Afiliados
afiliados Hermanos
Directorio
Bad Apple! Codes
Afiliados Elite 31 de 45
Crear foro
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

"Deseo oculto, mas haya de los lazos de sangre"

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Deseo oculto, mas haya de los lazos de sangre"

Mensaje por MokaLatte el Dom Feb 05, 2017 7:25 pm

Genero del Rol: +18 (hentai) Romance, Psicológico, Incesto y Drama.
 Privado "con Lucy&Moka" .
Historia/Trama: Esta es la historia de un amor prohibido entre un padre y su hija, es tan simple como resumirlo en esa pequeña frase, todo se desenvuelve en rededor a estos dos personajes que protagonizaran una historia de amor retorcido e incestuoso, no solo por las diferencias de edades si no por los rasgos consanguíneos que los unen. Peligro es adorar a tu padre hasta que se convierte en un amor imposible de alejar. Peligroso es sobreproteger a tu hija hasta el punto donde ya no la quieres dejar. Tras la muerte de la madre en un terrible incendio, del cual Rachel se siente culpable, estos dos seres se quedan completamente solo refugiándose en uno en el otro… el padre se aferra a su hija como único interés, pero con un enorme vacío dentro que ninguna mujer puede llenar, ella por su parte tratara de impedir de cualquier manea que otra mujer ocupe el lugar de su madre o se excusara mas bien esto… porque realmente lo que no quiere es que otra mujer le robe la atención de su tan querido padre. ¿Podrán vivir su amor? ¿Los detendrán los prejuicios? ¿O se entregaran en cuerpo y alma…como un poderoso secreto oculto que se convertirá en deseo con el pasar del tiempo?


 Ficha del Personaje:
-Nombre: Rachel West.
-Edad: 14 años próxima a los 15.

-Personalidad: Es una chica amable, cortes muy tranquila por lo general le gusta hablar y hacer relaciones pero trata de mostrase reservada y seria ante todo aunque es muy inquieta y trata de no ser tan educada sus costumbres suelen dominarla, astuta sin embargo cuando se siente atraída por alguien simplemente se vuelve un poco obsesiva sin importar que hará lo que sea para estar junto a esa persona, es posesiva y celosa, aun así se muestra más bien cariñosa ya que trata de no aparentar lo que realmente es por tomar a alejar a quien quiere, suele ser rencorosa, pero muy agradecida con quienes le han dado una mano en la vida o se han interesando en ella, es leal y confiable.


Es una chica bastante modesta, refinada, culta pues quienes la criaron se encargaron de que aprendiera todo cuanto pudiera. Puede ser bastante extrovertida a veces; por ejemplo, se sorprende fácilmente con cosas cotidianas, probablemente por la vida de sobre protección que llevaba en su casa. Suele pensar rápido en muchas situaciones y encuentra la forma de coaccionar a otros para conseguir sus metas. Es mucho mas lista de lo que puede parecer a simple vista debido al tipo de vida que ha llevado. Es una joven muy valiente y con ganas de ver mundo alejándose de la rutina diaria que es su vida, es servicial muy activa, suele disfrutar de conversaciones, resulta curiosa, pero su bondad en su mayor virtud, aunque podría ser su mayor desventaja. Es una chica apasionada con lo que le gusta siempre está abierta a nuevas experiencias.


-Breve Historia: siempre ha sido una niña enfermiza con alergias, desde pequeña nunca la han dejado tener peluches y fue muy sobre protegida por su madre mientras estuvo con viva, esto le crió inseguridades incluso su propio padre se acostumbro a intensar sobre protegerla de todo. Siempre ha sentido una extraña admiración hacia su padre y con los años sus celos han ido en aumento hasta el punto de que parece incluso es insostenible la idea de que su padre este con otra mujer o siquiera hable con ellas. Intenta ocultar su molestia pero cada vez entrando ahora en la pubertad se retiene menos.


Desde que su padre muere a los 11 años ella se aferra de manera desmedía a su padre. Su madre muere en un incendio en su antiguo hogar, quemando todo lo que recordaban de una vida con ella. Ella en parte se siente culpable de aquel accidente, porque olvido atar las cortinas de la sala y dejo una vela encendida aquella noche donde la luz se había ido, provocando así un incendio imparable. Por supuesto no fue su culpa directamente pero no ha podido sacárselo de la cabeza, puede que lo único que aun la reprime con su padre es el hecho de que aun recuerda a su madre.


-Datos Extras: 
-Estudia segundo año en el instituto.
-Suele jugarle bromas pesadas o insultar las mujeres que consigue en la oficina de su padre.
Extraña que papa, la bañe como cuando era niña.


+Gustos:
-Le encanta sorprender a su papa en la oficina con el almuerzo por que disfruta de cocinarle.
- Suele colársele en la cama, algunas noches cuando se siente sola.
-Le encanta coleccionar fotografía porque ese es su sueño es ser fotógrafa aunque le encanta ser fotografiada.
- Es amante de la música clásica. El recuerdo de su madre.
-Admira a su padre de una manera desmedida.


-Disgustos:
-Odia los truenos, y le teme al fuego.
-Odia que su papa llegue tarde por salir con otras mujeres.
-Que papa le deje la cena o cualquier comida servida o no le preste atención.
-Es alérgica a los mariscos. Y odia terriblemente los insectos.


-Apariencia:


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
MokaLatte
avatar
erotique
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha
Mensajes :
1796

Localización :
Hago muchas cosas, depende del día y hora.

Volver arriba Ir abajo

Re: "Deseo oculto, mas haya de los lazos de sangre"

Mensaje por MokaLatte el Dom Feb 05, 2017 7:41 pm

Me había quedado hasta tarde estudiando para los exámenes de finales de años eran muy exigentes y aunque llevaba los mejores promedios no quería darme el lujo de bajarlo quizá por eso mismo me esforzaba lo más posible para que, papa estuviera orgulloso de mi con mis calificaciones impecables y perfectas. Por eso me había quedado dormida en la cama con los anteojos de lectura puestos la luz de la mesa encendida y un par de libros a mis costado, semi arropada hasta mas caderas no sé hasta qué hora me abre quedado despierta memorizándome, las formulas para física. Sin mencionar el lápiz que decoraba tras mi oreja, estaba bastante estresada y cansada, esos días casi no me había tomado tiempo de ver a papa. Y eso no me hacía sentir bien. Justo como imagine aquella mañana olvide poner la alarma era yo la que me encargaba de cocinarle a papa y me molestaba conmigo misma si no lo hacía justo, por eso no pude evitar ofuscarme cuando me desperté hecha un desastre frente a la mesa.


Tan pronto como abrí los ojos con el rico aroma del desayuno y el sol entrando por la ventana. Solía llevar una piyama algo descubierta en hombros y escote, era de seda color blanca con un short, algo holgado pero que entallaba bien mi silueta y dejaba poco a la imaginación tomando mi tono de piel en cuanta, y el blanco fino de la tela. Estaba nerviosa salte de la cama dejando caer todo sin mas mientras corría descalza a la cocina –¡¡¡Papi…!!!- exclame de inmediato inflando las mejillas mientras me cruzaba de brazos, recostándome de una de las columnas de la cocina si olía a desayuno era quizá porque él lo había preparado aunque siempre podían ser alucinaciones mías y el olor venir de casa de los vecinos.


