Conectando los engranajes del alma.

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Conectando los engranajes del alma.

Mensaje por MokaLatte el Miér Jun 22, 2016 1:10 pm

Cada cosa hermosa que el decía me daba fuerzas, era tan dulce y amable “¿Cómo no podía amarlo?” apreté mis labios a gusto, algo incomoda, porque estábamos ese momento donde no era yo su salvadora si no el done el me daba fuerzas para seguir y superar mis miedos asenté segura decidida por que tenía que hacer lo que había subido a hacer a aquel lugar, después e todo yo no hacía nada por hacerlo todo tenía sus porque y sus razones todo tenía sentido. Trague saliva incomoda y cuando abrí los ojos y grite aquello ras el decirme esas cosas solo supe –Tu eres mi salvador- el también grito aquello conmigo y por ese momento sentí que era feliz libre y que en cualquier momento podía volar… eso deseaba volar en aquel viendo con Kaz ese que nos golpeaba con algo de fuerza y zarandeaba mi vestido sus camisa y nuestros cabellos.


No esperaba que el también lo gritara técnicamente estaba sorprendida, y asustada, por feliz, apreté sus manos con las mías y sonreía contenta muy contenta no necesitábamos un beso para saber lo que ocurría, entonces él me toma de la cintura y sigue hablando… ambos nos salvamos siempre el uno al otro, no éramos nada si no estábamos con el otro… éramos nada si estábamos solos… abeja al mirada triste cada vez mas triste ese momento de felicidad ahora se volvía solo eso un gran recuerdo. Habia sido un gran día... de eso no hacia dudas y ahora llegaba a su fin deberíamos regresar era una viaje largo y mis papas comenzarían a buscarme en cualquier momento por que en realidad estaba escapada d ellos, había dejado un bulto sobre mi cama bajo las sabanas ya debían saber que había salido. Y entonces tú sales con esas propuestas, y yo te miro sin estar segura de la reacción.


Y tengo que negar llorando –No puedo- susurro bajando del faro corriendo dejándote atrás simplemente huyo por que todo se ha vuelto complicado difícil…  y mientras huyo de ti y corro te lo digo –Mis papas deben saber que me escape contigo par vivir este día, no podemos huir Kaz, ¿a dónde iríamos? Yo no quiero dañar tu futuro serás un gran científico horas algo importante por la humanidad, yo no puedo ser la piedra que te limite no puedo ser la chica, que te retenga… yo no puedo huir ahora, debes estudiar y cuando seamos mayores entonces extremos juntos es un año… Kaz solo un año- estaba agitada bajaba las escaleras corriendo una tras otra tras otra, mi voz resonaba como eco en el faro, y salía, afuera a la luz del sol… llorando, lloraba tanto que mi vista estaba nublada –tenemos que irnos- te digo temblorosa. Y suplico que no me vuelvas a proponer huir pro que se que no seré capaz de darte un segundo no.


Entonces sigo caminando no me detengo hasta llegar a la estación de tren, no digo más nada solo ahí silencio entre amos, uno sepulcral estoy cansada soñolienta, por culpa del sol y hambrienta, entro al tren está fresco pro el aire acondicionado , no te digo nada ero tomo tu mano y me recuesto en sus piernas dejando mi cabeza recostada en ellas –tengo mucho sueño- t informo estoy quedándome dormida y no tardo en hacerlo, no quería pelear contigo sabes que te dije eso por el bien de ambos y porque te amo, tu futuro es más importante y si este amor era real nos volveríamos a encontrar. Al final duermo todo el trayecto en sus piernas y solo despierto escuchando la voz de la mujer que avisaba por la bocina que habíamos llegado. Me seco la boca y me levanto sin soltar tu mano, mi corazón esta tan agitado, cuando salimos de la estación ahora debemos caminar a casa sigo callada pero con nuestros dedos entrelazados… cuando caminamos pro la acera, yo miro a los lado, porque también era mi despedida de aquel lugar en el que crecí… estaba muy acongojada pero si me apretaba ahora no llegaría nuestras casa están doblando la esquina, me duele el pecho… mucho me tomo el corazón cuando pasamos al esquina y veo mis padres a lo lejos, ellos me miran molestos yo aprieto tu mano, se escuchan mis fuertes sollozo –Te amo Kaz- te digo mientras me detengo y ellos se acercan, me llevaran a rastra si es necesario “un segundo mas” suplicaba en mi cabeza… un segundo que se acabaría y siempre querría otro y otro… mi semblante era doloroso y de temor a mis padres, mientras su imagen se acercaba todo aprecia en cámara en lenta yo volteo a mirarte como si te pidiera un último beso uno más antes de que nos alejen.


