Rol World
Foro lleno de historias y agradables sorpresas. Es una Comunidad dedicada al rol y a la diversión en general, un Foro donde podrás encontrar diversos temas que sin lugar a dudas te llamarán la atención. Tendrás la oportunidad de descubrir una serie de ambientaciones que están hechas para aquellos usuarios que buscan exprimir al máximo la historia y el desarrollo de su personaje. Habrá ambientaciones para todos los gustos, desde aquellas basadas 100% en algún anime en particular hasta otras con historias mucho más originales y creadas especialmente para Rol World. Pero también tendrás la oportunidad de crear tus propios temas de rol en donde tú eres el que dicta las reglas y define la trama. En Rol World se puede llegar muy lejos solo con respeto, dedicación y ganas de divertirse. ¡Ayúdanos a mantener este pequeño mundo lleno de rol!
Últimos temas
» UNA DEUDA QUE PAGAR
Hoy a las 10:28 pm por Yumiko Salvatore Fujioka

» Ladrones de guante blanco
Hoy a las 9:46 pm por Lilith-sama

» ¡Mi Ficha!
Hoy a las 12:52 pm por Nara Mcgarden

» Saludos desde mi asiento. [Priv. Dark Angel]
Hoy a las 7:34 am por dark angel

» Un deseo al demonio.
Ayer a las 11:56 am por BlueCherry

» Ficha-Yumiko Fujioka
Ayer a las 12:24 am por Yumiko Salvatore Fujioka

» Registro de Clubes
Ayer a las 12:10 am por Yumiko Salvatore Fujioka

» Cuenta hasta diez y besa [Juego]
Jue Dic 14, 2017 1:53 pm por BlueCherry

» Pleasure at circus
Miér Dic 13, 2017 7:39 pm por Lilith-sama

» RE: REGISTRO DE CLUBES
Mar Dic 12, 2017 4:18 pm por TheCrowor

» RE: REGISTRO DE CLUBES
Mar Dic 12, 2017 4:14 pm por TheCrowor

» RE: REGISTRO DE CLUBES
Mar Dic 12, 2017 4:13 pm por TheCrowor

» La chica del cabello Rosado (Priv Dark Angel)
Dom Dic 10, 2017 8:56 am por dark angel

Staff
Justice
Administrador
Perfil | MP
Kuro
Administradora
Perfil |MP
Dark Angel
Mod. General
Perfil | MP
Mod
Mod. General
Perfil |MP
Mod
Mod. General
Perfil | MP
Afiliados
Hermanos

Directorio/ Recursos
Bad Apple! Codes

Élite 0/40
Crear foro
Créditos
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best editado por Kuro, Agradecemos a Nymphea por sus codigos. Este Foro es idea propia del Satff. Las historias asi como los personajes de cada uno de los roles pertenecen a los usuarios que los publican. Las imagenes no nos pertenecen, fueron tomadas de Internet, editadas por el Staff.
Shiki Topsite!

“¿Quien puede juzgarme por enamorarme de lo que jamás se me ha permitido probar? La felicidad misma. Hades y Perséfone.

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Todo Público “¿Quien puede juzgarme por enamorarme de lo que jamás se me ha permitido probar? La felicidad misma. Hades y Perséfone.

Mensaje por MokaLatte el Dom Ene 29, 2017 4:06 pm

Titulo: “¿Quien puede juzgarme por enamorarme de lo que jamás se me ha permitido probar? La felicidad misma. Hades y Perséfone.
Genero: Romance, secuestro, fantasía mitológica, drama psicológico, acción posible hentai.

Trama: Nuestro trama, habla acerca de una historia tan interesante como emotiva. Perséfone, Vivía en un bosque lejano, en cuyos lindes se abría la espesura, rodeada de otras ninfas como ella, hijas de dioses o de dios y mortal. Con ellas jugaba y se crió, siempre bajo la vigilancia de su madre, que era toda ternura con su pequeña hija.

 Perséfone creció feliz entre juegos, risas, cantos y bailes. Pero no todo podía ser hermoso (¿qué historia no tiene mezcla de risas y lágrimas?) y resultó que un día en que Hades, señor de los infiernos, se encontraba paseando por los límites de sus terrenos, se acercó demasiado a esa espesura en la que acababa el bosque, hogar de Perséfone. La vio, teniendo todo lo que él no tenía, esa gracia, esa vitalidad... y se enamoró, insistiendo en casarse con ella. En este punto, las historias se mezclan, hay quien dice que Zeus, el padre, no queriendo tener problemas con el amo de los infiernos, dio su consentimiento a la boda, sin dejarse ablandar por las súplicas de Deméter o las lágrimas de su hija. Otros cuentan que fue el propio Hades el que acabó urdiendo un plan por el que su amada bajaría a su reino, ya que él no podía abandonarlo. Y fue así que encantó una de esas flores que tanto le gustaban a la protagonista de nuestra historia, así que cuando ella se acercó un día que recogía flores para hacer una diadema, la flor encantada la engulló haciéndola descender al hogar de Hades.

Fueron días muy duros para Perséfone, que vio desaparecer todo aquello que amaba: las flores, el verdor del césped, las gotas de rocío con las que lavaba su cara al salir el sol... Al principio se mostró reticente incluso a entablar ninguna conversación con Hades, y se escondió en su mundo de recuerdos, pero según pasaban los días el enfado y la negación dieron paso a una resignación triste. Hades había ya dispuesto todo para su boda, y llegado el día, Perséfone, ya sin lágrimas por todo lo que había llorado, dio el "sí, quiero", a su raptor. Algunos dicen que debería haber aguantado más... pero a veces la desesperanza es el peor de nuestros enemigos.

Mientras tanto, Deméter buscaba a su hija desesperadamente. Durante 9 días y 9 noches recorrió cada rincón de la tierra buscándola, hasta que el décimo día, el Sol, que todo lo ve, decidió contarle lo que había visto, la joven recogiendo flores y la tierra engulléndola. Deméter enfureció y dejó la tierra, que sin su presencia se quedó estéril y vacía, nada crecía ya en ella. Marchó a hablar con Zeus para que le exigiese a Hades que devolviera a la muchacha. Pero cuando Zeus iba a tomar cartas en el asunto era demasiado tarde y ya Perséfone se había casado con Hades, comiendo perlas de una granada en el pequeño banquete que hubo tras la boda, sin saber que la granada es la fruta del inframundo, que la retendría allí para siempre.

Pero todo esto no arredró a Deméter, que acabó bajando por su propio pie al mismo Infierno, tras cruzar la laguna Estigia, y sin temer al perro Cancerbero, fiel seguidor de Hades y guardián de las puertas infernales. Y allí, frente a frente con Hades, repitió su intención de recuperar a su hija y de permanecer en el infierno hasta que ella regresara a la tierra con ella. 

Entretanto, Perséfone llora continuamente, negándose a comer o beber los manjares que Hades le ofrece. El dios se preocupa por la salud de la joven, pues como una flor, se va marchitando poco a poco. Sabe que tiene que dejarla ir, pues ella se esta dejando matar; por lo que, Hades se acerca a Perséfone y le comunica que él la dejará en libertad pues ha visto que ella sufre y su madre llora por ella. Esta decisión le rompe el corazón a Hades, pero la ama tanto que prefiere dejarla regresar con su madre a verla morir. Entonces Perséfone deja de llorar y decide dar un paseo mientras Hades hace los preparativos necesarios para su viaje. Perséfone; la cual  prodiga tiernas caricias a un dios cruel y despiadado.

Viendo Zeus que la tierra agonizaba sin Deméter en ella, que las flores se negaban a crecer, los pastos amarilleaban y hasta los animales dejaban de tener crías, se puso esta vez de parte de Deméter, y así acabaron llegando a un acuerdo con Hades. Perséfone pasaría medio año con él en el mundo de los muertos, y el otro medio con su madre, bajo el sol, y esta solución intermedia fue la que finalmente aceptaron todos, llegando Perséfone a reinar junto a Hades (y se cuenta que a interceder por los vivos en más de una ocasión) la mitad del año en que vivían juntos.
Es por esto por lo que la mitad del año, todo florece y llega la primavera, personificada en Perséfone, y la otra mitad, aquella en que vuelve al hogar de Hades, llega el frío, las lluvias y las nieves, ya que ella ha marchado y su madre la extraña y llora, regando los campos con nieve y hielo. Y así es como nosotros, los humanos, tan lejos de dioses, diosas y héroes, acabamos recibiendo las consecuencias de sus actos, siendo esta vez la secuencia de estaciones lo que nos llega de toda esta historia.

