Lo, La y Slegde los extrañarían si les pasara algo, ellos dependen mucho de él, imaginar que ellos serían como era ella ahora la ahogaba en una enorme angustia que no demostraba. Era parte de la repuesta del por qué lo haría. Empero… había algo más, y es que jamás admitiría que no quería perderlos.





Mensajes : 11

Natalia Toscano
night

Volver arriba Ir abajo

Re: She's back...

Mensaje por Bad Wolf el Jue Ene 12, 2017 10:45 pm

Aquella pequeña amenaza no solamente fallo, si no que hizo molestar a la licantropo, ya que rapidamente se poso frente a Jester sujetandolo del hombro — me pareceria divertido si supiera que rayos significa languida... creo que alguien se comio un diccionario — dice burlonamente mirando a Natalia acercandose aun mas al joven de cabellos rojos, la chica de palida piel nuevamente amenazo al pelirrojo solo que esta vez termino empujandolo — sabes, necesitas clases de control de la ira, puedo recomendarte uno muy bueno jajaja — rie un poco cuando es sorprendido nuevamente por la joven quien se posa encima del chico, la licantropo entierra sus garras en la madera y esta apunto de cortar a Jester

— Ejem... ¿sabes que alguien se enojara por dañar la madera? aunque debo reconocer algo — observa con atencion las garras de Natalia — para ser una depredadora no me has causado un solo rasguño con tus garras... aunque me gustaria decir que es por que te agrado... creo que la verdadera razon es por que te preocupa lo que alguien te haria si me dañas — dice sonriente a pesar de estar en una clara posicion de desventaja, la chica comenzo a sangrar pero como si no fuera importante solo se lamio la herida, solamente para mostrar los colmillos apunto de morder a Jester, pero para sorpresa de este solo lo beso en la frente y se marcho

— Vaya tipa... si que debe de estar loca — sonrie para luego ponerse de pie y suspirar pesadamente al ver todo lo que tenia que limpiar, sin mas remedio comenzar a sacar uno a uno sus pesados juguetes... el sol estaba por salir cuando el ultimo de sus quince juguetes se encontraba ya fuera de la cabaña — estoy exhausto, me duele la espalda, los brazos, la cabeza... maldita loba que no me quizo ayudar, ser insesible y egoista — hace berrinche mientras entra a la casa para meterse a la chimenea comenzando a escalar por dentro y llegar casi a la cima, donde usando sus hilos forma una pequeña cuneta en la cual se acomoda a descansar.

En ese momento el pequeño Lo se levanta y aun vistiendo su pijama de conejo azul baja hasta la cocina por un vaso con leche, se sienta en la mesa bostezando y da un sorbo a su leche, a los pocos minutos baja La tambien con una pijama de conejo pero la suya color rosa — te vez cansado Lo, ¿tampoco pudiste dormir? — Lo da un largo bostezo y mira a su hermana — tuve un sueño muy raro, que alguien se la pasaba quejandose toda la noche de su espalda y maldiciendo a un lobo o algo asi — La se queda pensativa unos segundos y luego se acerca a su hermano sentandose a su lado — yo soñe lo mismo, fue un sueño muy malo no pude dormir bien —

Para ese momento Jester se encontraba ya completamente dormido sin poder escuchar lo que sus hermanos menores decian — creo que solo Padre, Nata-san y Sledge pudieron dormir bien, no los veo por aqui — menciona Lo al tiempo que da otro sorbo a su leche casi como si de cafe se tratara — deberiamos ir al bosque por algo de leña — menciona Lo mientras La asiente con la cabeza — vamos a cambiarnos — dice alegre La y ambos corren hasta su habitacion, para al cabo de varios minutos bajar

Lo vistiendo un traje negro con botas y guantes de metal, ademas de una pequeña hacha de mano muy extraña, ya que el mango tenia pequeños orificios, por su parte La, vestia unas mallas verdes, un vestido del mismo tono, botas de piel y unos guantes con un pentagrama en las palmas, ambos se ven uno al otro sonriendo y asienten al mismo tiempo — estamos listos — dicen al unisono muy alegres tomando sus respectivas mochilas y salen corriendo hacia el bosque cercano, comienzan a cortar un poco de leña derribando un arbol, gracias al hacha de Lo, sin embargo cuando iban a hacer leña del arbol caido... un par de hienas blancas aparecieron frente a ellos gruñiendoles listos para atacarlos — no te alejes de mi, La, yo te cuidare — Lo entonces saca de su mochila una mascara negra de metal y se la coloca.