-Se supone que soy yo la que cocina, siempre ¿si no para que estoy en la casa? ¿si no es para consentir a mi papi favorito?- le digo inflando mas los mofletes, no me gustaba que él se preocupara por esas cosas ya tenía demasiado con la oficina al menos debía prepararle la comida además me gustaba sorprenderlo cada día. Le miro ansiosa y corro a sus brazos y le abrazo –buenos días… ¿Por qué no me levantaste?- le pregunto separándome para mirarlo a los ojos, mientras suspiro mirando la mesa y entonces me ocupo de ser yo quien deja los dos platos, los dos vasos las dos cucharas, y tenedores… las dos servilletas “por que solo éramos nosotros dos nadie más, no habría terceros no permitiría que papa estuviera con otra mujer, nadie ocuparía el lugar de mama… nadie ocuparía mi lugar”


Seguro he de estar despeinada pero no le pongo atención, miro el reloj y abro los ojos espantada al ver lo tarde que es, pero no me iré sin desayunar con el  aun y si llego algo tarde a clases –Aaaaa es tarde, es tarde- comienzo a correr al baño me cepillo, me peino con mi acostumbrada coleta de lado  y colitas bastante infantiles de cerecitas papa me las había regalado y aunque eran para niñas pequeñas me gustaba llevarlas puestas siempre. Me pongo el uniforme velozmente. Vuelvo a la cocina con él  y doy una vueltitas acomodando mi flequillo -¿cómo me veo papa?- pregunto ladeando el rostro, con esa sonrisa que solo le doy a él, enternecedora y peculiarmente profunda como cuando miras algo anhelado-¿quieres que te prepare el almuerzo al volver y te lo lleve a la oficina?- le pregunto sentándome a la mesa, estaría feliz de hacer eso, de hecho lo hacía siempre pero –esta semana he estado muy ocupada con los exámenes ¿te he tenido muy abandonado papito, perdón… pero hoy te llevare el almuerzo es una promesa- le digo mirándolo a los ojos esos ojos que me encantan negros profundos “no me parecía en nada a papa era mucho  mas similar a mi madre, en la escuela las chicas hasta se jugaban diciendo que era muy joven y pensar que ya rondaba los 39, mama se había casado con un hombre realmente apuesto” sin embargo soy cobarde y no me atrevo a preguntarle que le aqueja… porque he de suponer que es lo de siempre.


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
MokaLatte
avatar
erotique
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha
Mensajes :
1796

Localización :
Hago muchas cosas, depende del día y hora.

Volver arriba Ir abajo

Re: "Deseo oculto, mas haya de los lazos de sangre"

Mensaje por LucyLuh el Miér Feb 08, 2017 8:36 pm

Nombre: Mikael West
Apodo: Mik
Edad: 37 años
Sexo: Masculino
Orientación Sexual:
Personalidad: Cordial y educado, esas dos palabras describen -aunque de forma escueta- la forma de comportarse que tiene Mikael casi a todo momento. Cordial especialmente porque es alguien que no dudará en ayudar a los demás inclusive aunque estos solamente busquen beneficiarse de lo buen samaritano que es Mikael. Obvio, no dará su brazo a torcer pero nunca titubeará a la hora de asistir a alguien que parezca necesitar su ayuda... De corazón gentil, bondadoso con quienes se lo merecen de verdad; educado porque ha sido criado en una familia en la cual nunca ha faltado dinero, siendo hijo de empresarios exitosos evidentemente le han inculcado lo que significa ser educado, formal... pero sin jamás perder esa especial 'ternura' que parece tener a todo momento. A veces tomado como alguien serio, pero jovial a la misma vez. Se toma en serio su trabajo, no solamente como profesional, sino también como padre... La persona más importante en su vida para él ha sido y siempre será su hija, a la cual se ha visto inclusive más apegado luego de la trágica muerte de su difunta mujer.

Siendo ellos dos solos, se suele mostrar como alguien muy responsable y cuidadoso con su hija, llegando a sobreprotegerla de más por el simple hecho de que teme que en algún momento la madurez le azote, y la adolescencia termine usurpándole a quien en poco tiempo se había hecho inclusive más importante para él que antes. Se tenían el uno para el otro... de eso no cabe duda, pero había llegado a hacerse casi como una pequeña obsesión, de cuidarla y tenerle siempre cerca incluso cuando no era tan del todo necesario. Muestra recelo hacia aquellas personas que se acercan a su hija, sin importar que sean amigos... en vez de ser amable con dichas personas, muestra un lado suyo que preferiría dejar bastante oculto. Su lado celoso, desconfiado, el cual prefiere ser un antisocial antes que terminar herido nuevamente. Por eso es que no quiere permitir que su hija se aleje demasiado... tal vez sea una mezcla de sobreprotección... y una obsesión de la cual no puede salir. Aunque no quiera admitirlo, sería inmoral.
Físico:
http://www.zerochan.net/Bilal+Asad+Ithnan+Faranbald

[ ··· ]

Se había levantado temprano, aquel día tendría turno completo por lo que quería quedarse en casa el mayor tiempo posible para disfrutar de su pequeña hija, la cual al parecer se había quedado dormida de más a juzgar por las horas que eran. Usualmente llegaba a levantarse más temprano para él, por lo que era curioso no verla rondando por la casa mostrando aquella hermosa sonrisa característica suya; suspiró un poco, comenzando a cocinar el desayuno que no era nada más que huevo revuelto y tostadas francesas. Eran por así decirlo su especialidad, ya que si bien no era un experto en la cocina, lo que sí sabía hacer le salía de maravilla por las incontables que había practicado en hacer esos platillos; escuchó el alarido de su hija, esa forma de vociferar la forma en la que le decía era simplemente un goce para Mikael, el cual se limitó a sonreír de medio labio. Se estremeció, encogiéndose fugazmente de hombros antes de dar la vuelta y mirar de pies a cabeza a su amada hija, sonriéndole con dulzura mientras le miraba fijo a los ojos. No tardó mucho en abalanzarse hacia sus brazos, recibiéndola gustoso y dándole un adorable y paternal beso en los labios, era un gesto de mimo más que nada, algo a lo que se habían acostumbrado a hacer luego de la muerte de su madre.
Lo siento, se me olvidó... y como te di durmiendo tan plácidamente pues no pude evitarlo, supuse que estabas cansada. — se excusaba dejando que la contraria se separara.