Así son los mitos y así crecen las leyendas peor bajo nuestra mano cualquier cosa puede cambiar… inspirados en esta hermosa historia crearemos nuestra propia versión del típico amor imposible entre la vida y la muerte.

Ficha de personaje:
Nombre: Hades Caduceos
Edad: ¿Es un chiste no?...a un dios no se le pregunta eso.
Raza y cargo: Dios del inframundo.

Descripción psicológica: todos pueden decir de mi lo que quieran todos se vanaglorian culpándome de sus males ¿Cómo si yo fuera feliz… recibiendo todas sus maldiciones? Todo requiere de orden lamentablemente a mi me toco darle orden al inframundo. Me considero alguien justo que vela por lo que es suyo y defiende lo que considera propio… los héroes vienen a invadir mi espacio para rescatar a sus amadas… ¿acaso no es hora de aceptar que la muerte es el final y que deben superarlas? Y aun así me pitan como el villano ¿Por qué por querer mantener las cosas en su lugar? Si ser justo y respetar las reglas me hace cruel y despiadado pues entonces lo seré… soy incluso mejor regente que mis hermanos por que en el inframundo las guerras jamás eclosionan.

Inteligente analítico, se guardar silencio cuando es requerido… observador y negativo ¿Cómo no ser negativo y deprimente? Cuando estoy condenado a una vida en solitario soportando el sufrimiento de las almas en rededor… estoy triste… lo estoy peor con los años me he adaptado bien a vivir así que ya no lo note ha pasado a ser parte de mi, soportar mi entorno endurecerme para que los demás no me afecten. Para que puedan seguirme culpando del orden natural de las cosas… ¿un cambio? Si un cambio mejoraría todo en mi vida por que es que acaso ¿no tengo derecho yo de anhelar un poco de alegría?

Irónicamente el dios del inframundo más que malvado y despiadado es depresivo, negativo y abrumadoramente melancólico. Vean en el alguien muy solitario y rosando lo lúgubre. Pero actúa mas como un asesino serial se escoden en su soledad, para ser uno de los mas sanguinarios torturadores, Es el más desequilibrado emocionalmente padece una depresión crónica extrema lo que no hace darle valor a nada ni  nade ni siquiera a el mismo, usa la tortura como desquite para con el odioso mundo que lo rodea, es muy egoísta aunque las cosas materiales le dan igual, pero se empeña mucho en recuperar algo de emoción en su vida que sin duda le hace mucha falta a este pobre ser.

Jamás esperen verlo reír, si alguien despreocupado obsesivo compulsivo con muchas cosas, maniático inquieto… y ansioso le gusta acechar  su presar y va directo a lo que quiere no es de los que juega previamente con ellas por que sabe que emocionalmente es el mas propenso a sentir compasión por su victima he incluso amor. Si quieres algo que tras un largo y cruel sección de tortura llore y se arrepienta de  sus actos quedado a tu merced hades es uno de ellos pero debido a que es un dios es imposible de matar pero si consiguen enamorarlo puede ser un ser muy posesivo adictivo y celoso llevara su amor hasta limites inconmensurables y peligrosamente sádicos.

Es alguien lujurioso, descarga su nivel de estrés en la posesión sexual suele coleccionar esclavas y tomarla hasta su muerte pero justo como no confía en ellas, las tiene siempre encadenas y sin siquiera poder recibir luz, se encarga el mismo de asearlas darle de comer y cundirlas como si realmente fuera su colección propia, es callado y a menudo su semblante se ve decaído o muy inexpresivo, cada vez que pierde una de sus esclavas la llora y la lamenta como si de una verdadera amada se tratara, no le gusta llamar la tención y prefiere pasar desapercibido en las sombras. Es alguien muy sensitivo. El dios del inframundo, un dios feroz y despiadado al que no se le aplacaba ni con plegaria ni sacrificio, acaso es un pecado tan grande que alguien como relatan soy pueda sentir amor… si es así he cometido el mayor de mis males por que ahora… me encontró enamorado.

Breve Historia  y su Reino (lugar donde se lleva a cabo gran parte del rol): Hades es el mayor hijo varón de Cronos y Rea. Según el mito, él y sus hermanos Zeus y Poseidón derrotaron a los Titanes y reclamaron el gobierno del cosmos, adjudicándose el inframundo, el cielo y el mar, respectivamente; la tierra sólida, desde mucho antes provincia de Gea, estaba disponible para los tres al mismo tiempo. En la mitología griega, Hades (el ‘invisible’), el dios del inframundo, era un hijo de los Titanes Cronos y Rea. Tenía tres hermanas, Deméter, Hestia y Hera, así como dos hermanos, Zeus (el menor de todos) y Poseidón. Juntos constituían los seis dioses olímpicos originales.

Tras hacerse adulto, Zeus logró obligar a su padre a que regurgitase a sus hermanos. Tras ser liberados, los jóvenes dioses, junto a los aliados que lograron reunir, desafiaron el poder de los dioses mayores en la Titanomaquia, una guerra divina. Zeus, Poseidón y Hades recibieron armas de los tres Cíclopes como ayuda para la guerra: Zeus los truenos, Poseidón el tridente y Hades un casco de invisibilidad. La noche anterior a la primera batalla, Hades se puso su casco y, siendo invisible, se infiltró en el campamento de los Titanes y destruyó sus armas. La guerra duró diez años y terminó con la victoria de los dioses jóvenes. Tras esta victoria, según a un único pasaje famoso de la Hades y sus dos hermanos menores, Poseidón y Zeus, echaron a suertes los reinos a gobernar. Zeus se quedó con el cielo, Poseidón con los mares y Hades recibió el inframundo, el reino invisible al que los muertos van tras dejar el mundo, así como todas las cosas bajo tierra. 

Fue así como los tres hermanos se convirtieron en los dioses supremos de la cultura griega. Y como hades termino desdichado rodeado de solo muerte… ¿Qué injusto no creen? A veces la suerte no esta de nuestra parte. Pero es aquel donde la ilusión colmara el triste y desesperanzado corazón de un hombre incomprendido.

En los antiguos mitos griegos, el reino de Hades es la neblinosa y sombría morada de los muertos (también llamada Érebo), a la que iban todos los mortales Muy pocos mortales podían abandonar este reino una vez que habían entrado.
Había varias secciones en el Hades, incluyendo el Elíseo, los Campos de Asfódelos y el Tártaro. Los mitógrafos griegos no son totalmente consistentes sobre la geografía del más allá. Un mito completamente opuesto sobre la otra vida concierne al Jardín de las Hespérides, con frecuencia identificado con las Islas de la Bendición, donde podían morar los héroes bendecidos.

Para los helenos, los fallecidos entraban al inframundo cruzando el río Aqueronte, porteados por Caronte, quien cobraba por el pasaje un óbolo, pequeña moneda que ponían en la boca del difunto sus piadosos familiares. Los pobres y quienes no tenían amigos ni familia se reunían durante cien años en la orilla cercana. Los griegos ofrecían libaciones propiciatorias para evitar que los difuntos volviesen al mundo superior a «perseguir» a quienes no les habían dado un funeral adecuado. El otro lado del río era guardado por Cerbero, Más allá de Cerbero, las sombras de los difuntos entraban en la tierra de los muertos para ser juzgadas.

Los cinco ríos del reino de Hades y su significado simbólico eran el Aqueronte (el río de la pena o la congoja), el Cocito (lamentaciones), el Flegetonte (fuego), Lete (olvido) y Estigia (odio), el río sobre el que incluso los dioses juraban y en el que Aquiles fue sumergido para hacerlo invencible. El Estigia formaba la frontera entre los mundos superior e inferior.