Una de las hienas se lanza sobre la niña pero Lo se interpone causandole un gran corte al animal en un costado con su hacha, dejando a la hiena tirada en la nieve, en ese momento la segunda hiena se lanza hacia un distraido Lo — ¡Mera! — grita La chocando sus palmas y una pequeña bola de fuego aparece entre ellas la cual lanza contra el animal, quien se revuelca en la nieve tratando de apagar el fuego, la pequeña saca de su mochila un gorro verde el cual se coloca — ¡Merami! — grita La mientras vueve a chocar las palmas duplicando el tamaño de la bola de fuego anterior impactando ahora a ambas hienas — eres genial La —

Grita emocionado el pequeño pero el rostro de su hermano se pone enseguida muy preocupado — Lo... corramos... — Lo voltea confundido y se da cuenta de que una jauria furiosa de hienas blancas aparece frente a ellos, comenzandolos a rodear, eran demasiadas para contar, pero facilmente superaban las quince, Lo aun con mascara se coloco frente a su hermana proteguiendola — yo las distraere... La, corre por favor — aprieta con mucha fuerza su hacha y corre hacia las hienas, logrando cortar a una luego a otra, pero al intentar cortar la tercera es tomado por sorpresa con un zarpaso en el rostro, cortandole la mascara de metal, la cual si no hubiera estado usando habria sido su rostro el cortado, Lo cae al piso soltando su arma — ¡Merami! — La vuelve a lanzar el hechizo dañando a un par de hienas cercanas a su hermano y corre hacia el notandose muy agotada por hacer uso de ese hechizo dos veces en poco tiempo — idiota... no te dejare — menciona La sujetando la mano de su hermano mientras las hienas restantes los rodean


Mensajes : 14

Bad Wolf
erotique

Volver arriba Ir abajo

Re: She's back...

Mensaje por Natalia Toscano el Vie Ene 13, 2017 3:16 pm

La albina se encontraba con otras situaciones en la cabeza, que había ignorado por completo al “nuevo amigo” que había conocido. Pasaron las horas, las decisiones de la loba eran más firmes a cada minuto. Sin embargo, algo dentro de sí, le dictaba que se iba arrepentir. Temerosa tomo un vaso pequeño y un cuchillo filoso que encontró entre los utensilios para colocarla en una base de metal. Aun necesitaba valor para lo que iba a hacer, aunque ya había decidido.

Cómo no podía dormir y necesitaba entretenerse había preparado la comida, era pan a la francesa con verduras finamente picadas (brócoli, champiñones y zanahoria) acompañado con arroz rojo y tocino frito. Tal vez no parecía muy elaborado, pero tenía que hacer una porción para muchas personas, al menos sabía que Joker y Slegde comían como si tuvieran un agujero negro en el estómago. De postre se dedicó a hacer un pan relleno de lo que pudo encontrar, algunos frutos del bosque, frescos cómo secos. En unas horas, estaba segura, haría licuados de chocolate con plátano y agregaría cómo siempre, frutos secos que ayudarían a la energía de todos.

Los ojos escarlatas miraban lo que sus manos hacían, puesto que preparaba el plato para Joker, estaba nerviosa mientras colocaba cada objeto con su respectivo alimento en una bandeja color plata. Camino con la comida por el largo pasillo que dirigía a la habitación del payaso, notaba por las ventanas que pronto iba a amanecer y se sorprendió de lo rápido que paso el tiempo para ella. Es qué darle algo tan íntimo como su sangre a un ser que no era su manada… era demasiado ¿Por qué lo hacía entonces? No quiso contestarse y pensar con lógica en ese momento. Ella simplemente haría lo que tenía que hacer cómo parte de su promesa.

Al entrar a la habitación sintió tensión, la oscuridad no era un buen presagio, empero, el hombre seguía reposando en su cama. Ella coloco la bandeja en el buro que se encontraba cerca de él, con tal cuidado, como si fuera de un vidrio tan fino que, con el simple soplido del viento, fuese capaz de romperse.

La chica entonces, ni con prisa ni perezosa, aunque asustada; se encargó de tomar el vaso con sumo cuidado junto con el arma corte punzante. Su rostro estaba serio, había una mueca que parecía duda en su rostro. Lo observo unos instantes.

Estas tan débil y en desventaja… podría matarte ahora; pero estoy aquí dispuesta a darte parte de mi cuerpo” razonaba, es que, en sí, si hacía eso ya no sería libre.

Arrugo el ceño con profundo pesar era su responsabilidad por haber fracturado a una manada intacta, apretó la mandíbula ante la pelea entre el deber y el deseo; no tenía por qué hacerlo ¿No es así? Quizá. Miro el semblante del medio anémico arlequín. Veía sus parpados cerrados, los ojos de Joker aparecieron en sus recuerdos con el brillo de la locura, con su sonrisa y voz alegre; los de Slevin eran tan filosos como una espada y su presencia siempre tan temeraria.

Recordó como interactuaban... cómo sus abrazos eran tan distintos, es que con el bufón la rodeaban completamente, pegándola a su cuerpo con sus dedos largos enterrándose en su piel, era tan fuerte e ilógicamente tierno, si ella peleaba entonces él hacía algo completamente irracional y sonreía, provocando un escalofrió en la albina, puesto que sabía, era una amenaza. Mientras que el carcelero la tomaba con fuerza, las pasiones de sus manos se escondían cuando apretaba con fuerza su piel para atraerla hacia él, la lastimaba, le hacía marcas cómo cuándo los licántropos marcaban a sus hembras con una mordida. Usando cualquier cosa para dominarla, tan fiero como un cazador, capaz de amordazarla, de amarrarla con cadenas para que ella entienda que él era el líder ahí.

Recordó cómo se sentían sus besos sobre sus labios, el más alegre era un dominante, que la estremecía por completo cuando esa lengua pasaba por su boca. El más amargado sin embargo la besaba con pasión, demandante a obtener lo que quiere.