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
MokaLatte
avatar
erotique
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha
Mensajes :
1796

Localización :
Hago muchas cosas, depende del día y hora.

Volver arriba Ir abajo

Re: Conectando los engranajes del alma.

Mensaje por H0LL0W el Dom Jun 26, 2016 10:22 am

La reacción de Tara corriendo para bajar el faro fue cuanto menos espontánea. Como guiado por el instinto, Kaz se apresuró a perseguirla, exhalando aire por lo rápido que iba ella - !Eh...Tara-chan, espera! - Exclamaba para intentar estirar uno de sus brazos y tratar de tocar su hombro; quería detenerla y darle la vuelta, era consciente de que ese momento era demasiado triste, arrollador y doloroso. Aún en ese momento trataba de responder a lo que ella decía - Si...T-tenemos que...volver...Es...uhgn... - Varias lágrimas empezaron a escaparse de sus ojos escuchando las palabras de Tara, su Tara-chan. Era cuánto menos algo triste y por eso trató de detenerla para mirarle a los ojos, aún con la tristeza dibujada en ambos rostros.

N-no digas eso...Tú nunca has sido una piedra, no has sido nunca un obstaculo. Siem-siempre...he estado cuidándote; tú nunca me has tenido retenido. S-seré un gran ciéntífico y a tu lado...¡L-lo seré aún mejor! - Le exclamaba con aquellas palabras; estaba en la convicción de hacerle ver a su querida Tara-chan de que no era ninguna clase de estorbo, su mano estrechaba la contraría con fuerza para así darle entender ese sentimiento - Sólo...vayámonos a la estación... - Sentenciaba así con una profunda pesadumbre en sus palabras, dando un suspiro, caminaba junto a ella para llegar a la estación.

Cuando ya habían llegado a la estación y se montaron en el tren, él podía observar la posición que ella adoptaba; podía escuchar lo mucho que ella tenía sueño a lo que tan sólo pudo volver a suspirar y posar una de sus manos sobre sus cabellos. Se había quedado en silencio, aunque ya lo decían, el que calla, otorga. Entrecerraba los ojos para dejar su imaginación escaparse; hacer mil y un locuras que podría hacer con su Tara-chan; sin embargo, quería darle ese momento para que se durmiera y relajara. Él tenía que hacer lo propio a fin de cuentas, había sido un agotador pero grandioso día, perfecto para rememorarlo.

Pasó el tiempo y finalmente llegaron. En todo el trayecto su figura se había mantenido bien agarrado al de Tara, como tratando de envolverla. Abría con lentitud los ojos ante la llamada de la mujer. Con muchísima lentitud tanto ella como él se levantaban para salir del tren y así caminar hasta llegar a hacía donde todo había comenzado. En todo ese trayecto, el silencio se apoderó de él por total, pero una de sus manos se aferraba lo más fuerte que podía con el de Tara. Fue ahí cuando le parecía que el tiempo se detuvo; sus padres se acercaban a ella para llevársela a rastras, su mano se mantenía firme bien apretada a ella. T-te amo más...Tara-chan - Las palabras de Kaz estaban totalmente rotas, tristes, destruidas. Era ese momento, aquel momento en el cual tendrían que despedirse - N-no...No quiero...No... - Sabía que era el instante en el cual tenía que aprovechar y con rapidez querrer sellar sus labios con los de ella antes de que aquel terrible destino la llevara a separarse de él. Quería hacerlo lo más apasionado posible, sin tan siquiera despegar su mano de la contraria y aún a la vista de sus padres que aún seguían acercándose, como si una terrible sombra de oscuridad quisiera arrastrarla. T-te amo tanto... - Murmuraba entre aquel beso, mientras sus lágrimas florecían para caer al suelo como gotas de lluvia.
H0LL0W
avatar
erotique
http://notyourusualbeast.chatango.com/
Mensajes :
85