La primera región del Hades comprendía los Campos de Asfódelos, descritos en la Odisea, donde las almas de los héroes vagaban abatidas entre espíritus menores, que gorjeaban a su alrededor como murciélagos. Solo libaciones de sangre ofrecidas a ellos en el mundo de los vivos podían despertarlos durante un tiempo a las sensaciones de humanidad.

Más allá quedaba el Érebo, que podía tomarse como un eufemismo para el Hades, cuyo nombre era temido. Había en él dos lagos: el de Lete, a donde las almas comunes acudían para borrar todos sus recuerdos, y el de Mnemósine (‘memoria’), de donde los iniciados en los Misterios preferían beber. En el antepatio del palacio de Hades se sentaban los tres jueces del Inframundo: Minos, Radamantis y Éaco. Allí, en el trivio consagrado a Hécate, donde los tres caminos se encontraban, las almas eran juzgadas, volviendo a los Campos de Asfódelos si no eran virtuosas ni malvadas, enviadas al camino del tenebroso Tártaro si eran impías o malas, o al Elíseo (Islas de los Bienaventurados) con los héroes «intachables». En los Oráculos sibilinos, un curioso batiburrillo de elementos grecorromanos y judeocristianos, vuelve a aparecer el Hades como morada de los muertos.

Datos extras:
*Hades también era llamado Plouton, nombre que los romanos latinizaron como Plutón. El término «hades» en la teología cristiana (y en el Nuevo Testamento) es paralelo al hebreo sheol (שאול, ‘tumba’ o ‘pozo de suciedad’), y alude a la morada de los muertos. El concepto cristiano de infierno se parece más al Tártaro griego, una parte profunda y sombría del Hades usada como mazmorra de tormento y sufrimiento

+Gustos: 
+Se suele regocijar de ver el sufrimiento de los demás.
+Que los números de muertos y al más en el inframundo crezcan.
+Le tiene un especial afecto al cerbero…
+Admirar la vida y alegría aunque sea a lo lejos.
+Ver que sus hermanos fracasan y pierden batallas.


-Disgustos:
-Estar solo… la soledad le ha amargado y ha hecho de el lo que no es.
-Que le desobedezcan o le lleve la contraria… demasiado tiene con calarse suplicas y ruegos innecesarios.
-Los héroes que no se resigna a ver su doncella muerta y perdida… ¿Qué es el amor? Por que se arriesgan tanto a ir a por ellas… si ahora están en su rio.
-Que quieran quitarle lo que el considera suyo.
-Los hijos de Zeus los considera cucarachas por que salen de todos lados… y parecen intocables.

Temores y manías: 
No es difícil imaginar el peor temor del reí de los muertos ¿Qué peor cosa puede pasarte que gobernar un mundo triste caótico? ¿Acaso el mismo no presencia los peores miedos cada día bajo el inframundo…? A nada le teme mas que seguir por la eternidad contemplando aquello // Jamás se había encaprichado con nada jama había anhelado o deseado algo como la belleza de el contraste de ver lo que el no tiene en ella… tu querida ninfa mía serás su pero manía.

Apariencia:


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
avatar
Mensajes : 1796
Localización : Hago muchas cosas, depende del día y hora.
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha

MokaLatte
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: “¿Quien puede juzgarme por enamorarme de lo que jamás se me ha permitido probar? La felicidad misma. Hades y Perséfone.

Mensaje por Irinev Slokeva el Dom Ene 29, 2017 8:10 pm



Nombre: Perséfone Koré.

Edad: Véala cuantas veces quieras, no lo creerás.

Raza: Diosa, Ninfa.

Descripción Psicológica:
Tan pura que el mismo blanco podría envidiar el tono de su alma, dulce niña llena de gracia, amorosa, alegre, emotiva, soñadora, gentil, sonriente y todas aquellas palabras desbordantes de belleza que alaban el don de ser en nuestra joven doncella, paz corre en sus venas y escurre por sus dedos como caricias encantadoras que emanan serenidad, compasión y delicadeza.

La representación de la inocencia, descuidada, infantil y en ocasiones hasta irresponsable, sobreprotegida por su madre no es de sorprenderse, sin embargo, no solo un bonito rostro le adorna, la joven es inteligente, habilidosa, curiosa e indagadora, se pasa los días dando vueltas entre el espeso bosque investigando cualquier cosa que llame su atención, simplemente no puede quedarse con la duda sobre algo que revolotea en su cabeza, tenaz, firme y testaruda, no es fácil hacerla cambiar de idea.

A pesar de ser de lo más tranquila también es ansiosa e hiperactiva, no es alguien que se pueda quedar quieta un largo tiempo sin recorrer el pasto con los pies descalzos, el estar encerrada la asfixia y como una flor sin luz de sol se marchita. Juguetona y graciosa siempre saldrá de ella alguna ocurrencia para amenizar sus alrededores con las risas de sus compañeras.

Directa, como una niña, no duda en decir de inmediato que algo no le agrada mientras patalea y hace berrinches, por el contrario, cuando le gusta, esbozar una espléndida sonrisa seguida del millón de maneras que ella tiene para dar las gracias, de las cuales la que más acostumbra a usar es regalar algunas de sus flores de su jardín.

Conocedora del significado de justicia, reconoce sus propios errores pero no está dispuesta a ofrecer una disculpa si no es quien ha metido la pata. Amante del orden y la perfección, según ella: “Belleza sin alguno de esos dos principios no es belleza.” O al menos, eso le han enseñado las flores.

Sensible, unos ojos tristes son suficientes para desencadenar en ella ese aspecto tan propio de benevolencia y sostener las manos del afectado entre un sinfín de palabras llenas de aliento y ternura, la niña de las flores, la exorcista de la desesperación, el miedo y la pena, no hay herida a la que sus palabras no le den cura.  

Timidez y desconfianza rara vez hacían temblar sus manos, pero en ocasiones ese extraño fenómeno podía hacerse presente en la joven doncella.

Apariencia Física:
De cabello largo, rojizo, el cual cae por su espalda, alborotado, adornando su rostro con un millar de risos por los lados, tiene unas cejas delgadas apenas notorias por su decolorado tono, más presentes, de tez extremadamente pálida, porta un par de preciosos y grandes ojos azules acompañados de unas largas pestañas risadas, con una nariz respingada con unas cuantas pecas así como en sus mejillas, de labios delgados y mentón pequeño, su cuello es delgado, así como su complexión en general, tiene las clavículas saltadas y sus senos no son muy grandes, su cintura es pronunciada a pesar de no tener las caderas muy anchas, los glúteos son firmes, circularmente moldeados, de pierna anchas hasta antes de las rodillas donde comienzan a volverse delgadas hasta los tobillos y sus pies donde las venas hacen acto de presencia a través de la delgada piel así como en sus delicadas manos.  

Gustos:
Toda clase de climas, la paz, las aves, su jardín y estar en compañía de las flores, así como darles cuidados, la compañía, la belleza y el mundo en que habita.  

Disgustos:
La soledad, sensaciones indeseables, el dolor y la belleza artificial.

Historia:
Perséfone es la hija de Zeus y de Deméter, apartada de su padre por su propia madre y llevada a vivir en un bosque lejano para protegerle de los peligros que le acechaban en su antiguo hogar, lo cual sucedió cuando apenas era una niña, y por lo cual no sintió dolor alguno en abandonar dichas tierras o a su propio padre.
Su infancia estuvo llena de juegos y la presencia de su madre en todo momento, la cual se dedicó a proveerla de toda educación necesaria mientras se desarrollaba perfectamente en su nuevo entorno en compañía de otros seres como ella.
Al tener la edad suficiente, según la consideración de su madre, comenzó a aprender sobre herbolaria y sus distintas aplicaciones tanto malignas como benéficas, así, al pasar el tiempo tomo gran aprecio al cuidado del jardín, como respeto por el mismo, dando el nombre de “Primeras amigas” a las flores de las que siempre se hacía cargo y entre las cuales jugaba o pasaba horas estudiando.
Felicidad y nada más que felicidad rodeaba a nuestra pequeña Perséfone, la cual dentro de poco tiempo se transformó en una joven de perfectos rasgos, “La flor más hermosa del jardín”, decía su madre cuando le acariciaba el cabello.

Extras:
Tiene una maravillosa voz.