Su corazón dio un grito sobresaltándola. Es que no quería salvarlos sólo porque sintiera algo por ellos. No, ella era una loba, tenía que estar con un lobo.

Recordó a Lo y a La jugando con Slegde, cómo el arlequín los hacía reír con sus historias y cómo el carcelero los cuidaba. Ella sólo los veía a lo lejos anhelando lo que ellos tenían y que jamás podría obtener. Llena de envidia.

Entonces se imaginó a Los pequeños siendo como ella, vagando por el mundo, separándose al no tener a su padre y tío. Sus ojos dejarían de tener ese brillo inocente, lleno de alegría. Seguramente cuando fueron atacados había sido así, seguramente los hicieron sentir cómo ella se sentía. De sólo pensar eso su cólera empezó a emerger como la erupción de un volcán.

¡Zaz!


Ella suprimió un grito en su interior, apretando los labios rozados. Mientras que la yema de su dedo índice salió volando al recipiente de vidrio junto con la sangre que poco a poco iba dejando su cuerpo.

No paso mucho tiempo cuando las células de su cuerpo empezaron a multiplicarse como si fuera un método de protección. Poco a poco su piel se iba a cerrando, reparando terminales nerviosas, vasos sanguíneos, músculos. En poco tiempo era como si jamás se hubiese hecho daño.

La albina tomo acción pronto semi-sentando al pelirrojo con una mano mientras que agarro una cuchara con la otra. Con suavidad, con nerviosismo, manubrio con el utensilio para recolectar sangre y piel. Entonces lo llevo a la boca del hombre que más miedo le daba en el mundo… al hombre que más amaban los niños. A la cabeza de la familia.

-No te ahogues- era como una orden, mientras esperaba que lo tragara, para su sorpresa, el pedazo parecía haber desaparecido y él seguía dormido. Fue entonces, que más segura, comenzó a darle a cucharadas su sangre. Así, al final, se aseguraría que él había ingerido tal pedazo. Limpio su boca con una servilleta desechable de manera casi ceremoniosa -Slevin, esta familia no es nada sin ti, despierta- le murmuro al oído. No sabía que decir realmente y no esperaba que se levantara simplemente con eso, ella era muy realista, tal vez necesitaba más de su cuerpo -Por favor- musito, casi como una súplica. Su mente le estaba empezando a jugar una mala pasada.

En la siguiente escena… ella ya había cerrado la puerta detrás de sí, recargándose en ella, mirando al techo, dejando al herido fuera de su realidad, en su habitación ¿Qué había hecho? Seguramente algo que la hundiría. Era cómo decirle al pelirrojo que puede usarla cómo medicamento. Por dentro se sentía merecedora de ser un conejillo de indias por sus malas acciones.

Era bien sabido que su sueño era tener a su familia con ella. Que la amaran con tanta fuerza como ella los amaba. Cómo quién cree que todos están en su condición, se imaginó que, por su ineptitud, egoísmo, por su incapacidad de predecir el futuro, había roto el sueño de otros. Había roto una familia y no sabía cómo arreglar su tremendo error. Se sentía pequeña, insegura, temerosa en la oscuridad, odiando su soledad y aceptándola al mismo tiempo.

Ya eran las altas horas de las madrugadas, ella seguía despierta, con los ojos ardientes de no haber conciliado el sueño. Escucho, oculta entre las sombras a los pequeños, quienes hablaban de lo sucedido a anoche. Curiosa de que creyesen que fuera un sueño. Al final los traviesos decidieron ir por el bosque a traer leña, era bueno que para variar hubiese seres responsables en ese lugar. No hablaba exactamente de Slegde.

Dejo que se marcharan sólo para subir por la chimenea y seguirlos, ese al menos era el plan cuando vio a Jester en medio de la chimenea, parecía simplemente dormir. Estorbando.

Parece ser que este ser es lo único que hace” se dijo a sí misma la hembra, quién procuro no hacer ruido y bajar lentamente, tal vez sería mejor ir por la puerta como todas las personas, después de todo ellos ya se habían alejado. Una vez pudo bajar se miró las manos, se había encargado de limpiar ese lugar escuchando las quejas de Jester. No limpio bien al parecer, tenía un poco de negrura en las yemas de sus dedos. Fue cuando penso en ponerse algo más abrigador, así lo hizo, tomo su gabardina de mangas largas. Después de todo, no soportaba el frío.

Salió de ahí en camino de los pequeños, ahora, en el bosque, estaba en su territorio, con un eficaz salto, subió a una rama, eso la deleitaba, pero poco sería su emoción, escucho un gruñido. Su olfato empezó a notar algo extraño.

Llego junto con Lo y La enfrentándose a los depredadores, al principio se sorprendió gratamente de los pequeños guerreros, estaba sentada con las piernas cruzadas, notando lo muy bien que lo hacían solos al principio. Pertenecía a una manada donde los cachorros eran entrenados por sus superiores, por lo tanto, era natural que ella les dejara espacio.

Primer error” pensó la loba mirando cómo esos depredadores se acercaban a los pequeños poco a poco, rodeándolos mientras ellos se distraían “Son jóvenes” razono. Sin embargo, todo empezó a salírseles de control “Segundo error” se dijo, el tercero ya sería fatídico. Pronto sus ojos rojos empezaron a brillar, es que sólo imaginar que esas criaturas tocarían a los cachorros le hervía la sangre.