Localización :
España

Volver arriba Ir abajo

Re: Conectando los engranajes del alma.

Mensaje por MokaLatte el Dom Jun 26, 2016 5:40 pm

No me detendría aunque me llamara, no me iba a detener mientras corría, porque si lo hacía entonces seria tarde, caería en sus palabras y no podría decirle que no, que no podía ir con el por qué se  tenía que terminar de estudiar, me gire agitada –no no lo soy, pero lo seré si huimos- y eso fue todo lo que dije en ese momento antes de que las palabras sobraban ya no podíamos hablar ¿qué íbamos a decir? Si seguíamos así todo el hermoso día que habíamos pasado se perdería por que seriamos en lágrimas palabras inútiles, por que no íbamos a poder estar juntos debíamos sumirlo debíamos, asumir que estaríamos durante un año separados y nada ahora mismo, podía evitarlo… “aprenderíamos a ser paciente, confiaba en nuestro amor y a estas alturas era lo único en lo que podía confiar.


Cuando nos bajamos, el sol se ocultaba pronto se haría de noche mis padres debían estar furiosos, y cuando me di cuenta, estaba acorralada… habíamos llegado a la ultima esquina cerca de mi casa… ellos me miraban molestos miraban a Kasu con odio… se acercaban apresurados, listos para llevarme arrastras por que sabía que tendría que ser así, no sabía cómo lo iba a soltar, mis labios se quebraron así como mi semblante cuando lo mire, el lo sabia sin que yo se lo pidiera, era nuestra última vez… quiero abrazarte quiero, quedarme así para siempre, pero tu me besas me dices que me amas, y cierro los ojos que se han cristalizado tanto que me arden, mis lagrimas arden por la sal del mar en nuestros cuerpo que nunca sacamos –kaz…- susurro mientras sigo el besos es apasionado es romántico es desesperado, es voraz, no miro a los lados me apropio de tu boca llorando siento el sabor de tus lagrimas y de nuestras salivas mezclarse en el beso, mientras succiono como nunca lo he hecho de ellos, mientras giro mi rostro para tomar tus labios mejor.


Tu susurro me roba el aliento, no quiero separarme “no quiero” pero siento las amos de mi padre que separa nuestros agarre, mi mama me jala de la cintura… yo me muevo –Noo, nooo un poco más un poco mas por favor… por favor suéltenseme- les suplico llorando estremeciéndome quiero que me suelten ambos me arrastrasen yo dejo la mano extendía, para alcanzarte pero no pudo ello me llevan me lastiman porque me zarandeo “no quiero que me alejen suéltenseme” Kas, KAZ… te amo no me olvides NO ME OLVIDES- te grito pero no puedes hacer nada, nos separan y veo como te alejan de mi, como me abren la puerta del auto y me obligan a entrar a empujones por qué no me quedo quieta, y lo último que ves de mi es la tristeza misma, la derrota me vuelvo sobre el asiento trasero… y golpeo la ventana Kaz…- sigo gritando aunque ya no me oyes VOLVERÉ, VOY A VOLVER LO PROMETO- decía desesperada, notando como el auto se empieza a mover… y lloro, lloro tanto que casi no te veo… -Kaz…- susurro dándome por vencida el auto se mueve, y te haces pequeño cada vez mas tu silueta se vuelve pequeñita, pero sigo así volteada hasta el último momento en el que desapareces en la colina… ya no te veo, lo último que viste de mi fue tristeza y desesperación… golpeo el asiento ni siquiera me lleve la arena tenía tanta rabia, seguía en tu bolso… niego, niego llena de lluvia, hasta que ya no hay nada que ver papa acelera, y ellos gritan la noche cae las farolas se encienden. Me mandan a sentar.