En un abrir y cerrar de ojos, la pequeña salió corriendo habiéndose dado cuenta de la hora que era. Aprovechando esto, Mikael sirvió el desayuno dejando un plato para ella y uno para él. La esperó pacientemente, sentado en la silla en su lado de la mesa, para verle llegar pronto y sonreír de medio labio. Se veía tan hermosa como siempre...
"Vaya que ha crecido." — pensó Mikael, mordiéndose con disimulo el labio inferior como embelesado por la belleza de su hija.
Se parecía tanto a su madre a veces, que la verdad le daba miedo que creciera, consiguiera pareja y se fuera como si nada. No quería eso, todo lo contrario... si fuera posible deseaba quedarse toda una vida con ella, ya que era la única persona a la que tenía y que, en cierto modo, podía confiar ya que era sangre de su sangre. ¿Quién más para confiar que en tu propio retoño?
Estás hermosa. — le respondió mostrando aquella dulce sonrisa dedicada única y exclusivamente a ella. A nadie más le sonreía así, ese era el nivel de amor que sentía por su hija. Ella tenía preferencia, no... tenía exclusividad.
Esta semana he estado muy ocupada con los exámenes ¿te he tenido muy abandonado papito? Perdón… pero hoy te llevaré el almuerzo, es una promesa. — dijo ella.
Mikael sonrió de medio labio, asintiendo con la cabeza ante la maravillosa idea. Aunque tampoco deseaba que estuviera mucho tiempo en donde su trabajo, habían muchos viejos verdes que descaradamente habían hechos comentarios un tanto insultantes hacia su hija, como con deseos de tenerla un rato. Había tenido que pararles el carro con algunos insultos que de todos modos ignoraron y siguieron con esos pervertidos deseos. Pero nada que Mikael no pudiera ignorar de momento mientras solo fuesen comentarios y no acciones en vivo. — Me encanta esa idea. — asintió sonriendo. — Que hace tiempo no pasas a visitarme por mi trabajo. — agregó, fingiendo un puchero.

No tardó mucho en terminar de comer, lamentablemente ya tendría que irse o llegaría tarde al trabajo. Suspiró pesadamente, levantándose y dejando su plato en el lavado, para luego dirigirse hacia donde estaba su hija y ponerse un poco de cuclillas para estar a su altura.
Bueno, ya me voy yendo que sino llego tarde, y no quiero que pase lo de la última vez. — bufó encogiéndose de hombros. Le dio un dulce beso en la frente, para luego mirarle embelesado directo a los ojos, acariciando una de sus mejillas. — Asegúrate de dejar tu plato en el lavado, cuando llegue de trabajar limpiaré todo. Lávate los dientes antes de irte, y atiende en clase... ¿Sí? — hizo una pausa fugaz, entrecerrando la mirada. — Te amo. — musitó antes de levantarse. Se irguió y agarró el morral que tenía colgado a la entrada. Se lo puso al hombro atravesado sobre el pecho, se calzó con sus zapatos negros y salió cerrando la puerta tras su espalda. Miró al cielo unos momentos, estaba parcialmente cubierto... ¿Llovería hoy? Comenzó a caminar, con intenciones de irse a su trabajo, tendría que tomar el metro y demás, así que le tomaría al menos unos cuarenta y cinco minutos en llegar. Hoy sería un largo día... uno que sin su hija creía que no podría soportar. Al menos la idea de que le fuese a visitar le llenaba con un poco más de tranquilidad.

Off-rol: Perdoname la tardanza en poner la ficha y el rol. Se me jodió el ordenador y estuve muy ocupada con estudios y trabajo x.x pero ya, tengo tiempo libre y me pongo al día <3
LucyLuh
avatar
Daggers
Mensajes :
47

Volver arriba Ir abajo

Re: "Deseo oculto, mas haya de los lazos de sangre"

Mensaje por MokaLatte el Jue Feb 09, 2017 11:20 am

Estaba feliz porque que notaba lo mucho que me preocupaba de sus comidas aun y cuando estaba estudiando y esforzándome. Le pasase algo o no simplemente no molestaba la idea de no estar ahí haciendo lo que me correspondía, si no le demostraba a papi que podía con las cosas de la casa y mis estudios a la vez, entonces el pensaría en ponerme una madrastra y eso no iba a permitirlo, “no quería que ninguna mujer se le acerca y menos que se metiera en su cama” me sorprendió aun mas fue el beso en los labios, se que lo hacia por manera paternal pero para mi siempre era mas coloraba mis mejillas  me hacia avergonzar cada vez que lo hacia, acelerando mi corazón el era un hombre apuesto y galante…a veces era difícil verlo como solo papa. Debería estar acostumbrada pero la verdad es que no… “papa me había robado mi primer beso” y nunca había dejado de pensar en eso por tonto que fuera.

-Papa te he dicho que no hagas eso- musite desviando la mirada a un costado no dándome cuenta de la manera en la que me miraba. Apreté mis labios relamiendo aquel beso disimuladamente “el lo hace siempre tan difícil” por ese comentario mientras volvía al comedor y me sentaba a disfrutar de las tostadas de papa que empapo con algo de miel, mientras trago saliva “¿Por qué ando pensando en la cama de papa?” entonces me di cuenta que podía limpiar cocinar plancharle lavarle, todo lo que debía hacer una ama de casa, pero la cama de papa seguiría sola… empezó a consumirme un miedo tremendo en el pecho “yo no podía complacerlo así, y si una golfa se le metía en la cama entonces yo…–no ni pensarlo- exclame en voz alta sin darme cuanta sonrojándome al instante de percatarme de que seguramente el estaba mirándome.

Aparte la marida a un costado ,antes de morder el pan – ¿hermosa?- le pregunte con algo de inocencia, pero “¿por qué querer que papa me viese hermosa?” trague el bocado, mientras tomaba el jugo de naranjas y suspiraba … -Nece…sito hablar contigo de algo, en la tarde cuando te vea, es… sobre chicos … y chicas- muerdo mi labio inferior, necesitaba hablar con papa acerca de lo que me estaba pasando, apenas me había desarrollado, y recuerdo aun el día que lloraba en la cama llena de sangre y no había nadie que me explicara que era normal, el supo como manejarlo bien pero ahora estoy más curiosa necesito saber más y es urgente, porque ahí chicos en la escuela algo intensos. Pero pronto vendría el bus y no era el momento adecuado. Comí tan rápido como pude y escuche acercarse el autobús –umm yo también ya debo irme, lo lavare al llegar a medio dia- hice un puchero ras el besito y esas indicaciones de niña pequeña que siempre me daba, contenta igual por que me había dado permiso de ir a su trabajo y ya eso era suficiente, y me levante trepándome el bolso rápidamente mientras me aproximaba a la mejilla de mi padre  que estaba a punto de salir también tras despedirse el de mi, aunque al ser tan rápido el beso termine besando la comisura de sus labios, ese espacio entre la mejilla y el labio. Me sonroje unos instantes y le mire apenada –pe…perdón, yo también te amo papi- musite sonrojada corriendo con la escusa de que el auto bus me dejaría. Pero llevaba una sonrisa increíble en los labios mientras frotaba la mitad de mi labio esa mitad que había tocado los de papa.