Una de esas hienas salto por encima de los pequeños para atraparlos entre sus fauces y garras.  Muy lento para Natalia que se dejó caer de la rama y lo atrapo de la cabeza, ella era pequeña pero lo que pudo agarrar lo había apretado con su mano hasta aplastarlo. Se pudo escuchar el chillido del animal mientras que en la mano de la loba se llenaba de su sangre. La verdad no quería matarlo, aunque se le hacía muy raro que estuviera esa especie en un lugar tan al norte (Sabía que ellos crecían realmente en la sábana), empero, eran hienas, un animal que no se daría por vencidos.

La fémina se colocó detrás de los infantes, mostrando sus colmillos filosos a los que querían hacerlos sus cenas. El siguiente animal ataco junto con otros abriendo sus fauces para atrapar un pedazo de piel. La chica le dio una patada al que iba a la izquierda usándolo como balón para que chocara con las atrás que venían a atacar.

La prioridad para la loba, era mantener a salvo a los menores. Así lo hizo, con una gran velocidad y destreza, tomo a ambos de la cintura, uno en cada brazo; dando un salto enorme para llegar a una rama. Una vez los dejo en ese lugar la joven se dejo caer nuevamente para quedarse en medio de las criaturas. Lamió sus dedos con la sangre de quién había herido.

-Hace mucho tiempo que no como carne- murmuro, mientras sus ojos miraban a sus agresores quienes la rodeaban, cómo si no entendieran que era más fuerte que ellos, pero pagarían su osadía. Ella se aseguraría de eso. Los movimientos de ella era rápidos, certeros, metiendo sus manos dentro del cuerpo del animal de manera tan agresiva que se escuchaban los huesos crujir, llenando el piso de un rojo vivo, junto con los intestinos, pulmones que ella había perforado, afanada con la caza de esas presas. Incluso había partido a uno a la mitad de manera repulsiva.

Si presas, ellas habían entendido de manera tardía la licántropo era la mayor cazadora de ahí. Pronto, chillando, se alejaron dejando a una ensangrentada albina mirado a la nada. Viendo los cuerpos violentamente destrozados... si ella no hubiera esado ahí los destrozados serían los pequeños. Fue cuando observo a los pequeños que estaban en el árbol. Su mirada escarlata los veía desde lejos. Fue cuestión de una milésima de segundos cuando Nat se encontraba en la misma rama, observándolos fijamente. Cómo un depredador lo hace con su presa.

- ¡No vuelvan a salir sin supervisión! ¡Aún son cachorros ¿en qué pensaban?!- les levanto la voz, sin embargo, después de eso se quitó su gabardina llena de sangre, los abrazo con firmeza, acariciándoles la nuca a ambos -No sé qué haría si les pasara algo, cachorros. Son muy importantes para mí- les susurro, cómo para tranquilizarlos, suspirando, intentando comprender que eran niños, que no querían causar problemas realmente.

-Está bien, vamos a casa - les susurro abrazándolos para bajar, ella no quería llenarlos de sangre, por ello no se puso esa gabardina, aunque estaba empezando a sentir el frío en sus huesos. Ignorando eso con todas sus fuerzas, había tomado sus manitas con ternura para dirigirlos a su hogar -Hice de desayunar, vayan a despertar a sus hermanos y a su padre- les anuncio una vez estaban a la puerta de la cabaña.





Mensajes : 11

Natalia Toscano
night

Volver arriba Ir abajo

Re: She's back...

Mensaje por Bad Wolf el Dom Ene 15, 2017 12:33 am

Los niños se encontraban indefensos, con La, muy agotada apenas pudiendo sostenerse de pie y Lo tambien diezmado, su fin era mas que inminente, sin embargo a ultimo momento Natalia hizo acto de presencia, acabando con aquellas hienas sin ningun problema y a una gran velocidad, los niños no parpadeaban para asi no perder detalle de aquella batalla o mejor dicho matanza, ya que las hienas dificilmente se podian llamar rivales para la licantropo. Finalmente cuando todo termino la mujer paso a reprender tanto a Lo como a La — lo sentimos mucho — dicen ambos al unisono para luego abrazar con fuerza a Natalia

— Solo queriamos ayudar un poco — dice Lo pero ambos son llevados por Natalia hasta la casa, caminando todo ese rato en silencio, La se notaba cansada pero podia caminar, sin embargo el joven Lo se encontraba bastante pensativo, de no ser por Natalia ambos habrian muerto, Lo no podria haber evitado su propia muerte y peor aun la de su hermana, llegaron ambos hasta la puerta de la casa y ambos asintieron ante las indicaciones de la licantropo, Lo fue hasta a habitacion de su padre comenzando a sacudir violentamente la cama

El cuerpo de Joker se sacudio hasta que cayo al piso de frente, poniendose de pie levantamente soltando un gran bostezo — que sueño mas extraño tuve, soñe que iba a un restaurante donde comia todo lo que podia y al final un gran terremoto ocurria sacudiendo todo jjajaja — rie meintras se acerca al pequeño Lo acariciandole dulcemente la cabeza — padre, Nata-san preparo el desayuno, vayamos a la mesa — dice tratando de poner su mejor sonrisa el niño, a pesar de por dentro seguir sintiendose frustado por lo sucedido.