Yo me caigo derrumbada en el asiento y lo miro con rabia –Los odio, los odio, los odio...- les digo enfada y triste ellos gritan mandándome a callar, papa me obliga a sentarme bien tomándome de la cintura, me dicen lo avergonzados que están De mi por dar ese espectáculo en las residencias, y me dicen que pasara, que eso se me va a pasar –NO SE ME PASARA, yo lo amo ustedes no saben nada, lo amor demasiado… como arpa que se me pase, yo me casare con Kazu nada de lo que hagan me separare de él..- les digo como podían decir que se pasaría ¿Cómo podía creer eso…? –No se va a olvidar de mi- seguía discutiendo mientras papa seguía conduciendo pro al carretera. Y mama discutía conmigo ambos… -¿Por qué no me entiende?- les preguntaba cubriéndome los ojos, mordiéndome laso labios, temblando todos estábamos alterados, en el auto y mama me bofetea para que reacciones *ya fue suficiente Tara* yo me tomo la mejilla, temblorosa, mirándola sorprendía nunca me había pegado, papa se queda igual que yo, y la hace sentarse suelta el volante por un segundo para calmar a mi mama que esta alterada, una góndola viene por el carril contrario.


Y lo inimaginable sucede, a media hora de nuestro hogar pro la carretera principal en el kilometro 13… papa pierde el control del auto, debido a todos los gritos, las luces se vuelven intensas nos ciegan el sonido de la bocina de la góndola(vehículo de carga pesada) nos ensordece… me cubro los oídos y solo recuerdo que le prometí a Kazu que volvería… y ahora iba a morir, el camión nos arrolla arrastra el pequeño auto de papa, toda la parte de adelante queda aplastada... bajo la góndola… mis piernas quedan inútiles, atrapadas entre los escombros, pero como no tenía el cinturón, de seguridad salgo despedida por la ventana trasera, mi cuerpo mutilado cae rodando lejos de la explosión que se hace inminente y calcina los cuerpos aplastados de mis padres. Tengo un fuerte golpe en la cabeza, un traumatismo craneal mi cráneo está roto, pierdo sangre todo mi cuerpo se encharca, de la sangre de mis piernas una laguna carmesí me mece bajo el manto de estrellas que se refleja en mi sangre “moriré pronto”, múltiples moretones ambos brazos quebrados… no siento anda… porque ya no estoy consciente, mis latidos descienden… lentamente y mi respiración es torpe... debo tener cosquillas rotas. Las ambulancias llegan… mis de mis padres no queda nada… y lo último que les dije es que los odiaba…veo una luz contra mis ojos *está viva* un paramédico me estabiliza el cuello gran la hemorragia de mis piernas faltantes me suben a una camilla, y luego no se mas…


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
MokaLatte
avatar
erotique
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha
Mensajes :
1796

Localización :
Hago muchas cosas, depende del día y hora.

Volver arriba Ir abajo

Re: Conectando los engranajes del alma.

Mensaje por H0LL0W el Jue Jun 30, 2016 8:49 pm

No...N-No...- Sus pocas palabras se resquebrajaran, todo su cerebo estaba recibiendo una negativa información. Su corazón latía con intensidad y acelerado. Ese momento que pasaba a cámara lenta le parecía como si poco a poco una lanza le atravesara en su pecho. Cúmulos de lágrimas empezaron a resbalarle por sus ojos; sus padres estaban llevándose a su preciada Tara-chan de sus manos. Quería correr y así lo hizo. Puso empeño en correr hacía ellos, pero como si de un simple pestañeo se tratara, la imagen cambió. De la misma manera en la que la sensación de lentitud se apoderó de aquel triste momento, otra más rápida poseía sus acciones con tan sólo ver como sus padres le metieron a ella en su coche para a continuación alejarse de la escena.