En el instituto todo era igual aunque aquella mañana conseguí una carta de declaración de algún chico, apenas la medio leí y la guarde en mi bolso, mire mis clases y tan pronto Salí fui a casa para prepararle un rico almuerzo a papa. No me dio tiempo de cambiarme el uniforme, prepare algo de puree de papas, y algunas ricas albóndigas fáciles de trasportar con su salsa, aquello me quedaba muy rico, un poco de ensalada verde. Y con todo empacado térmicamente para que no se enfriara. Me puse en marcha a su oficina. Donde corriendo por la puerta de la entrada la secretaria intenta detenerme, pero voy tan contenta que no le prestó atención –descuida Leila, papa me dijo que viniera- Le digo gritando mientras sigo corriendo abro la puerta de su oficina y lo descubro con una mujer, ella esta tan próxima a el apunto de besarle “¿Quién era?” me parecía haberla visto en la recepción una trepadora seguramente.

¡¡Papa!!- exclame agitada por la carrera y molesta por que ella estuviera tocando su mejilla y apunto de besarlo. La comida que llevaba se cayó en el suelo y mis ojos se cristalizaron aguándose un poco -¿qui…quien es ella?- pregunto molesta cerrando los puños pero se que me voy a poner a llorar así que con frustración niego –No im...porta no me digas nada seguro es una de esas golfas que solo quieren tu dinero, feliz día- musito con ironía, cerrando la puerta con fuerza mientras la secretaria de mi padre me ve salir corriendo nuevamente pero esta vez cubro mis ojos lloroso, y corro tanto, tanto que no me doy cuenta como termino en el, parque de la ciudad sola -¿por...Que…? ¿Por...que tiene que estar con otra mujer?- exclamaba agachándome en el suelo –Yo te quiero papa, yo te quiero tanto, no quiero verte con otra- susurraba secándome esas lagrimas que se empeñaban en no dejar de salir.

OFF: descuida *-* ame tu post.


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
MokaLatte
avatar
erotique
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha
Mensajes :
1796

Localización :
Hago muchas cosas, depende del día y hora.

Volver arriba Ir abajo

Re: "Deseo oculto, mas haya de los lazos de sangre"

Mensaje por LucyLuh el Jue Feb 09, 2017 11:56 pm

No le tomó mucho tiempo llegar hasta su trabajo afortunadamente. El metro había sido lo suficientemente veloz como para no hacerle sentir que había sido una mala idea. Afortunadamente cuando llegó no parecía haber demasiado alboroto, por lo que pudo suponer que su trabajo ese día sería más bien tranquilo; apenas pasó el umbral de la puerta que daba hacia su oficina, su secretaria le detuvo en seco, aclarando su garganta para llamarle la atención a su jefe. Mikael, percatándose de esto se dio vuelta con lentitud y calma, sonriendo muy levemente pero con sinceridad, expectante de lo que fuese a decirle.
Señor West...
Puedes decirme Mikael, Verónica... nos conocemos hace años ya, ¿no crees que habría confianza a estas alturas? — corrigió el moreno, sonriendo más alegre; la mujer de avanzada edad asintió con la cabeza y sonrió de la misma forma suspirando con alivio. — ¿Qué es lo que precisas? ¿Hay algún recado que dejaron para mi? — cuestionó inmediatamente.
La mujer renegó, para luego juntar las manos y responder. — Hay una muchacha, joven... que desea verle, dice que es un asunto muy importante y desea hablarlo con usted cuanto antes. — mencionó explicando con total detalles.
... Bueno, hazle pasar si sigue por aquí. Sino, que avise la próxima vez con antelación para estar preparado.
Le iré a avisar enseguida. — culminó la conversación de ese modo; sin mucha tardanza, mientras Mikael se quitaba el saco y lo dejaba colgado en un pequeño perchero dispuesto en su oficina a un lado de la puerta. Cerró esta tras su espalda y luego se dirigió hasta la silla tras su escritorio, emitiendo un pequeño suspiro antes de frotarse el entrecejo. Se colocó unas gafas de descanso y se puso a leer un poco de correspondencia, seguramente asuntos burocráticos, cuentas y demás. Pronto alguien golpeó la puerta delicadamente, a lo que Mikael vociferó un fugaz: "Pase" permitiendo la entrada a su despacho.

Una mujer de curvas despampanantes y atractiva mirada se hizo presente. Mikael en un comienzo no pudo hacer otra cosa que reír, más que nada porque no se imaginaba que alguien de esa calaña pasara por el umbral de su puerta. No era la primera vez que sucedía, la mayoría venía con una sola cosa en mente... conseguir un buen trabajo de la manera que fuera, sin importar que para lograrlo tuvieran que ofrecer sus cuerpos en el ámbito sexual tan solo para obtener lo que se habían propuesto. Tener dinero para costear sus gustos, especialmente ropa cara y maquillaje fino.
¿En qué le puedo ayudar, señorita...? — cuestionó, esperando saber por su nombre.
Erika ... Erika Rabinovich. — respondía en un tono encantador, mostrándose seductora. Seguramente la fémina se esperaba un viejo gordo y a medio quedar pelado, pero para su sorpresa se encontró con un hombre de apariencia joven, de piel morena y mirada penetrante. Inclusive llegaba a sentirse realmente 'caliente' por aquella favorable visión, haría todo aquello inclusive más fácil para ella.
Puede sentarse, señorita Erika.
Muchas gracias, con permiso... — dijo sentándose frente al escritorio, cruzándose de piernas de inmediato; sin tardar demasiado y mostrando una leve sonrisa encantadora plasmada en el rostro, comenzó a hablar. — Tengo entendido... que están buscando empleadas aquí, y bueno... a la primera oportunidad que tuve no me cuestioné el venir. — decía mordiéndose fugazmente aquellos carnosos labios, relamiéndose con disimulo como queriendo así conquistar los deseos carnales del albino.

Así es, ¿cuáles son sus cualidades señorita Rabinovich? — preguntaba en un tono serio. Mostrando que no hallaba interés alguno en aquella mujer. Podría ser atractiva, sí ... la envidia de muchas y objeto de deseo para demasiados hombres... menos para él. No quería pensar en mujeres justamente cuando hacía pocos años había muerto su mujer, ¿cómo podrían osar aproximarse a él? Tal vez esa muchacha no sabía lo que estaba haciendo, o directamente estaba desesperada por conseguir un verdadero trabajo, que le permitiera por lo menos costear sus caros gustos, especialmente si tenía que llegar a los extremos para lograrlo.
Bueno... puedo demostrarle ahora mismo lo que soy capaz de hacer, cuando... me propongo algo lo consigo. — murmuraba mostrando una expresión felina, sensual. Se levantó lentamente de su asiento, aproximándose poco a poco a Mikael. Este reculó un poco, entrecerrando la mirada y curvando las cejas en extrañeza y confusión.