Joker enseguida noto que algo pasaba pero tomo al chico levantandolo para colocarlo sobre sus hombros y asi fue bajando los escalones hacia la cocina. Por su parte, La, en el sotano estaba ayudando a despertar a Sledge quien poco a poco abrio los ojos ante la sonrisa de La, el gigante lentamente se puso de pie mirando a su hermana menor — La... estas muy cansada... ¿estas bien? — pregunta preocupado, pero la chica solo niega con la cabeza indicandole que no es nada y sujetandolo de la mano lo lleva fuera del sotano hasta la cocina, donde ya se encontraban Joker y Lo, ambos gemelos se sientan en la mesa, acto seguido tambien Sledge lo hace.

Joker se acerca a Natalia mirandola con una gran sonrisa, posa con firmeza su mano sobre el hombro de la joven apretandolo con fuerza y acerca sus labios al oido de la albina — la familia no es alimento Nat-chan — le susurra al oido dandole a entender que sabia lo que hizo, Joker aunque muchas veces habia mordido a Natalia, no habia ingerido su sangre ni su carne, aun sabiendo que esto le daria mucha fuerza y que las partes dañadas de su cuerpo se curarian a una velocidad asombrosa, Natalia era un miembro de la familia, Joker jamas usaria a un miembro de su familia para el bien propio — la proxima vez... —

Se interrumpe asi mismo y presiona con sus dientes la oreja de Natalia, sin llegar a cortar la piel, solo marcandole los dientes en esa sensible parte — te arrancare las orejas y no... no las comere... aunque van bien con papas a la francesa jajajaja — comienza a reirse para luego darse la vuelta y sentarse a la cabeza de la mesa, Joker voltea a ver hacia La notandola cansada — pondre algo de fuego en la chimenea La, asi despertaras creo no dormiste bien por eso estas cansada — Joker se pone de pie y de su gorro saca varios trozos de leña, demasiados... comienza a aborrotar la chimenea llenandola de madera

Acto seguido rocia con un poco de gasolina el interior de la chimenea, gasolina que claro tambien saca de su gorro, finalmente un fosforo y fuego... — ¡Ahhhhhhhhh! — un fuerte grito se escucha saliendo de la chimenea, Jester, comienza a quemarse por lo que sale por la parte superior de la chimenea para lanzarse hacia la nieve logrando asi apagar el fuego, a los pocos minutos entra por la puerta con toda su ropa y cabello chamuscados, ademas de haciendo muecas de dolor a cada paso que daba — eso... dolio... MUCHO — dice lentamente mientras camina hasta la mesa sentandose — ¿que hay de comer?, huele bastante bien... ah no esperen es mi piel quemada jajajaja — comienza a reir mientras los niños tampoco pueden evitar reir un poco ante las palabras de Jester

— Nat-chan, no estoy seguro si ya conoces a Jester, uno de mis hijos, se encontraba con sus otros hermanos mayores muy lejos, pero vino de visita, se llevaran bien — dice sonriendo para luego hacerle una señal a Natalia para que se siente a su derecha — es una chica encantadora... aunque algo joven para ti padre — sonrie un poco dando un trago a su bebida mientras observa a Joker, quien da una prueba a su comida — esto esta perfectamente cocinado... pero tu Jester creo que te falta cocinarte mas, aun tu piel esta en su lugar jajajaja — bromea a lo que Jester solo comienza a reir tambien mirandolo — ¿lo crees asi padre?, sabes tengo unos juguetes nuevos que quiero mostrarte —

— Yo quisiera verlos — en ese momento entra por la puerta Kuriban junto a su compañero Piroro sobre su hombro, ante esto Jester casi se atraganta mirandolo — espero no interrumpir pero trajimos algo para los jovenes — el pequeño mago de traje verde se acerca flotando hasta La, entregandole una pequeña botella con un liquido azul en ella — un mago nunca debe gastar toda su energia, debe tener siempre incluso al final del dia — dice en rima mirando a la joven — lamento eso maestro, pero debia salvar a mi hermano — Kuriban se acerca al joven Lo entregandole una nueva mascara de metal — no te sientas mal... esos animales no eran normales mi joven aprendiz, pero recuerda esa impotencia y usala para ser mas fuerte —

— Si... maestro — dice Lo sintiendose un poco mejor luego de esas palabras, el hombre de la mascara lleva ahora su vista hacia Joker — vi los cadaveres, esos animales eran de Slevin, alguien los libero  — en ese momento Joker comienza a reir — estas loco Kuriban, solo Slevin puede liberarlos ni siquiera yo puedo — Kuriban camina hasta la salida seguido de Piroro quien flotando se monta sobre su hombro — seguiremos investigando, buen provecho — dice tranquilo para luego salir tan pronto como se fue — esos dos traman algo — dice Jester con la boca llena de comida mientras sus finos hilos salen de la habitacion hacia sus juguetes haciendo que estos se pongan de pie para atacar tanto a Kuriban como a Piroro, pero... en menos de un minuto sus quince robots terminan explotando o cortados en pedazos — Lo intente jajajajaja — rie mientras vuelve a comer como si nada pasara.