No es justo....No...Po-por favor...Sólo quería...-Estaba completamente desencajado y derrotado. Exhalando el aliento de haber corrido tanto, sus lágrimas incesantes le estaban acompañando sus pasos. Cabizbajo, sin ni tan siquiera poder mostarse decidio darse la vuelta y tratar de volver a casa. Todo lo que estaba en su mente era ella, su Tara. Todo lo que habían pasado, todo lo que habían compartido, todo lo que habían querido y luchado. Todo. Era su todo. Y en ese momento acabó en nada. Ni siquiera cuando llegó a casa y sus padres le saludaron, él no profirió apenas alguna palabras. Mantenía su tenue rostro para subir las escaleras y llegar a su cuarto y sin mas dilación, ir hasta su cama para abrazar su almohada, como si de un niño chico acongojado se tratara.

Se ha ido...Tara-chan...se ha ido...No...No...No quería que...- Tragaba saliva, su llanto se hacía más silencioso - ..Se fuera...Noooooo..- Y en ese momento lloró desconsoladamente, roto. Era totalmente inevitable, obvio, pero no podía dejar de pensar en ella. No podía tomar en vano tantos recuerdos y cosas que han hecho juntos. Sus ojos se cerraron con mucha fuerza, quería volver a ver su sonrisa, sentir su abrazo, escuchar sus palabras. En su estómago notaba mariposas, el apetito se le había quitado cuando su madre había tocado su puerta para preguntarle qué queria cenar y él, escondiendo sus llantos respondía que no quería cenar puesto que aludia a encontrarse absorto en sus estudios. Una mentira que su madre tragó. Tan sólo le quedo por exhalar un suspiro y dejar que pasara el tiempo o más bien, las horas.

Cinco de aquellas largas horas pasaron hasta que de repente el teléfono móvil en su escritorio empezó a sonar. Sus resecados ojos se abrieron de par en par, su mente le etaba diciendo de que sería Tara quién le llamara, si, debía de ser ella. Había cumplido ciertamente sus palabras de que ella llamaría primero a Kaz. Se acercó precipitadamente, llegando incluso a tropezarse con la mesa de escritorio que se encontraba y sin pensárselo dos veces, agarró el celular para contestarlo.

¿T-Tara-chan...E-Eres tú...?

Disculpe. ¿Es ústed Kazuhira? - Una voz masculina, desconocida se escuchaba a través del teléfono. La mano de Kaz se volvía temblorosa por completo, no sabiendo siquiera cómo reaccionar. ¿Acaso le habían robado el teléfono a Tara?. No, era imposible, indudable siquiera.

¿¡Qu-Quién es ústed!? - Replicaba Kaz con el nerviosismo atrapado en sus palabras, la confusión se apoderó de él al instante al no reconocer aquella voz.

Le llamamos del hospital. Recientemente hemos hospitalizado a una conocida suya, su nombre es Tara y hemos podido localizarle gracias a su registro de llamadas y por cómo le estaba llamando. Ha sufrido un accidente de circulación y se encuentra en estado muy grave. Le sugerimos que vaya lo más pronto posible. - La voz del hombre se cortó de inmediato, colgando así la llamada. El rostro de Kaz se tornó congelado. No daba total crédito a lo que había escuchado. Negaba su cabeza una y otra vez, trataba de tragar saliva. ¿Estaba realmente en una especie de pesadilla o es que el fatídico destino estaba deparando algo muy cruel?

Kaz agarró el teléfono con muchas fuerzas, se lo llevó al bolsillo. Ya tenía suficiente con lo que había pasado horas atrás, pero, ¿era cierto aquello que ha pasado?. Negaba constamente su cabeza, ya era demasiada tristeza en aquel día como para que aquello fuera una carga más en su dolorido corazón. Sin embargo, debía de salir de dudas, debía de correr a esas horas de la noche. El corazón le latía a mil; sus ojos no daban para más lágrimas, su mente no podía más, estaba desboradado por la cantidad de recuerdos que en esos momentos se estaban haciendo añicos. "Debo ir...Esto no puede estar ocurriendo...Tengo que verla...T-tengo que..." - Su mente se encontraba ya en el más absoluto bloqueo, aterrorizado y nervioso, decidió salir corriendo para salir de su casa y de ahí emprender corriendo hacía el hospital.
H0LL0W
avatar
erotique
http://notyourusualbeast.chatango.com/
Mensajes :
85

Localización :
España

Volver arriba Ir abajo

Re: Conectando los engranajes del alma.