¿Qué... hace, señorita? — le preguntó, mirándole fijo a cada paso que daba. La fémina rodeó el escritorio, hincándose entre las piernas del hombre por unos momentos quedando de cuclillas mostrando fácilmente su entrepierna, no llevando nada debajo. Un leve rubor apareció en las mejillas de Mikael, pero nada más que eso. La mujer se fue acercando cada vez más, hasta que casi besaba sus labios; fue allí cuando su pequeña hija irrumpió la tranquilidad del despacho. Largó todo aquello de golpe, sin siquiera darle oportunidad al albino de darle alguna explicación aunque fuera. Cuando la pequeña salió corriendo, Mikael con cierta desesperación.

¡Rachel, espera! — vociferó, empujando a aquella mujer que estaba encimada sobre él. Le miró con cierta furia de reojo. — Vete, y no vuelvas más a mi despacho o me aseguraré de que no trabajes nunca en ninguna empresa que te pueda dar un sueldo aceptable, sucia ramera. — insultó sin cuidado alguno. Había lastimado a su hija y eso no lo perdonaría nunca.
Corrió lo más rápido que pudo, intentando seguir a la pequeña que se alejaba cada vez más. Por suerte no le había perdido de vista, no demasiado. Cuando le vio, se aproximó lentamente escuchando sus palabras. Se puso de rodillas en el suelo y abrazó por la espalda a Rachel, encogiéndose de hombros
Yo también te quiero a ti... — hizo una pausa fugaz. — Lo siento, no fue mi intención que vieras eso... esa mujer vino de la nada, con la excusa de que quería un trabajo en la empresa, y cuando quise darme cuenta ella estaba tirándoseme encima, y tú entrando por la puerta... — bufó, dándole un gentil beso en la cabeza acariciando la cintura de su hija y subiendo hasta los antebrazos. — Pero ya se fue... nadie te quitará tu merecido lugar en mi corazón... — susurró, cerrando los ojos y ocultando el rostro en el hombro derecho de la pequeña, estando detrás de ella aún. Sin sollozar, era difícil ver llorar a Mikael.
LucyLuh
avatar
Daggers
Mensajes :
47

Volver arriba Ir abajo

Re: "Deseo oculto, mas haya de los lazos de sangre"

Mensaje por MokaLatte el Vie Feb 10, 2017 11:56 am

En todo el día no había dejado de pensar en aquel beso, en aquellas palabras de que era hermosa. No podía creer que papa me dijera eso para un adolescente era como soñar despierta todo el día, aunque esas efímeras ilusiones se destrozaban cuando recordaba que seguramente lo decía por que era su pequeña hija adorada. “papa nunca me vería con ojos de deseo” y era tan irritante “eso está mal” me recriminaba entre agites de cabeza en medio de las clases, tratando de poner atención pero tener esas sensación del beso en mis labios poco ayudaba a concentrarme. Al final solté uno de esos suspiros pesados que solo dejaban en claro, que me daba por vencida “que estuviera mal no quería decir que no estuviera sintiendo aquel anhelo secreto por el”

Quizá por eso esas ganas desmedidas de volverlo a ver de ir con el quizá por eso no media las cosas no toque su puerta y me tope con esa escena abrumadora, de él con otra mujer una golfa seguramente a juzgar por las extravagantes y simples fachas que llevaba “yo no me veía tan bonita como ella” mis pechos aunque estaban desarrollándose y aunque tenían un tamaño decente seguía con esa carita infantil... Pero no podía quedarme ahí de rodillas en el parque sin hacer nada por eso levante la mirada ahora mas llena de ira que de tristeza secando aquellas lagrimas sin remedio, con una agresividad desmedida casi como si pagase toda mi rabia con mis propias mejillas húmedas, suspire con suavidad tratando de calmarme. Mientras miraba a los lados y acomodaba mi bolso en mis espaldas. Me dispuse a caminar aunque no tenía ni idea de que camino debería seguir, mire algunos señalamientos pero me sentía ligeramente perdida quizá por que seguía aturdida, y por qué no sabía como debía tratar a papa ahora. Sin mencionar que tire su comida. “seguro se enfadara por que manche su alfombra”

Es entonces cuando lo siento a mis espaldas y escucho que me llama… esta abrazándome con fuerza allí mismo en el suelo en sabrá dios que parte de aquel parque –Mentiroso… solo me quieres como tu hijita ya no soy una niña papa estoy grande ¿crees que no me doy cuenta de las cosas? Se que nadie ocupara mi lugar de hija en tu corazón pero tal vez no es el lugar que quiero- susurro no sé si me escucha posiblemente si ya que estamos tan cerca, bajo la mirada dejando que mi flequillo caiga y la sombra cubra mis ojos, entonces escucho que me dice algo mas su mano acaricia mi cintura y es difícil ocultar lo mucho que me gusta sentirlo, y sonrió levemente negando… -Esta vez no me convencerás tan fácil… quiero que me digas la verdad ¿quieres estar con una mujer verdad?... necesitas que te caliente la cama y que te haga cosas de adultos… no importa cuanto me esfuerce papa yo nunca podre complacerte y llenarte completamente y eso… eso me duele tanto – musite apretando mis labios –gracias, por explicarme pero no harás que se me olvide tan fácil… ni siquiera has querido explicarme lo que hace los grandes para tener bebes… y los chicos en al escuela no dejan de darme cosas… si no tendré que preguntarle a ellos lo que tu no me quieres decir- le dije soltándome de su abrazo y girándome para mirarle a los ojos –¿De verdad quieres a otra mujer en casa con nosotros?- le pregunto mordiendo mi labio superior y quería una respuesta no una evasiva estaba cansada de ellas.

Entonces note que estaba llorado… y eso me hiso sentir culpable aunque yo también lo hacia -arruine tu almuerzo lo lamento- musito apartando la mirada sonrojada, mientras de mi bolso se cae la carta que me han dejado en la escuela, aunque ni yo misma lo noto  -papa no quiero una madrastra… yo puedo hacer todas las cosas de la casa, todas si me dejas y enseñas, no la necesitamos… no necesitábamos una mujer, no quiero eso- insisto comenzó a llorar de nuevo, y decido abrazarlo yo esta vez con fuerza escondiendo mi rostro en su pecho –Quiero que sigamos siendo solo tú y yo-exclamo apretando su saco perfectamente planchado yo misma lo había hecho, “si tan solo pudiera complacer a papa en todo… ya no tendría miedo de que se fuera con otra”


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
MokaLatte
avatar
erotique
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha
Mensajes :
1796

Localización :
Hago muchas cosas, depende del día y hora.