Apariencia:
http://4.bp.blogspot.com/-3Qo8zU9gcak/Vg_uQJTYrdI/AAAAAAAACdw/j3AdSr5E_aM/s1600/Persephone1.jpg
avatar
Mensajes : 25

Irinev Slokeva
Echoes

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: “¿Quien puede juzgarme por enamorarme de lo que jamás se me ha permitido probar? La felicidad misma. Hades y Perséfone.

Mensaje por MokaLatte el Lun Ene 30, 2017 1:45 pm

Los días pasan… unos iguales a otros ni el menos cambio en el rumor de la falta del viento en el gris inframundo y aun así los lugares de estos eran tantos como estar en mismísimo océano o cielo si tan solo hallara algo que le diera vida…” pensaba en múltiples ocasiones aunque al final destinaba la idea como una vaga ilusión de lo que la realidad me plantaba al ver llegar el barco lleno de muertos… que lloroso buscaban un lugar e aquello que seria su nuevo hogar. Ya no me interesaba lo que hicieran incluso había perdido el interés por que los números de muertes crecieran “¿para que mas alimento y clamor” si los propios atormentando mi mente eran suficientes para sentir la tortura palpitante y latente en mi corazón.

Los oráculos jugaban por su parte  reinar el inframundo mientras yo apenas si me daba por enterado de las situaciones del lugar. “aunque no lo crean nada escapa a los ojos de hades” aunque ahora prefería hacer como si no supiera nada era una buena manera de saber quienes conspiraban en mi contra… masajeaba mi cien lleno de aburrimiento. Recordando que prontamente habría una de estas reuniones pomposas en el olimpo uno de los pocos lugares que se me permitía visitar fuera de los terrenos, aquel lugar desbordaba brillo elegancia color… “era un crimen arpa los ojos presenciar la cegante visión de las sonrisas de aquellos dioses prepotentes”

-¿Y como es que ser el diferente te hace el villano?- musitaba en voz alta tomaba la invitación y haciéndola cenizas con un estrujar suave de mis manos. Me levante del trono cubierto de viejas calaveras o negare que me traía aquello lo siniestro lo poco común y exótico…” ¿por que iba a parecerme a ellos? Cuando me  estaban criaturas tan repugnantes” alejándome dejado tras de mi el rastro de un viejo azul  que bordeaba mi capa decido ascender… al menos so me sacaba de la estúpida rutina en la que debía caer diariamente. Subí a mi carruaje y deje que me llevaran con los dioses olímpicos… apenas llegar la comida de los dioses de desbordaban afrodita tenia una juerga coqueta con algún dios que desconocía por el estado tan ebrio en el que se encontraba y Zeus… estrujaba la pierna de su reina.

Verlos me creaba repugnancia… “¿a cuantas no habían tocado esas mismas manos?” el era el bueno y era el tipo mas infiel sobre la fas del universo, no entendía como era lo aguantaba pero al mirar mas haya se notaba que su fingida sonrisa no era mas que eso una fachada por que por dentro sufría en silencio… “por eso me costaba tanto comprender el amor” ver a cupido jugando con sus flechas y cruzarme con Poseidón que toqueteada a una de sus sirenas -¿y que se supone que celebramos hoy? ¿Alguna nueva conquista o gran dios del rayo?- exclamaba con ironía aunque mi rostro insipiente no demostraba nada. +Hércules… querido Hades al fin lo he coronado como un semi dios… Hera mi esposa lo aceptado+ bufo rodando los ojos ni siquiera me me ocurre chiste para aquello… solo miro a Hera bajar la mirada se le notaba poco feliz... Aunque no por hércules “me había enterado que la había salvado de morir de allí que ella lo perdonara y ahora aceptase” a menos ya estaban en paz… si no con Zeus… -claro un hijo menos entre 500 que reconocer…- aplaudo con desgano… -te felicito ¿y donde esta mi sobrino?- pregunto escrutando los rostros que me incordian cada vez mas.


*Se ha ido... no es muy festivo…* me responde la diosa Hera levantándose de su trono y dejando a Zeus solo… por alguna razón que desconozco todos los dioses parecen tener pareja menos yo... me quedo en una de las elaboradas columnas contemplándolos… y me pregunto “¿por que?” por que nadie parecía interesarse en mi… ¿porque además de el peor reino precia que estaba condenado a la soledad? –no era justo…- musite tirando la copa de oro macizo al suelo derramando su vino “todo esto lo consideraba una burla se reían de lo que no tenia” claro que los envidiaban … por que ellos acompañados se veían tan felices… abandono aquel lugar y decido pasear por los jardines del olimpo los que colindan con los bosques de la tierra… distraído solo andando sobre el césped que se marchita y muere a mi paso… son esas angelicales risas las que atrae mi atención… y me dispongo a buscar la portadora de esa juguetona voz…



¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
avatar
Mensajes : 1796
Localización : Hago muchas cosas, depende del día y hora.
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha

MokaLatte
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: “¿Quien puede juzgarme por enamorarme de lo que jamás se me ha permitido probar? La felicidad misma. Hades y Perséfone.

Mensaje por Irinev Slokeva el Miér Feb 01, 2017 1:10 am

Un pequeño rayo de luz solar se colaba por las cortinas de mi ventana, acariciando, con su calor, mi mejilla derecha… -Con que ya es de día- dije tallando mi ojos, la noche apenas había durado un suspiro, es algo que nunca podré entender, el hecho de que el tiempo se valla más rápido cuando uno duerme, como si las horas no duraran lo que les corresponde; Tome la cobijas que me envolvían y de ellas di un tirón con fuerza para sacármelas de encima, libre, me senté al borde de la cama, moviendo los pies adelante y atrás mientras extendía los brazos al momento que dejaba escapar un bostezo y, al terminar, dando un pequeño rebote me puse de pie, tarareando, me deslice por la habitación con unos cuantos giros, simulando un baile, hasta llegar al pequeño tocador de madera que me había dado mi madre, me incline y abrí uno de los cajones del lado izquierdo, donde el día anterior deje el cepillo, lo tome , con la costumbre que se me inculco, siempre desenredando de abajo hacia arriba, inicie la complicada labor de cepillar mi cabello, -No importa cuánto me esfuerce contigo, cada día pareces ser más rebelde, querido- hice una mueca al espejo, -Pero te eh de dejar tranquilo entonces- lo alisé un poco con las manos y me dirigí al guarda ropa, donde sin prestar atención, saque el primer vestido que tentaron mis manos, todos me gustaban, no había necesidad de pasarme el tiempo escogiendo alguno, el afortunado había sido un vestido blanco, el cual cosí, hacia un tiempo, junto a mi madre; Delgado, me llegaba hasta las rodillas del frente y por detrás a los talones, de cuello ovalado y mangas apenas por arriba de los codos, lo rodeaba un listón dorado en la cintura y algunas flores blancas. Puesto, salí de la habitación directo a la cocina, la cual estaba vacía ya que mi madre había salido a una reunión importante o al menos eso me había dicho, prepare una rebanada de pan con mermelada de frutas y con ella en las manos decidí dar un paseo por los bosques.

Dulces aves revoloteaban en los cielos, dando singulares piruetas y con sus cantos ponían música al ambiente, el cual se llenaba poco a poco de más iluminación evaporando el roció de las plantas dando esa sensación de calor y frio, tan propia de la mañana, -Buenos amaneceres, mis amadas criaturas- dije hincada acariciando las flores, -Puedo ver que despertaron hermosas- les sonreí y dando el ultimo mordisco que me quedaba del desayuno, me recosté en el pasto, a su lado, dispuesta a apreciar las formas que se dibujaban en las nueves cuando un par de rápidos pasos acompañados de risas se acercaban a mí a toda velocidad, -¡Perséfone, Perséfone!- dijeron ambas, levante la mirada a su encuentro, sentada, extendí los brazos, -¡Atenea, Artemisa!- grite cuando chocaban ambos cuerpos con el mío haciéndome caer de nuevo al suelo con ellas encima -¿Qué tal tu noche?- dijo Atenea, aun recostada sobre mí, -Si, si cuéntanos, ¿Esta vez no tuviste un visión rara?- Siguió Artemisa también arriba mío.