Mensaje por MokaLatte el Vie Jul 01, 2016 11:56 am

La situación de tara era agonizante, no reaccionaban sus pupilas aunque podía respirar aun con dificultad los paramédicos cedieron ayudarla con un suspensores, manual mientras llegaba a toda prisa al hospital, en el suéter de tara aun quedaba el teléfono celular que además de manchas secas de sangre de ella misma, estaba completamente intacto, no había manera de que no se pudiera usar, las víctimas de los coches y conductores habían muerto en el acto en la explosión Tara-chan se salvo de milagro… sus padres habían quedado irreconocibles pero se ameritaba de un reconocimiento para darlos por muerto, entre registros de llamadas el médico acaro o más bien los de servicio sociales no hallaron rastro de otros familiares, a la realidad era que tara, no tenia abuelos legítimos su madre había sido adoptada de joven en diferentes hogares, pues se creo prácticamente sola y los abuelos paternos habían muerto hacía un año, ambo serán hijos únicos y ella no tenia tíos... muchos menos hermanos.


“Estaba completamente sola” a excepción de una cosa el único teléfono además de profesores, escuela y padres de un amigo… de kaz... sin más opciones llamarían al chico para que reconociera los cuerpos… de los difuntos padres e la chica y además para que firmase algunas formas y se hiciera cargo de la jovencita que aun era menor de edad, peor pro supuesto de esto requeriría ayuda de sus padres pues él tampoco tenía la mayoría de edad para decidir… la burocracia y el condenado papeleo haciendo las vidas imposibles como de costumbre.


Los paramédicos no tardaron en llegar con la chica completamente golpea y casi irreconocibles, al sala de cirugía fue abierta de inmediato y después de largas horas de cerrar las protuberantes heridas de sus piernas mutiladas, fue que alcanzaron a llamar al jovencito, durante la cirugía había dejado de respirar incluso había muerto por algunos segundo, pero, los médicos lograron resucitarla con ayuda de algunas maquinas que ayudaban a que ella respirase su corazón estaba débil pero aun reaccionaba cada palpitación aprecia tener una meta, pero su conciencia estaba perdida estaba en un coma profundo, la conmoción craneal no ayudaba era posible que jamás recupera sus memoria a largo plazo… por el golpe, pero la recuperación en cada paciente era diferente y las esperanzas era lo último que se perdía.


Pero se quería de alguien que luchara pro ella para mantenerla viva… aunque fuera atada a maquinas alguien que no se diera por vencido aunque todo pronostico estuviera en contra. Una vez estabilizada fue llevada a la sala de terapia intensiva seria monitoreada casa cierto tiempo, parte de su rostro estaba irreconocible pro la hinchazón, sus hombro y cosquillas tenían hematomas profundos, que pintaban su piel de un morado rojizo oscuro, el violeta relataba lo doloso que debió ser para el frágil cuerpo ajeno los golpes…las maquinitas sonaban y titilaban, en rededor de ahora en adelante esa sería la única melodía que tara, escucharía por un muy largo periodo de tiempo.