Volver arriba Ir abajo

Re: "Deseo oculto, mas haya de los lazos de sangre"

Mensaje por LucyLuh el Vie Feb 10, 2017 4:11 pm

Entre las lágrimas que caían de sus ojos, y los de su hija... se haría un mar. Pero pronto ella fue la que empezó a hablar luego de que Mikael intentara explicarle la situación a su hija. No comprendía del todo por qué se había enojado, tal vez no quería que una mujer reemplazara el lugar que había tenido su madre en antaño, pero ahora con lo que le decía ella comenzaba a comprender la situación. Se quedaba impactado, helado de lo que le escuchaba decir... ¿complacerle en más de un solo sentido? Él ... quería no haber escuchado aquello, pero ahora lo estaba haciendo. Por alguna extraña razón en vez de espantarse, era como si quisiera seguir sintiendo esa voz, decirle todas esas cosas, esos reclamos. Inclusive la simple idea de ser siempre ellos dos. ¿Pero cómo podrían? Era inmoral, la mera excusa de que se querían demasiado no era suficiente para justificar tal atrocidad que era vista como uno de los máximos pecados de la ley en aquella ciudad. Mikael se estremeció un poco, viendo que entre movimientos, una carta se cayó de su pequeño bolso. Tomó dicho papel entre manos, mirando aún fijo a los ojos de Rachel. Por unos momentos pensó en no abrirla, aunque dicha carta parecía tener un corazón rojo bien pintado en la superficie, principalmente en la solapa para abrir el sobre. Se encogió de hombros, frunciendo un poco el ceño.

Al parecer... mi pequeña Rachel está creciendo más rápido de lo que quería aceptar. — susurró como si estuviera "ignorando" las palabras que ella decía. Pero no, no estaba haciendo eso, todo lo contrario. En realidad estaba justamente explicando por qué actuaba así con ella, tratándole de una forma tan infantil, tan cuidadosa. Llegaba a ser hasta un poco sobreprotector con ella. Pero es porque no quería que creciera, nunca... si fuera posible habría gustado que ella se quedase eternamente en la edad de los diez años, cuando la inocencia de un niño está en su máximo y aún no llegan a comprender ni pensar en esas cosas que ahora ella le planteaba. Los jóvenes en su instituto seguramente ya comenzaban a verle como a una mujer, una adolescente que sentía deseos como ellos. Le dolió en el corazón... no, en el alma misma escuchar decir que si no lo hacía él, les pediría consejos a los mismos compañeros de clase. Le ponía entre la espada y la pared, arrinconado como una presa que no podía escapar en absoluto hasta que diera una respuesta satisfactoria. Se sentía totalmente indefenso contra su hija, la ahora única mujer en su vida que llegaba a amar, en serio.

¿Qué es esto...? — murmuró, abriendo la carta. Era como si estuviera comenzando una escena de celos. — Me duele que digas que si no es conmigo, irás corriendo a pedirle ayuda a tus compañeros... ellos, que como los viejos de mi trabajo, solo te ven... como a una adolescente en pleno crecimiento. — decía mordiéndose el labio inferior para no mostrarse enojado. No lo estaba, al menos no con ella. Sino consigo mismo, porque se sentía culpable de haber creado esa situación, de no haberle hablado nunca sobre las cosas más importantes, prefiriendo tratarle como a una niña pequeña pensando que así, se libraría de todos esos 'problemas' al menos hasta que tuviera la edad suficiente como para interesarse en los asuntos sexuales que la vida misma le iría presentando poco a poco a Rachel. Pero no, Mikael no podía estar más equivocado, y para peor... era él con quien quería estar, no con nadie más; abrió la carta sin cuestionárselo dos veces, comenzando a leerla. Le tomó unos segundos hacerlo, y había algunas faltas de ortografía que pudo pasar por alto, pero el corazón le ardía, era como si los celos hubiesen empeorado aún más. Bufó, para luego acariciar con gentileza la mejilla de su hija luego de haber esa carta una bola de papel y tirarla lejos de allí, ignorando si ella quería leerla también. Renegó con la cabeza, apegando su frente gentilmente con la suya y susurrando sobre sus labios.

Vayamos a casa, y hablemos más tranquilamente sobre esto... ¿sí? ... Por favor, no aquí, no ahora... — murmuró. Luego de eso, se levantó del suelo, ofreciendo la mano a su amada mujer, para que ella también lo hiciera si así lo deseaba. — No te preocupes por haber tirado el almuerzo, tampoco es que tenga hambre... gracias de todos modos. — hizo una pequeña pausa, antes de comenzar a hablar, caminando a paso muy lento para que ella le siguiera, ahora mismo se estaban dirigiendo a casa. No le tomó mucho más que un par de minutos a Mikael para avisar que se tomaría el resto del día libre. Quería estar aunque fuera un poco más que unas horas por día con su hija, teniendo que trabajar el resto porque directamente debía alimentarla a ella, a él mismo y pagar todos los gastos comunes de la casa... lo cual no era moco de pavo.

Me tomaré el resto del día libre, para pasar la tarde y noche contigo... ¿está bien? De paso mañana tengo día libre, así que... ¿será así mejor, verdad? Podrás preguntarme lo que quieras... y yo te lo explicaré, pero por favor no vuelvas a decir que irás con los chicos de tu grupo a preguntarles esas cosas... — decía sonriéndole de medio labio, manteniendo esa expresión gentil, una mirada como si estuviese enamorado de aquella pequeña. En parte lo estaba, ¿pero cómo podría admitirlo? ... Era inmoral, indebido, no podía... ¿pero cómo no querer? ... Le era imposible, se le estaba haciendo difícil. Era tan parecida a su madre, que le causaba escalofríos cada vez que le veía llegar en las mañanas, a recibirle con un dulce beso, por más que a ella le incomodara que fuese en los labios. Lo sentía necesario, natural... por alguna razón.

No tomaría mucho tiempo llegar a casa, pero realmente deseaba hablar con ella. Habían cosas que no debería estar pensando, pero que quisiera aquellas cosas con él... la verdad es que le había agarrado por sorpresa. Hacía mucho que no se daban un baño juntos, tal vez... hoy podría darse esa oportunidad, luego de explicarle cómo eran las cosas. Él era su padre, y ella su hija... no era bien vistos esos deseos... pero algo dentro suyo le decía que no podía romperle el corazón a su pequeña, y por otra parte... él también sentía algo por ella, algo que quería negar, pero que tenía oculto bien adentro.
LucyLuh
avatar
Daggers
Mensajes :
47

Volver arriba Ir abajo

Re: "Deseo oculto, mas haya de los lazos de sangre"

Mensaje por MokaLatte el Vie Feb 10, 2017 6:58 pm

Papa y yo parecíamos que hablábamos, de una manera diferente, y ninguno acaba de entender al otro, el me miraba extraño diferente, demasiado serio y aunque no frió nunca me trataba así, pero claro ¿Cómo podía descifrar lo que realmente pensaba? era confuso cuando por momentos parecía desvaírme la conversación. Estaba tan frustrada y me sentí muy mal cuando decidió separarme de su abrazo para tomar la carta trague saliva preocupada creyendo que iba a regañarme, baje la mirada sorbiendo mi nariz y cerrando los ojos con suavidad. Entre sollozos porque esos no podían evitarlos seguía sollozando sin parar, incomoda con la situación y ahora temerosa por que empeorara al ver esa carta –Yo… no lo se papi… me la dejaron en mi loker esta mañana, no he alcanzado ni a leerla, pero seguro es el chico siempre- 

Confesé, no era la primera carta que me daban ni mucho menos, sabia de quien se trataba y justo por eso solo la había guardado, la sensibilidad normal en una chica confundida de mi edad. Apreté los ojos con mucha más fuerza, mientras cerraba los puños pero me di cuenta que seguramente le hice sentir muy mal yo también cuestionándolo cuando el se esforzaba por dármelo todo, y aun peor seguro le hecho quedar en ridículo delante de todas en su trabajo con semejante escandalo que arme, ahora estábamos iguales y si uno de los dos no se atrevía a cortar aquel circulo vicioso, de yo te hago tu me haces, estaríamos lastimándonos, continuamente el uno al otro. Al menos el no lo hacia queriendo su rostro era tan amable y gentil como siempre su mirada cálida y su voz… ¿Cómo podía interpretarla como un regaño, cuando resultaba ser tan sutil?