A decir verdad no había puesto atención en la visión de esta noche, mejor dicho, no recordaba si quiera haber tenido una, lo cual me aparecía extraño puesto que en las anteriores despertaba con raras sensaciones, acompañadas de recuerdos sobre un lugar y un rostro el cual no conocía, sin embargo, al paso del día se disipaban y quedaban flotantes en mi mente.

Me reí con esfuerzo, -Muévanse la dos, me asfixian-, Atenea me vio juguetonamente -Pero tú puedes con esto y más, Perséfone, ¿A que si?, Artemisa- dijo, -Si, tu puedes, Perséfone- contesto convencida, -Bueno, sí, pero si no se bajan no les contare mi visión de esta noche-, expresaron tristeza y descontento, pero enseguida se movieron tomaron un lugar a mi lado, -Buenas chicas-, respire hondo, -Nada- por fin dije, -No eh tenido ninguna- cerré los ojos alistándome para el estallido de las voces las cuales no tardaron mucho en aparecer -¡¿Qué?!- gritaron con sorpresa, -Es la verdad, hoy no eh tenido ninguna- dije encogiéndome de hombros, -Pero… Pero entonces nos has movido de encima tuyo con una mentira- exclamo Atenea, -¡No es ninguna mentira!, nada es lo que vi- argumente, -Que decepción, quería escuchar otra historia- dijo Artemisa haciendo pucheros, -Pues no la tengo- le acaricie el lacio cabello, -Pero, podemos crear una las tres juntas-, los ojos del par relucieron como el agua cristalina cuando se encuentra con los rayos del sol, -¡¿Podemos?!- preguntaron, -¡Claro que podemos!-, nos pusimos de pie, quedando de acuerdo en que seriamos un grupo de amigas recorriendo nuevas tierras cuando a Artemisa le llego una idea, -¡Hagamos nuestra historia cerca del río, Perséfone!-.

Mi madre no me dejaba alejarme demasiado de casa y el río no era de lo más cercano mas no iba a pensármelo demasiado, ella no estaba en cerca y sabía cuidarme bien sola, además de que mi corazón no me dejaría rechazar la invitación, tanto la amistad como la aventura me llamaban.

-¡Vayamos al río entonces!- Dije sonriente y decidida
Caminamos por un buen rato, algunas partes en silenció, otras hablando de diversos temas o jugueteando entre nosotras, el paisaje era de lo más hermoso, conformé avanzábamos los arboles parecían volverse más y más altos, apenas unos cuantos rayos del sol penetraban su espeso follaje, pero no solo se admiraba dicho cambio en ellos, arbustos usualmente enanos y el mismo pasto parecían crecer descontroladamente en aquel sitio irradiando una belleza de la que nunca había sido espectadora, pequeñas flores de miles de colores y formas se extendían a lo largo y ancho del lugar sin excepción, volviendo la imagen que apreciaban mis ojos algo por completo irreal.

-¡Perséfone!- grito Atenea, -¡Corre, ya casi hemos llegado, el rio esta solo un poco más adelante!-
No podía esperar a verlo, pero las flores tenían ese aspecto tan único que me hacían pensar que jamás volvería a verlas de nuevo, -¡Solo dame un momento, quiero enredarme unas cuentas de estas pequeñas en el cabello!- comencé a escoger de entre el extenso terreno distintos tipos, una a una la colocaba en mi cabello asegurándola con un nudo para que no se cayera.
avatar
Mensajes : 25

Irinev Slokeva
Echoes

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: “¿Quien puede juzgarme por enamorarme de lo que jamás se me ha permitido probar? La felicidad misma. Hades y Perséfone.

Mensaje por MokaLatte el Miér Feb 01, 2017 2:18 pm

Esas risas eran acompasadas y sutiles… cerré los ojos incluso para deleitarme mejor con ellas hasta que aparecieron algunas voces mas… unas chocantes que se reían a carcajadas y precian fastidiar a la diosa que llevaba el melodioso tono que tanto me atraía. Abrí los ojos irritado con los demás sonidos y me baje del carruaje apenas pisando el césped que parecía morir tras mi capa… me recosté de un árbol y al ladear el rostro, justo a un lateral la contemple lucia un esplendoroso vestido blanco que solo destellaba mas la pureza de semejante criatura… pero aun mejor esos cabellos rizados rojos eran hermoso, me recordaban a las hojas de otoño muertas y a la sangre que a veces veía correré era como mesclar dos cosas que me atraían… fue el broche dorado en su cintura que asentaba sus perfectas caderas las que me distrajeron cuando la derribaron… sus piernas eran torneadas firmes “toda una diosa…” pero las facciones de su rostro delataban que debía ser entonces una ninfa… 

Cuando sus cuerpo se alzaron entre risas me escondí tras el árbol… mirando a la nada en el horizonte y bajando la mirada, las ninfas dependían mucho de la naturaleza… pero. Me giraba nueva mente para espiarla a lo lejos –era como desear una exótica flor aunque sabes que bajo tus manos moriría, no puedes dejar de desearla- musite para mi mismos “es una ninfa pero también una diosa… no tiene por que morir” pensé apretado mis puños y escuchando entonces los planes que ellas proponían de ir al rio... no estaba seguro si podría seguirlas hasta aquel lugar. O hasta donde llegaban los límites. Aun así tome la decisión de seguirlas, se notaba en su sonrisa y en como posaba la mirada sobre las flores y el follaje que aquello le causaba gran atracción… mis orbes se achicaban mientras la sombra de mi cuerpo pasaba desapercibida entre las sombras de los arboles porno llegue a un lugar en el que ya no se me permitía pasar… para mi propio pesar tuve que dejar que las tierras bajas en el subsuelo me tragaran. Aunque había cierta ventaja en esto.

N el inframundo que era tan espacioso como a tierra misma, podía notar que estaba en unos de los jardines mas importantes de mis tierras no imaginaba alguna vez haber visitado aquel lugar sombrío aunque con una exótica belleza particular, desde que me fue concebido aquel lugar. Cerca del lago Lete en el eberno pude contemplar bajo sus propios pies como caminaba sobre mí, seguía posando con esa delicada sonrisa. Mi mano se extendía desde abajo para alanzar lo que desde mi posición eran las plantas nítidas de suspires descalzos al caminar. En muchos años volví a sonreiré por que me aprecio contagiosa la risa ajena apenas una sutil mueca que podría llegar a confundir a cualquiera peor que para mi era lo mas cerca a sonreír de nuevo.

Baje mi mano y mire como el otro par de diosas Atena y Artemisa se alejaban al rio dejándola a ella atrás “esta es mi oportunidad” pensé… solo habían bastado unos minutos para enamorarme solo había bastando una mirada ni siquiera la mismísima flecha de cupido había conseguido prendarme como la belleza de esa mujer –Perséfone…- resonaba en mi cabeza su dulce nombre en ese momento no me preocupe de anda mas solo podía pensar en que debía tenerla a como diera lugar. Y de mis manos un precioso lirio floreció, tenia tonos rojizos… contemple la flor que frotaba desprevenida en m mano  -Tu harás que mi amada venga a mi…- le susurre los labelos de la flor apreciaron moverse con el aliento azul que se escapaba de mis labios lanzándole un hechizo poderoso que abría un abismo entre mi mundo imperfecto y el suyo maravilloso.

Entonces deje la flor sobre a tierra a pasos de donde ella recogía las flores… con mi mano alargada sosteniendo la raíz justo ene se momento en el que sus manos tocaron el tallo basto un tirón de la mía para abrir una especie de agujero negro y por primera vez entonces mis ojos vacíos se clavaron en los tuyos… ahora mi nos retenía la tuya mi mano era ese lirio que tanto anhelabas. Palpe en ese instante la calidez de un cuerpo ajeno y lo suave que podrían ser las manos de una doncella –Perséfone…- te llame en susurro… escuchando a tus amigas venir a ver por que te retrasabas –Tu debes ser mía…- te dije con capricho sin poner atención que mi fuerte agarre estaría lastimando tu muñeca iré de tu mano con fuerza para hacerte entrar a mis terrenos tú cuerpo seria engullido hasta caer en mis brazos, no quería que lastimaras y ahora que te sostenía cargada t te contemplaba de cerca… solo podía guardar silencio mientras te retenía con uno solo de mis brazos y mi larga uña decaía por tus abultadas mejillas rodaba por tu cuello y bajaba ligeramente tu escote…-serás mi esposa- sentencie sin consultártelo simplemente ya lo había decidido –Bienvenida seas al reino de Hades- susurre haciendo de nuevo esa mueca de sonrisa ladeando mis labios a un lado seguramente la mejor vista de aquel oscuro lugar era yo mismo pero eso no me importaba si es que podía contemplarte. El abismo se cerro sobre tu cabeza y ahora no podrías salir… no si yo no te lo permitía.