Mensajes : 14

Bad Wolf
erotique

Volver arriba Ir abajo

Re: She's back...

Mensaje por Natalia Toscano el Dom Ene 15, 2017 3:54 am

Después de que los pequeños fueron a levantar a su familia para comer, la albina camino por el lugar, buscando ropa para ella, lo cierto es que había llegado sin nada ahí, tenía sus ropajes ensangrentadas. Su cuerpo reaccionaba ante la necesidad de encontrar lo que necesitaba, pero su cabeza daba vueltas ante la respuesta de los cachorros. Jamás pensó que los seres que representaban la ternura y la energía de esa manada se sintieran como si no fueran nada.

¿Cómo se les metió esas ideas, siendo tan jóvenes? Tal vez los tiempos habían cambiado. Tal vez no se percataba que los niños crecían y también querían interactuar con la familia. La verdad es que ella no pensó que eran inútiles en ningún momento. Debía tener una charla con ellos antes de que hagan un acto imprudente.

No encontró mucho sólo una sábana, ella siempre había hecho sus trajes así que tomando la costura que antes había tomado para hacer tu tatuaje en el brazo; y tijeras hizo algo improvisado. Parecía más un vestido de tubo y mangas largas; muy grande para ella, empero, enfatizo su cintura con un listón hecho por la misma tela. Sus hombros estaban descubiertos, se podía ver su clavícula blanca, era demasiado ligero. Necesitaba hacerse más prendas, no podía estar por ahí sin ropa interior.

Una vez verifico que le quedaba bien, se dio una ducha para quitarse la sangre ya seca y congelada de su piel, el agua caliente le ayudo tanto a quitarse, sólo por un momento; el dolor que se encontraba en su alma. Relajándola. En ese instante ya no había abandono, tristeza, depresión, sólo un poco de paz.

Se estaba secando el cabello con una toalla cuando llego al comedor, realmente ella tenía más sueño que hambre, sobre todo con la ducha que se dio, puesto que había la había adormilado; pero se mantenía firme, tampoco confiaba en Joker para cuidar a los cachorros ahora que había despertado en ellos la necesidad de sentirse útiles y aventureros.

Parece estar bien, parece que de mejor humor” pensó la albina al ver al pelirrojo, quién al verla le sonrió, acercándose. Esto hizo que diera instintivamente un paso hacia atrás. Entonces vio a los infantes, se tenía que mantener completamente calmada, pero no lo estaba; aunque su rostro frío no daba señales de nada. Estaba asustada de sólo tenerlo frente a ella, sin embargo, aparentar siempre fue uno de sus habilidades más fuertes.

La mano de él se posó en su hombro desnudo apretándolo con tanta fuerza como para causarle dolor. Los dientes de la fémina apretaron la mordida, intentando mantenerse quieta, puesto que esa era la orden del arlequín con esa acción. No hay que sentirse mal, ella era una licántropo, era una forma clara de dar órdenes en su manada. Intimidándola.

— la familia no es alimento Nat-chan —

Los ojos carmines se sobre abrieron llenos de sorpresa, patitiesa, espantada, eso le daba a entender que se dio cuenta de sus intenciones, creyó por un momento que no era el lugar adecuado para hablar sobre ese tema. Hubiera preferido que fuera algo más privado, empero… Joker no sabía mucho sobre “sutilezas” mucho menos con “discreciones”. Mordió su labio inferior mientras agachaba ligeramente la cabeza sin saber bien que decir, quería morderse para poder controlar sus emociones, pero no, no podía frente a él.  

-Yo, preferiría hablarlo en…- musito lo más bajo que pudo para no llamar la atención.

— la proxima vez... —

La bailarina se sorprendió cuando este se acercaba cada vez más, empezó a temblar con ligereza, sintiendo su aliento en su oído, estremeciéndose en sus manos, fue cuando la mordió. Tal vez Joker no lo sabía, hizo algo imprudente como era su costumbre, pero para una licántropo esa mordida fue un mensaje oculto que la sonrojo de inmediato “Recuerda, tú eres mía”. Su corazón grito ante la acción y sus piernas se querían volver gelatina, apenas si pudo suprimir su gemido, reemplazándolo con una inhalación ruidosa y avispada. Qué bien, pudo disimular frente a los niños colocando un puño sobre sus labios cómo si hubiera tosido.

-te arrancare las orejas y no... no las comere... aunque van bien con papas a la francesa jajajaja —

Después de eso dio una vuelta y se desplazó felizmente a su respectivo lugar, la doncella aún se mantenía quieta dando un giro de 180 grados sobre su propio eje, intentando dar a entender que estaba viendo por la ventana. Sus ojos se perdieron por la nieve, desilusionándose casi al instante. No concebía que se portara como una chica frente a su ídolo adolescente.

Joker no entiende de esto. Él sólo actúa por algo que aun no comprendo. No debo tomarlo como si fuera parte de mi manada” se regañaba, desengañaba, se insultaba internamente, sus ojos rojizos se perdían en la mañana que anunciaba casi 26 horas sin dormir “No soy parte de su familia, yo tengo la mía… que sé… algún día me van a aceptar” pensó para luego deprimirse, como siempre, aunque tenía esa esperanza dolorosa, una muy pequeña que siempre había guardado en su memoria. Tampoco pensó que lo que había hecho era algo malo, sentía que era como pagar algo que había hecho y reparar lo que había roto, si eso ayudaba ¿Por qué no usarlo? Quería decirle todo eso al bufón. No pudo, no frente a los pequeños.