Me molestaba su clara evasiva contante fue por eso que le amanece de esa manera, no quería responderme nada, y yo me atreví a abrirme ante él y decirle aquello –Es que ya no sabia que hacer para llamar tu atención, si debo recurrir a eso entonces lo hare… y si sigues evadiéndome hare cosas peores hasta que des cuenta de lo que siento- le dije moleta sin pensar teniendo que cubrirme la boca por que ya estaba diciendo barbaridades y era un lugar publico. De la anda el me acaricia, me hace sonrojar que se apegue de esa manera a mi “¿Por qué lo hacia tan difícil” vi que desecho la carta, no dije nada si era verdad que el había desechado a la golfa de esta tarde.

 Pero en parte el si debía volver al trabajo las personas se nos quedaban mirando en el parque y comprendí de que de verdad no era el mejor lugar para hablar.-¿ir a casa?- asenté aunque creía que debía ir a trabajar no refute nada mas tome su mano y me puse en marcha con el a casa me aferre con fuerza a la misma entrelazando nuestros dedos “es mi padre ¿que tiene de malo que me lleve de la mano?”. Y de que podían mal entender las cosas, por que a pesar de todo papa se veía mucho más joven de lo que era aun así mucho mayor a mí. “pero ahora tenia al respuesta que tanto había esperado… el iba dedicarme una tarde para conversar de esos temas, no podía estar mas tranquila ahora” –Solo te las preguntare a ti, promesa- sin decir nada mas en lo que avisaba de su falta. 

Pronto llegamos a casa y a mi me enmarcaba un especial ansiedad, suspiro cerrando la puerta de un tirón… apenas entramos vaya frustración ni siquiera almorcé y prepare lo mismo que para el almuerzo en la cena igual el no había comido“ estaba haciéndolo todo mal” pensé, acomodando mi coleta, mientras suspiraba y trataba de asegurarme de que todo estuviera en orden, pero recuerdo que aún me quedan algunos exámenes y debo estudiar así que me pongo a leer mientras papa se cambia de ropa y todo el cuento, los minutos se me hacen eternos, tiro el bolso a un lado me carcomen los nervios peor espero en el sofá tranquilita –¿Ya estas listo papa? – le pregunto sentándome al estilo indio en el sofá, y jugando con mis deditos la falda no es como si quedara en buena postura estando así, tenia una pregunta rondándome la cabeza una que me cuestionaba muchísimo mas que las otras y seria por la que incitaría. 

Decido que como no hemos comido ninguno caliento mi comida de la vianda y la que sobro para la cena, y sirvo la mesa colocando incluso algunas flores del jardín esa que cuido con tanto cariño. Deje todo en orden y me senté en la mesa esperando a papa… estaba nerviosa porque no sabía cómo tocaríamos ese tema de nuevo además quería plantearle mis dudas de las que hable en la mañana pero todo había tomado un matiz turbio y ahora no sabía qué hacer. Es que nada podía ser peor. –Hay algo que me perturba papa… se supone que solo las parejas se besaban en los labios… pero tu lo haces a menudo conmigo y creo que eso ha llegando  confundir mis sentimientos… yo… es que me gusta tao cuando lo haces ya no se si es normal y estoy preocupada ¿Por qué lo haces papito? Si no soy tu novia… ¿te gustaría que fuera tu novia? Yo quiero aprender y las chicas no dejan de hablar de lo bonito que es tener novio, ya que no puedo con los chicos de mi grupo ¿puedo contigo?- le pregunte al sentirlo cerca ahora que no podía mirarlo sabia que verlo directamente me cohibiría mucho. Sabia que me había portado mal, y aunque no quería disculparme el era mi papa y merecía respeto y hoy no me comporte como una buena hija gritándole como lo hice.


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
MokaLatte
avatar
erotique
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha
Mensajes :
1796

Localización :
Hago muchas cosas, depende del día y hora.

Volver arriba Ir abajo

Re: "Deseo oculto, mas haya de los lazos de sangre"

Mensaje por LucyLuh el Vie Feb 10, 2017 8:52 pm

Cuando llegaron a su casa, Mikael se dirigió inmediatamente a darse una merecida ducha. Rápida y sin muchas vueltas, para luego vestirse en su dormitorio. Se puso una sudadera negra y una bermuda ya que no hacía frío afortunadamente. Secándose la cabellera con la toalla que había utilizado para el resto de su cuerpo, se dirigió hasta donde estaba su hija. Esta le esperaba pacientemente en la mesa, con la comida servida e inclusive con flores puestas como centro. Suspiró un poco, tragando duro ya que directamente parecía algo así como una cena romántica más que compartir mesa los dos para comer algo luego de un día pesado y estresante; el albino se aproximó a la mesa, sentándose en la silla y acariciándose las sienes dejando la toalla colgada en el respaldo de la silla que había escogido. Bajó un poco la mirada para luego suspirar profundamente, resoplando y mirando a los ojos de Rachel.

No sé cómo empezar esto, la verdad... esperaba poder evitar este momento hasta que cumplieras al menos diecisiete, o dieciocho años, pero supongo que no puedo huirle toda la vida a este momento. — decía encogiéndose de hombros apenas unos segundos antes de proseguir. Dejó que ella hablara, viéndose cada vez más impresionado por las palabras que escuchaba decir a su hija, abriendo los ojos como platos. Se estremeció, ¿acaso se estaba confundiendo solamente por esos dulces besos que le daba en los labios? Posiblemente se estaba equivocando al ser tan cariñoso y cuidadoso con ella. Siempre lo había hecho desde que era pequeña aunque tal vez luego de la muerte de su madre no lo había hecho tan seguido, pero... que lo tomara como otra cosa más que un beso paternal llegaba a impresionarle. De hecho, no es que le molestara, pero sí que llegaba a hacerle sentir incómodo que por su culpa ahora su hija tuviera esos pensamientos... indecentes.

Esto es todo mi culpa, y si debo hacerme responsable por ello... tendré que apechugar. — murmuraba para luego suspirar, dibujándose una leve, gentil y amorosa sonrisa en su rostro. No estaba enojada con ella, más bien lo estaba consigo mismo por ser el causante de toda esa situación que tal vez podría haberse evitado. Pero, debía admitir que él también sentía algo por ella. Posiblemente por la falta de su amada mujer, o simplemente porque ella poco a poco estaba madurando, en varios sentidos de la palabra y por ende, habían ciertas cosas que no podía evitar. Independiente de ser su padre...