Última edición por MokaLatte el Jue Feb 02, 2017 12:24 pm, editado 1 vez


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
avatar
Mensajes : 1796
Localización : Hago muchas cosas, depende del día y hora.
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha

MokaLatte
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: “¿Quien puede juzgarme por enamorarme de lo que jamás se me ha permitido probar? La felicidad misma. Hades y Perséfone.

Mensaje por Irinev Slokeva el Jue Feb 02, 2017 1:30 am

Sentía que había encontrado el lugar al que pertenecía, podía ser feliz por siempre rodeada de toda la belleza que irradiaba esa zona del bosque, cuidando las flores que ahí nacían. Estaba por completo sumergida en la tarea de recoger cuantas pudiese y adornando mi cabello, cuando entonces apareció, frente a mí, esa pequeña flor rojiza de delicados pétalos triangulares que cautivo mi mirada y a la cual sin pensar dirigí mis pisadas, embobada, extendí mi brazo para alcanzarle, al apenas rosar su tallo con la yema de mis dedos, ¡Oh tristeza, oh desgracia!, mis pies, no, mi cuerpo entero se hundía rápidamente hasta quedar por completo inmersa en una oscuridad que me halaba, erizándome la piel; Recorría mi cuerpo y envolvía, descontroladamente, un miedo inexplicable, incertidumbre acechaba mi pensamiento, -¡Atenea, Artemisa!- grite con desesperación inútil, al ver como sus horrorizados y distorsionados rostros se desvanecían a mis espaldas mientras era succionada por la tierra misma.

-Perséfone- dijo un susurro, apenas un suspiro –Tu debes ser mía-, un fuerte dolor alrededor de mi muñeca derecha enloqueció mi mirada que se esforzaban para lograr dar forma al inmenso negro que se extendía frente mío, mientras el pánico provocaba en mí el instinto de resistencia, como cuando un pequeño conejo trataba de escapar de las fauces del lobo, mi interior se retorcía al son de los latidos que daba mi corazón, como si fuese a salírseme del pecho en cualquier momento, era incapaz de controlar mi respiración y solo nerviosismo recorría mis venas.

El pensamiento de un grave error seguido de la imagen de mi madre cruzó por mi mente, no había podido si quiera defenderme, pero este poder, toda la situación me sobrepasaba en todos los sentidos, imposibilitada, tan débil ante a este peligro inimaginable, “Debí haber hecho caso” me arrepentía “Debí haber escuchado”.

Solo un segundo, un destello y me encontraba frente a frente a esa criatura de vestimentas negras, tenebrosos ojos y temible rostro dueño de los mismo poderosos brazos que cargaban con mi alterado cuerpo. Temblaba y podía sentir como esas frías y pálidas manos, que me sostenían, despojaban mi ser, poco a poco, de su calor. No podía apartar la mirada, paralizada, pude al fin darme cuenta que él era aquella imagen presente en mis visiones nocturnas, desagradables sensaciones, como en aquellos días, llegaron a mí una vez más estremeciéndome.

Con una de sus uñas se acercó a mi cara, tocando mis mejillas, descendiendo por mi cuello y pasando a mi pecho, donde se detuvo al borde del inicio del vestido, inquietándome, “-Serás mi esposa, bienvenida al reino de Hades-" pronuncio. Mi comprensión no lograba atar cabos y perdiendo los estribos tome y retire su mano con rudeza, -¡¿Cómo hozas, tú, oscura criatura?!- Grite -¡Suéltame!- exigí dando unos golpes en su pecho, solo lastimando más mi muñeca la cual estaba ya un poco amoratada.


Última edición por Irinev Slokeva el Vie Feb 03, 2017 1:34 am, editado 1 vez


"Encuentra eso que amas y deja que te mate"

avatar
Mensajes : 25

Irinev Slokeva
Echoes

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: “¿Quien puede juzgarme por enamorarme de lo que jamás se me ha permitido probar? La felicidad misma. Hades y Perséfone.

Mensaje por MokaLatte el Jue Feb 02, 2017 1:02 pm

“¿Por qué?” fue solo cuestión de segundo para que esa pregunta que años tras años me erguía cada día de mi vida pareciera de nuevo. Tan solo me basto ver como su sonrisa se desplomaba como una mirada aterrada me contemplaba y me daba cuenta de que convencerla de ser mi esposa no ser tan simple “pero ahora mía, no importaba si nos unía o no el Yugo de Hera…” Perséfone era mía por que no podía salir de mis tierras sin mi permiso "y ese era uno que no planeaba conceder bajo ningún concepto". Mi ceño se frunció de inmediato, no supe que responder a los escalofríos que su fino cuerpo desprendían contra el mío “de nuevo la impotencia seducía mi cuerpo, la ira el prejuicio de sus ojos hacia a mi” –Yo no pedí ser así…- fue lo que consiguió salir de mis labios en baja voz como si fuera una especie de reflexión interna ene se momento. “como si en realidad no buscara decírselo a ella”

-Tus amigas ya no están… ya no esta tu familia ni aquello que tanto amas… aquí en este mundo de oscuridad solo me tienes a mi, así que si eres inteligente acabaras aferrándote a lo inevitable querida- musite mirándola a los ojos solo un poco mas antes de que básicamente despreciara mis caricias, ella estaba tan tibia y yo aunque desprendida fuego azul estaba helado. Baje la mirada apretando mi puño mientras me planteaba el dejarla en el suelo… recordando que estaba descalza a ”así no podía andar en el inframundo, sus perfectos pies iban a lastimarse con el terreno pedregoso” te bajaría peor no deseo que te hagas daño hermosa criatura- le dije sosteniéndola entonces con ambos brazos y mirando sus dedos descalzo, decidí conceder con el pensamiento unas zapatillas doradas que hicieran juego con su cinturón cualquiera reconocería tan resplandeciente color allí abajo incluso yo “y nadie así la lastimaría”

-No te arrepientas Ninfa ladrona de mis pensamientos… las cosas aspan por algo si tu desobediencia te trajo hasta mi entonces bendita sea… por que gracias a ella ahora no estaré solo- así era tenia la capacidad de leer los pensamiento mas quejumbroso doloroso, y llenos de desesperación al contrario de no poder escuchar cuando alguien pensaba en felicidad en cama, y confort “imaginen una cabeza torturada por todo el negativismos de quienes están en la tierra” comencé a caminar estábamos muy cerca de mi palacio… había u solo lugar hermoso en el inframundo peor no iba a concederle aquella pequeña isla tan fácil además quisiera conocerla. “necesitaba saber mas de ella” recibía cada golpe como si aquello no me creara el mínimo daño –quieta, vas a lastimarte- le dije mirado su mano –no es lo que busco- le informe recargándola en mi hombro ahora dejándola como saco de papas en el mismo.