Un grito interrumpió su martirio diario, girando nuevamente para ver a Jester entrando por la puerta. Ver sus quemaduras y la chimenea prendida le dio una idea de lo que había sucedido, pero no le daba risa, ella tenía muchos problemas internos cómo para poder tener sentido del humor.

— Nat-chan, no estoy seguro si ya conoces a Jester, uno de mis hijos, se encontraba con sus otros hermanos mayores muy lejos, pero vino de visita, se llevaran bien —

La albina observo a los dos, estarían uno a cada lado de ella y eso la mortificaba de sobremanera. Coloco su mano sobre su cabeza, intentando aparentar que se sentía mal, de hecho estaba muy cansada. Si podía dormir unos minutos siquiera, lo agradecería, no pedía más que eso. Pero no. Quería hablar del tema con el pelirrojo, intentar negociar. Entre otras cosas hablar con los pequeños para dejarlos más tranquilos.

Se sentó al lado de Joker, enfatizando lo poco que podía importarle estando a su lado. Actuando con su acostumbrado aplomo. Sin embargo, el comentario de Jester la incomodo, se había llevado un bocado a la boca de inmediato, aunque no cambio su actitud. Permaneció así hasta que llegaron Kuriban y Piroro, quienes ayudaron a reconfortar a los cachorros. Eso le alegro y le fastidio un poco ¿Cómo sabían lo que había ocurrido exactamente con las hienas? ¿Qué quería decir que eran mascotas de Slevin? ¿De qué llave estaban hablando? ¿De qué se trataba todo eso? Sonaba todo tan alarmante y estaba molesta puesto qué, parecía ser la única preocupada por la situación. Se levantó de la mesa, dando por enterado que había terminado de comer, que, siendo realistas, no era ni la cuarta parte de lo que antes ingería.

No quiso decir nada, estaba cansada y esa sensación de sentirse ajena, la aquejaba, no era que ella quería que fuese así. Simplemente su psiquis apuntaba que su única familia siempre había sido de sangre. Cómo se había dicho antes, ella, no compartía lo mismo que los integrantes de esa enorme manada. Ella se sentía más como una visita, cómo algo que, aunque intentara mezclarse no podría. Con lo anterior dicho ¿Cómo meterse en una plática en donde ella no pertenecía? Llena de indignación, resignación y enojo se dedicó a hacer cualquier cosa para no pensar en ello. Sólo rezaba para que alguien la informara.

Una vez todos habían comido, ella se encargó de lavar y limpiar todo. No se quejó en ningún momento. Incluso había hecho de comer, siempre cosas sencillas, esta vez sopa con verduras que había encontrado en la alacena y carne. No sabía cocinar, pero había aprendido un poco en su estadía en Rusia. Hizo una gran cantidad, por lo tanto, el tiempo de cocción la ayudaba a terminar sus quehaceres, entre ellos limpiar el único atuendo que tenía decente, junto con ropa de los integrantes.

En un momento se tocó la frente, 37 horas sin dormir, el dolor de cabeza iba y venía, dando a entender que su cuerpo estaba cansado, pero ella no podía descansar. Sus ojos estaban ardientes a pesar de ser un licántropo seguía siendo un ser vivo, uno que dependía de comer, dormir, beber entro otras cosas.

La bailarina pronto termino, mientras los pequeños le ayudaban en cosas simples como doblar la ropa, darle la ropa para tenderla. Hacer las galletas para el postre. Al final ellos le buscaron telas para que la peliblanca pudiera hacer sus atuendos, no eran tan agraciados puesto que no tenía una máquina para coser, pero eran lo suficiente para poder tener algo al día siguiente.

Nuevamente de noche, se había asegurado de que los pequeños se habían aseado, Slegde no se escapó de ese deber, se lavaron los dientes y ella cepillo su cabello cariñosamente, incluso con el más grande los tres ayudaron a realizar esta tarea.

-Cachorros- les dijo con voz seria, mientras escogían un libro. Este se trataba del patito feo, nada agradable para la albina, puesto que podía remover sentimientos que ella quería ocultar. Podría hacerlo claro, pero la carcomería por dentro -Sé por qué hicieron lo de la mañana. Los entiendo perfectamente Lo, La- Volteo a ver al gran hombre de cabello largo -También escucha pequeño Slegde- la doncella suspiro, para mirar las páginas del libro que tenía entre sus piernas, puesto que ella se encontraba sentada en el pie de la cama de uno de los pequeños.