¡Pero que inmoral! ... Seguro gritarían por la calle si les vieran tomados de la mano, incluso algunas miradas raras se posaron sobre ellos cuando volvieron a casa de esa forma. Pero era una expresión de cariño, de amor hacia su hija, ¿cómo podría negárselo? Si la amaba, con todo su corazón, con toda su alma. Era su dulce retoño, su mujercita, la luz de su vida y la razón por la que podía sonreír cada mañana. La razón por la cual seguía esforzándose día a día en su trabajo, para poder llegar... y ser recibido con una dulce sonrisa, SU sonrisa.
Lo hago porque te amo mucho, Rachel —explicó haciendo una fugaz pausa, tragando saliva antes de seguir hablando—... No me gusta que creas que alguien más reemplazará el lugar de mamá... o el tuyo. — agregó, suspirando profundamente. Se llevó una mano a la frente. ¿Qué hacer en un momento así, con esas preguntas que le hacía Rachel? Se lo complicaba demasiado, por el hecho de que por un lado estaba el sentido de moral que tenía Mikael, y por otro lado era esa desesperada necesidad, ese deseo de que su hija estuviese con él, independiente del tiempo que fuera.

¿Poder conmigo... qué, Rachel? ... ¿Ser mi novia...? ¿No crees que sería raro? ... — pausó sus palabras por unos momentos, bajando la mirada de nuevo. — Pero... no quiero darle el visto bueno a otro chico, mucho menos los de tu grupo, y menos me quiero imaginar que terminaras con alguno de los colegas de mi trabajo. — resopló, con cierto asco por aquellos viejos que tenían deseos indecentes con su amada hija. — Te dije que cuando llegáramos a casa te respondería y enseñaría todo lo que quisieras, ¿cierto? ... Y yo siempre cumplo con mis promesas. — agregó. Esperando que entendiera básicamente a lo que se refería. Si ella lo deseaba, podía quitarse todas las dudas que tenía con él. A fin de cuentas, era su padre, ¿con quién más podría llegar a tener ese tipo de confianza? Prefería que fuera con él, que con algún viejo verde que abusaría de su confianza de las peores maneras posibles, para luego dejarle tirada cuando se aburrieran de su jovial y delicado cuerpo.
LucyLuh
avatar
Daggers
Mensajes :
47

Volver arriba Ir abajo

Re: "Deseo oculto, mas haya de los lazos de sangre"

Mensaje por MokaLatte el Sáb Feb 11, 2017 1:12 pm

Creo que temple cuando el al fin hablo, y aunque la comida desprendía ese característico olor delicioso, no me dieron ganas de probarle bocado de momento, era como si cada uno de mis sentidos estuviera enfocado en escuchar atentamente lo que papa me decía. Y as era mis ojito no se despegaban de sus labios mi oídos de su voz, y mis manos trataban de calmar a la otra que se estremecía bajo la mesa junto a mis piernas.-es... que ya las cosas no so como cuando mas joven- exprese en realidad ahora todo se hacia con mas jovialidad que antes no se hablan con tapujos y los adolescentes experimentaban mas abiertamente, yo no quería que me hicieran bulling por ser la única virgen en la escuela, o por que era tan estúpida como para no saber ni siquiera con calidad de que hablaban.

 Me relamí los labios bajado la mirada y tomando el cubierto para ensartar una albóndiga y atarla con el pured… creo que cuando lo lleve a mis labios mi mano seguía ligeramente temblorosa. Me moría de ganas por escuchar su respuesta y cuando llegaron me dejo sin palabras. Agradecí tener al boca llena ropa aplazar mi respuesta de lo que masticaba y tragaba. -¿Por qué es tu culpa?- no quedaba mas que confundida, mientras me moría el labio –es solo que soy muy tonta ¿verdad?- me cuestionaba preocupaba tomando otro bocado, comer era solo una escusa para no mirarlo o hablar demasiado, mas que un par de frases.

El me sonreía, y al menos se que no va regañarme… en el fondo sabia que estaba mal tampoco era del todo una idiota las familias no podían ser pareja y de hecho no solo era un pecado, contra la religioso si no que legal y moral también “¿pero quien le explicaba esas cosas al corazón?” además yo pensaba que no tenia por que saberlo nadie mas que nosotros dos. Inmediatamente exclamo que me amaba me ruborice… y la pregunta que cruzo por mi mente fue -¿Cómo me amas papito?- como su hija como mujer… ¿Cómo? Asenté a lo que menciono de reemplazar los lugares pero yo sabia que ese día no podía evitarlo -eres apuesto papa… muchas chicas quieren estar contigo… y no puedo competir con ellas, también se que no es correcto que trate de alejarte de la posibilidad de tener nuevamente una pareja… pero soy egoísta- lo admití era egoísta no quería compartirle con nadie.

Y el no se quedo atrás empezó a bombardearme de preguntas tome el baño de jugo atragantándome lo mas que podía, y estrujando mis mofletes que mas rojos no podían encontrarse. Lo escuchaba con atención –lo se… se que esta mal peor nadie mas tiene por que saberlo puede ser… ¿nuestro secreto?- te pregunte alzando la mirada y no solo eso levantándome de la silla parecía que el corazoncito se me saldría del pecho –yo no quiero estar con ninguno de ellos- inquirí sentándome en tus piernas como cuando era niña y abrazándome de tu cuello, peor esta vez pose tu mano en mi muslo, que con la falda apenas si quedaba cubierto –solo quiero que sea papa el que me toque- yo no sabia demasiado de aquello, y mis piernitas estaban cerradas pequeñas y temblorosas. Abrí mis labios acercándolos a los de el… pero sin llegar a besarlo –quiero que me enseñes a besar bien con la lengua- relamí tímidamente la mejilla ajena.

Entonces leve su mano a uno mis senos quiero que hagas que se pongan mas grandes y me expliquen por que no dejan de crecer- apreté los ojos dejando escapar un acalorado gemido en su oído al esconderme en su hombro – quiero que mi primera vez sea con papa… yo no se que es eso de la virginidad pero las chicas dicen que se senté muy bien después de la primera vez y que debe de ser alguien especial que no queramos olvidar jamás ¿Quién mejor que mi papa?- pegunte avergonzada de estarte diciendo todo eso –No me regañes…- te pedí nerviosa y hasta cierto punto asustada antes de dame cuenta estaba llorando –yo se que es malo, y también se que si se enteran vas a tener problemas por que no soy grande y soy tu hija, yo no le diré a nadie papa… juega conmigo a la casita  te prometo que será solo un juego- insistí sorbiendo mi nariz –pero no me digas que no, no me rechaces se que también quieres quiero que me uses a mi antes de que debas ir y hacerlo con otra mujer por favor-


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
MokaLatte
avatar
erotique
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha
Mensajes :
1796

Localización :
Hago muchas cosas, depende del día y hora.

Volver arriba Ir abajo

Re: "Deseo oculto, mas haya de los lazos de sangre"

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.