-Se que te doy asco pronto podre bajarte, pero créeme cuando te digo que hare que esa mirada de odio se trasforme en los que cupido llama amor-yo me sentía victorioso mis cabellos blancos, ondeaban con el viento seco de mi reino, pronto llegamos al castillo, donde me dirigí a la mejor habitación, tenia colores oscuros peor brillantes violetas, rojos y claro negro pero las cama era de terciopelo y todo allí parecía esculpido por dioses. La tire sobre la cama dejando caer su cuerpo sobre la cómoda… entonces me recosté de la pared cerrando la puerta de la habitación -¿puedes deducir donde estas? ¿O tu madre jamás te hablo de mi?- le pregunte cruzándome de brazos, aunque sin dejar de contemplar su belleza... Aun así cohibiéndome de tocarla para no molestarla –Soy Hades… uno de los tres dioses principales deberías estar orgullosa de que te haya escogido para ser la madre de mis hijos- a estas alturas era el único dios sin hijos… y eso no podía seguir así, camine hacia ella y me hinque en frente de sus pues tomando uno de ellos. Era bastante grande comparado  ella mi mano podía sostener su pie con demasiada facilidad la longitud de este era el de mi palma… bese el mismo a ojos cerrados apegando mi mejilla fría a el y forzándolo un poco subiendo hasta el tobillo –quiero saber de ti… dime ¿quien eres?- pregunte entonces acomodando la zapatilla –No te las quites daré ordenes para que nadie te dañe pero por favor no vayas a quitarte las zapatillas será lo que te identifique… y rayo de color en la espesura del negro infinito-

Off: me encanta tu firma *-*


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
avatar
Mensajes : 1796
Localización : Hago muchas cosas, depende del día y hora.
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha

MokaLatte
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: “¿Quien puede juzgarme por enamorarme de lo que jamás se me ha permitido probar? La felicidad misma. Hades y Perséfone.

Mensaje por Irinev Slokeva el Vie Feb 03, 2017 2:56 am

Sorprendida de que pudiera leer mis pensamientos abrí los ojos con sorpresa y me dispuse solo a hacer una mueca de desaliento, la cosa se tornaba incluso peor, no solo estaba cautiva en cuerpo sino también en mente, tal vez era mejor no pesar nada, pero ¿cómo?, me parecía inevitable que una abundante cantidad de cosas llegaran a mí, una tras otra, acribillándome, sin darme un respiro; Permanecía aun golpeando su pecho inconscientemente mientras avanzábamos cuando lo dijo, y de verdad que no puede procesarlo, ¿cómo podía ser cierto?, ¿Cómo podía creer que no quería lastimarme?, sabía que estaba lejos de mi hogar y claramente que había sido raptada por él, el ser frente mis ojos del que ni consuelo o calma conseguía hallar sus palabras, si no, todo lo contrario, hice un esfuerzo por permanecer en tranquilidad y en aprovecho de esta, el hombre de un levantón me puso sobre su hombro boca abajo, con su larga melena rosando mi rostro.

Rebotaba mi cuerpo a cada paso que daba haciendo que me prendiera de su capa con fuerza por miedo a caer incluso si aún me rodeaba con una de sus manos, pero la desconfianza me inundaba. Un corto tiempo transcurrió hasta que abrió de nuevo sus labios para decir una increíble oración más, a la cual no me digne a dar respuesta, era tan extraño, ¿asco?, podría decir que tenía todas las sensaciones horridas habidas y por haber, pero incluso siendo así, el asco no formaba parte de estas, podría llamarlo miedo o terror, pero no asco, siguió su frase ahora haciéndome poner los ojos en blanco, ¿amor?, ¿me iba a hacer sentir amor?, algo en mi interior se resistía fieramente a rechazar la idea y expulsar la pregunta fuera mío.

Entramos a una habitación de bellos y delicados acabados en tres tonos distintos, oscuros, pero esplendorosos a su manera, una cama yacía al centro de la misma y al llegar a sus faldas de un jalón puso mi cuerpo sobre ella, de inmediato me puse a la defensiva y con las piernas me empuje hasta que mi cuerpo choco con la cabecera, con la mirada fija sobre el hombre escuro el cual se alejaba lentamente hasta llegar a la puerta que cerro con su espalda al tiempo que se desplomaba al suelo y sus ojos se concentraban en mi de nuevo, cruzo sus brazos y entonces pregunto -¿Puedes deducir dónde estás? ¿O tu madre jamás te hablo de mí?-, no tenía ni la más remota idea de quién podía ser, -Yo…- dije con lentitud y prosiguió -Soy Hades… uno de los tres dioses principales, deberías estar orgullosa de que te haya escogido para ser la madre de mis hijos- de nuevo, la sorpresa hizo si aparición, -¿Hijos?- pregunte -¿De qué se trata todo esto?-. Se levantó y ya frente mío tomo uno de mis pies delicadamente, intente impedir que lo acercase mas a si mismo pero con su poder me fue inútil, sus gélidos labios estaban ya sobre el dándoles un beso corto seguido del frote de su mejilla, –Quiero saber más de ti- dijo, un frio escalofrió recorrió mi espalda haciéndome apartar la mirada –Decides hacerme tu esposa- respondí con atrevimiento afligido -¿Y no sabes nada de mí?-. Zapatillas doradas ahora adornaban mis pies y no voy a negar que eran hermosas, pero toda esta clase de acciones eran las que hacían que para mí nada tuviera sentido, las palabras no encajaban con la situación, nada lo hacía.

Enrosque de nuevo mis pies hasta tener las piernas junto a mi pecho y los rodee con los brazos tomándome de las manos, metiendo la cabeza entre el hueco que quedaba, -¿Por qué?-, lagrimas brotaban de mis ojos y mi voz se entrecortaba -¡¿Por qué haces esto?!-, no lo soportaba más, quería escapar, volver a mi hogar, despertar con el sol y darme cuenta que todo fue solo una historia más que contaría a Atenea y Artemisa cuando estas aparecieran para jugar en el bosque, aplique más fuerza en el abrazo que daba a mis piernas y con el rostro enrojecido le lance esa mirada desgarradora que mostraba mi destrozo interno -¡¿Vas a matarme?!- le grite -¡¿Entonces porque no lo haces ahora y dejas de alargar tanto tu extraño juego?!-,  extendí uno de mis brazos y tome esa delicada pluma blanca con punta de oro para escribir que se encontraba sobre el mueble a un costado de la cama y sin pensarlo dos veces perfore con ella justo por debajo de las costillas izquierdas extendiendo el corte hasta la cadera derecha en diagonal –Te ayudare con ello- susurre.


Off/Rol: ¡Ay!, Gracias :3
P.D: Espero que no haya dramatizado demasiado xD


"Encuentra eso que amas y deja que te mate"

avatar
Mensajes : 25

Irinev Slokeva
Echoes

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: “¿Quien puede juzgarme por enamorarme de lo que jamás se me ha permitido probar? La felicidad misma. Hades y Perséfone.

Mensaje por MokaLatte el Vie Feb 03, 2017 1:25 pm

En ese momento el semblante que presentaba mi rostro no era rígido al contrario en presencia de ella parecia verse ablandado, no era el Hades de siempre era uno que tenia la mirada mas suave mas calmada… entendía que todo para ella debía ser confuso pero así eran los dioses no pedía permiso, ni convencían a lo que quería simplemente lo tomaba y aunque la había tomado a ella aun así, no había querido propasarme “¿tenia la fuerza? Y la sangre fría como para violarla ene se instante en el que la deje caer en la cama y aun así me resistía a dañarla, ese no era mi propósito” la quería seguir viendo feliz sonriente... que danzara como arriba en la tierra peor ante mis ojos… “¿y de a donde iba a sacar las palabras para explicárselo?” no era tan fácil. No para alguien tan cerrado como yo explicarle aquello.

Ella se resistía siquiera a hablarme… “¿tanto incordio le causaba?” no me importaba su resistencia no duraría demasiado iba a doblegarla aunque mi capricho terminara lastimándola, si no hacia alas cosas por las buenas entonces terminaría obligándola a base de chantaje. “un ser no cambiaba su naturaleza menos si lo hacían enfurecer, y ella precisamente no estaba colaborándome” la mire en la cama como, se resistía a ser tocada por mi “¿por que?” yo también seguía haciéndome esa pregunta -¿Por qué sigues despreciándome si no me conoces… aunque sea dame la oportunidad Perséfone- le insistí con algo de angustia en mis depresivo semblante… -se que te doy miedo… es lo único que cuso en los demás temor… pero…- quería explicarle por que la había traído… pero entonces sus labios comenzaron ha hablar y no quera interrumpirla calle solo para poder oírla.