-Están en su etapa donde piensan que necesitan hacer algo y aventurarse. Eso es natural, eso de demostrar su valía cómo una cachorra que yo conocí hacía mucho tiempo - no los miraba a los ojos, sólo daba la vuelta a la página del escrito -Ella era muy vivas cómo ustedes, tenía emociones tiernas y una sonrisa, supongo, tan “energentizante” como las suyas- hizo una pequeña pausa, para volver a girar la página del libro -No tiene nada de malo demostrar nuestra valía, pero debemos de responsabilizarnos de nuestras acciones. No porque hoy no sepan pelear como los mayores, significa que jamás lo serán. Eso es falso, cuando sean mayores serán poderosos y podrán defender el exterior de este hogar. Todo a sus tiempos cachorros. Ahora necesito que cuiden el interior del hogar. Sé que no lo entenderán al ser pequeños y no hablo de hacer aseo – la de cabello blanco se quedó en silencio, tal vez sería más fácil si ella les habla con un ejemplo, no quería causarle un conflicto más grande a dos pequeños, aun así, pensaba que era lo correcto para ellos, así evitar una catástrofe con otro atentado.


La fémina se levantó, tomo un lápiz y un papel, empezó a dibujar algunos círculos en lugares estratégicos de la libreta, dejando que los pequeños (Slegde también es un pequeño para Nat) se acercaran para ver el ejemplo que ella intentaba explicar.

-Una manada, siempre será compuesta por varios miembros que se portan como uno- explico mientras hacía algunas flechas -El líder normalmente es el cerebro, pero él no actúa solo, hay ancianos, generales y segundos al mando que guían su valentía y fortaleza, con sabiduría e información; ayudándolo a tomar decisiones- Hizo el dibujo de un grupo de personas en círculos -Esta también el estómago, los recolectores de comida que ayudan a abastecer para alimentar al pueblo, los riñones que serían los que curan a los heridos de enfermedades y heridas. La piel que son los constructores que ayudan a hacer las aldeas, escondites, trampas, etc. Los Sueños que son los hombres que se dedican a contar historias fantásticas o verídicas. Están los músculos que son los guerreros, los ojos que son los espías, los huesos que son los maestros que entrenan- la chica termino su dibujo para dejar el de en medio vacío -Bueno, hay igual muchas otras cosas que hacen una manada, pero mi padre siempre decía que lo más importante era el corazón- Nat entonces dibujo a La, Lo y Slegde en medio -La razón por la cuál se une todo. Tener juntos a un grupo de seres que piensan diferente o que hacen las cosas distintas no es fácil, deben tener un motivo, sin esto… la manada se disolvería y el ser uno no tendría sentido- explico, jamás había hablado tanto antes.

Tardo unos minutos en continuar, hablar de su pasado la lastimaba en lo más profundo de su pecho y tenía que mantener calma para no sentir esa terrible depresión que no podía dejarla.

-Su misión, pequeños, por ahora, es cuidar de esta familia por dentro. Por ejemplo, si ven a Jester hacer algo que no está bien, venir y avisarnos a nosotros. Por ahora son los guardianes de esta familia en su interior. Si pasa algo raro, advertirnos. Cuándo yo sea grande y vieja. No podré hacer nada pero ustedes si, entonces se cambiaran los papeles, es el siglo de la vida ¿Entienden?- la chica no quiso escuchar respuesta, sólo los dejo un minuto, sin voltear a verlos, sin siquiera insistir. Pasaron unos segundos en donde, escogió otro cuento y empezó a leerlo para ellos, no paso mucho tiempo para que se durmieran.

Los acurruco a todos, incluso a Slegde con un poco más de esfuerzo y se dirigió a la sala, puesto que se quedaría despierta mientras todos dormían, otra vez. Temblorosa, cansada, descompensada, se sento en el sillón abrazando sus piernas, pensativa en sus recuerdos, no sabía si tenía una habitación para poder llorar pero no tenía tiempo para eso, debía cuidar a la pequeña manada que había roto; y sus emociones no le permitían darle tal emoción. Ahora que lo pensaba, no había visto a Joker desde ya mucho rato y quería hablar con él.

Lo busco por todos lados, pero ni él, ni Jester estaban. No dijo nada, se quedo muda por unos instantes, juraba haberlos visto incluso en su historia. Aunque también sólo era el deseo de sentir la calidez de una familia cerca que la hizo tener esas visiones. Tomo una hoja de su cuaderno, si no lo podía ver podría hacerle una carta ¡Qué idea más genial! Así podría expresarse cómo ella quisiera sin la preocupación de su presencia.

La joven empezó a escribir grácilmente:

Joker.

Intente hablar contigo, frente a frente. Sin embargo no pude encontrarte, por ende, te escribo esto, qué, en sí, yo quería hablar contigo a solas, sin la presencia de los menores.

Quiero que me uses para ayudar a tu familia. Recuerda que no soy parte de ella, soy una extranjera que si puede ser de ayuda para ustedes no te deberías preocupar, mi habilidad de regeneración podría ser beneficiosa para todos. Yo tome esta decisión y no me parece una mala idea si así puedo volver a unirlos. Te pido, tomes en cuenta esto y tomes la mejor decisión para tu manada.

Natalia


La chica se auto felicito al ser tan directa y concisa por primera vez con el pelirrojo. Suspiro doblándola y dejándola en el buro del cuarto donde ella había designado que dormiría el pelirrojo. Se dirigió entonces a la salida del cuarto, cerrando despacio la puerta, pero poco a poco empezó a arrepentirse.





Mensajes : 11

Natalia Toscano
night

Volver arriba Ir abajo

Re: She's back...

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 10:07 pm


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.