Tuve que soltar su pie… y mis manos quedaban anhelantes por tocarla mas aun así me levente un poco para sentarme en el borde de la cama, manteniendo mi tacto a raya “con paciencia hades… ¿acaso no la has tenido por siglos? Unos días no harán la diferencia” me dije suspirando –Si mis hijos quiero que seas mi esposa…- le insistí extendido mi mano hasta su rostro peor deteniéndolo cuando estaba a punto de tocarla. Supe que debía explicarle cuando comenzó a preguntar –Soy Hades mis limitaciones están muy cerradas, yo… es solo que no puedo salir de los limites de mi reino Perséfone por eso he tenido que traerte por que somos de diferentes mundo y tu sonrisa y mi mirada jamás se fueran cruzado si no fuera yo intervenido ¿tan malo es no querer estar solo?- le pregunte a la ninfa poco ante de que ella entrara en una crisis desesperante y me hiciera sentir miedo a mi…

-Perd…- iba a pedirle pero nenia razón “¿Qué clase de ser era? Quizá si era un vil villano como todas decían… ¿pero de que otra manera al conocería si no la traía así? –si... si solo pudiera entenderme querida mía- musite acercándome un poco mas a ella peor cada mirada cada lagrima me obligaba a alejarme y me hacían negar –No... no… no- no quería verla así no quería eso… me quede estupefacto al verla asiera todo lo contrario a lo que había presenciado arriba y no sabia como reaccionar, se oprimía mi corazón con dolor y miedo al verla actuar de ese modo estaba triste por ella y aun así sentía que la amaba. Convencer a la criatura majestuosa no iba a ser tarea difícil pero jamás imagine que tan preciosa y alegre criatura pudiera llegar hasta las mas bajas emociones rosando el suicidio. –Basta ya…- musite lleno de rabia abofeteándola al ver que se había auto lacerado el cuerpo.

 -¿Como vas a decir que quiero matarte no seas estúpida? ¿Acaso no estas oyéndome? Escúchame por favor- no hice caso a la herida al zapatillas doradas que llevaba puestas se ocuparían cerrando la herida como si nada fuera pasado -¿ahora también debo protegerte de ti misma?- le pregunte lanzándome sobre ella, acorralándola entre mis piernas y mis brazos dejándola en la cama bajo de mi - ¿Para que querría una esposa muerta?- le pregunte tratando de hacerla reflexionar –si, soy el dios del inframundo ya estas en el inframundo... si, soy el dios de los muertos para tus seres queridos una vez aquí es como estar muerta no podrá salir sin mi permiso… ya eres mía, aun si mueres tu alma vendrá a parar aquí deja de decir estupideces y contrólate- le exigí con los ojos desorbitados desesperado, reteniendo con una mano sus mejillas. Y por primera vez unas lágrimas se desprendieron de mis ojos cayendo sobre los labios ajenos.


-No te hagas daño… por favor- le pedí bajo angustia… -hago todo esto por que eres la única persona que me ha hecho sentir…- susurre dejando caer mis labios lentamente a su rostro para entonces la herida que se hiso estaba cerrada –lo hago porque siento que te amo Perséfone- confesé besándola al fin, jamás había besado a nadie aun y si había estado con miles de esclavas, jamás las había besado mis labios revolcaron los suyos torpemente pero con algo de delicadeza, apropiándome en suaves bocados de la piel ajena –se mi esposa… y harás feliz al ser mas infeliz del universo, ¿Cómo puedes juzgaren por desear lo que nunca he tenido? Piénsalo necesito que lo pienses- le pedí quitándole la pluma y devolviéndole su espacio personal –si te portas bien te llevare a ver lo que tanto amas tus plantas las flores, hay un lugar aquí en el inframundo así incluso puedo llevarte bajo tierra al lugar mas paradisiaco que querías ver sobre la misma, no tiene que ser tan malo dame la oportunidad date la oportunidad de conocerme…- le comentaba dándole la espalda –y si no Perséfone muere entonces por que jamás te dejare ir, pero no será bajo mi mano que mueras será tu egoísta decisión- le amenace de alguna extraña manera –No puedes salir, soy lo único en lo que aquí puedes confiar es tu decisión ahora duerme , mañana volveré y espero que estés mas dispuesta ha hablarme de ti- musite esperando un instante a ver si tenia algo para decirme “aunque en el fondo era solo que no quería separarme de ella”
 
Off: Para nada de hecho esa es la idea XD


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
avatar
Mensajes : 1796
Localización : Hago muchas cosas, depende del día y hora.
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha

MokaLatte
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: “¿Quien puede juzgarme por enamorarme de lo que jamás se me ha permitido probar? La felicidad misma. Hades y Perséfone.

Mensaje por Irinev Slokeva el Mar Feb 07, 2017 11:36 pm

-¿Tan malo es no querer estar solo?-, no voy a mentir, sus palabras me estremecieron e hicieron sentir algo que no logro describir, una clase de culpa interna al momento que también formuló una pregunta “¿Qué es estar solo?”, no era una sensación de la cual yo fuese conocedora, todo el tiempo la había pasado junto a mi madre, con Atenea y Artemisa, las mismas flores eran mi compañía cuando ellas desaparecían. –Yo… No sé lo que es la soledad- deje en voz baja y encogiéndome de hombros.

El coraje se pozo en su semblante al momento que me dañaba y de pronto una bofetada acompañada de un grito se impactaron conmigo dejándome por un momento en shock y haciendo que pusiera mi mano donde había dolor, desplomándome de rodillas sobre la cama con mi mirada fija sobre él y la atención puesta en sus preguntas dije: -Te… Te escuchó- al momento que se lanzó sobre mí como una fiera y me dejo sin escapatoria, frente a frente, siguió el discursó, con esa mirada perdida, por completo sumida en la desesperación que habían causado mis anteriores acciones, que ahora, apenas eran visibles. Una de sus manos paralizaba mi cuello evitando que desviara la mirada por completo cuando un rubor inevitable, causado por la cercanía de los cuerpos, se subió a mis mejillas al igual que una lagrima suya se deslizo por mi labios, entonces cerré mis ojos con fuerza y esas solicitudes cargadas de angustia inundaron mi oídos  y sus fríos labios se situaron en mi rostro, susurrando, lentamente, hasta chocar con mis labios donde plantaron un delicado y tierno beso el cual seguí y que abrió mis ojos con asombro cuando erizo mi piel encontrando de nuevo esa mirada –Se mi esposa…- dijo una vez más  -Y harás feliz al ser más infeliz del universo, ¿Cómo puedes juzgarme por desear lo que nunca he tenido?, piénsalo, necesito que lo pienses- termino quitándome la pluma de la mano y alejándose de mí, dejándome una espina en la cabeza y más ideas.

Me senté de nuevo mientras lo veía irise hablando de premios y en seguida de amenazas que también se unieron a mis pensamientos, entonces se detuvo un momento, la sensación del beso aun no desaparecía, era extraño, seguía insistiéndome que la situación y las acciones no cuadraban, sin embargo, esta transmitió algo a mi completamente distinto, como si fuera verdad, mucho puede saber uno de la esencia cuando se entrelazan los labios y para mi sorpresa era sinceridad lo que percibí de los suyos.

hiba de una cosa a otra rápidamente, analizando todos los hechos y dando un lago suspiro por fin dije -Hades- mirando el suelo y con un tono de indecisión en mis palabras -La situación actual no me concede la virtud de brindarte mi confianza, el miedo me consume las entrañas y no logro entender del todo lo que pasa… Pero- aclare mi garganta -Pero si lo que dices es verdad y el haberme salvado la vida así como el beso no son un juego retorcido, solo puedo pedirte que lo demuestres todas las veces que sean posibles hasta que yo decida creerte, entonces en ese momento obtendrás mi confianza- le mire –Por otra parte, el conocerme lo reservare un poco más, hasta cuando crea que es justo lo sepas, sin embargo, considero necesario me hables más de ti- exigí tratando de no titubear y reprimiendo el temblor que dominaba en mis manos apretándolas con fuerza y mordiéndome un poco los labios inferiores.      


"Encuentra eso que amas y deja que te mate"

avatar
Mensajes : 25

Irinev Slokeva
Echoes

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: “¿Quien puede juzgarme por enamorarme de lo que jamás se me ha permitido probar? La felicidad misma. Hades y Perséfone.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.