Cuando Kazu llegase al hospital el médico residente lo guiaría de inmediato a la sala de terapia intensiva dejaría que la contemplara desde el vidrio, porque estaba débil y delicada *Sufrió un fuerte traumatismo craneal, esta en coma… y no sabemos cuando despertara, aun si lo hace algún día… es posible que no recuerde nada de lo que haya vivido antes del accidente, su memoria a largo plazo fue caberamente dañada, perdió sus piernas en el choque… pero eso es lo de menos también tiene algunas cosquillas rotas por suerte los daños a órganos internos son mínimos peor tiene una laceración en el pulmón derecho que le impide respirar… Lo lamento muchacho lo único que la mantiene viva es el respirador, se le practicaran algunos estudios pero lo más probable es que ella no despierte de nuevo*


Concluyo el médico posando su mano sobre el hombro ajeno tratando de reconfortar al chico, *necesitamos que llenes estas formas o tus padres… eres su único familiar o conocido cercano, también necesitamos que reconozcas los cuerpos de los que presumimos son sus padres, y nos autorices a desconectarla... cuando estés listo para darle el adiós…* aquello ultimo incluso en la voz del médico que se escuchaba ahogado “¿Cuántas veces no habrían tenido que dar noticias como esas?” y aun así seguía siéndoles difícil informarlo. *Podrás verla en unos minutos después de que te encargues de estas cosas deberás pasar por aquel cubículo y colocarte la bata guantes y tapa bocas para poder verla, si tienes alguna pregunta esperare por ella* informo el amable señor, que aunque sonaba frió ese era su trabajo de diario y debía hacerlo. 


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
MokaLatte
avatar
erotique
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha
Mensajes :
1796

Localización :
Hago muchas cosas, depende del día y hora.

Volver arriba Ir abajo

Re: Conectando los engranajes del alma.

Mensaje por H0LL0W el Sáb Jul 30, 2016 2:41 pm

Corría, seguía corriendo por la calle. A aquellas horas de la noche no debía de darse un segundo de descansar. Se tropezó pero no tenía tiempo para mirarse si se había rasguñado la rodilla. En ese instante, Kaz se arrepentía de no haber perseguido aquel coche. Sus lagrimas caían ya incesantes; era una suerte sin embargo que nadie estaba a esas horas para que viera en el estado en el cual se encontraba. Dolorido, casi abatido, aún debatiéndose en la total incertidumbre, esa incertidumbre que haría un nudo en su cuello.

Podía ver no muy lejos a la distancia el hospital. Quería acelerar todo lo máximo posible, pero sus piernas no le daban para más. Su aliento se estaba desgastando. El pensamiento de todo lo que ha sucedido se estaba volviendo más fuerte, haciéndole rechinar los dientes con rabia y tristeza incontenibles. Finalmente y entre todos aquellos esfuerzos, sin ni siquiera saber qué hacer; si exhalar aire para recuperarse o secarse las lágrimas para ocultar la imposible mirada de total tristeza que presentaba.

Tragó saliva antes de caminar hacía la entrada y de ahí ir directo a preguntar por quién tenía que llevarle para así confirmar todo aquello. Su corazón palpitaba a mil, su percepción se volvía más lenta de lo normal. Las palabras del médico se escuchaban de fondo mientras sus ojos observaban al vacio. Ver toda aquella maquinaria; su boca se quedó entreabierta, sin ni tan siquiera mascullar palabra alguna. Estaba a un sólo paso de romper a llorar, de ponerse de rodillas o directamente, correr hacía la puerta para abrirla y mirarla más de cerca. Ninguna de estas opciones fueron una contemplación para él. Sólo se quedó atónito; todos los recuerdos que tuvo con ella se quedaron como el eco resonando en su cabeza; tantas imágenes le venían a los ojos. Sus pasos se empezaban a tornar temblorosos. Quería verla más de cerca; aun ignorando ya el gesto que el médico tuvo con Kaz.

V-vale...- Un sonido, una voz casi ahogada salía de sus labios al mismo tiempo que posaba la palma de su mano en la puerta. Sus uñas parecían arañar la textura de esta. No sabía qué más hacer. Su bloqueo mental era constante. Tan sólo podía volver a ver al médico y asentir; quería ocultar su rostro entre lágrimas y continuar cabizbajo. Lo rellen- No...No puedo...Tengo que-uh...Uhhhhh... - Decía de nuevo; el dolor era tan grande e inaguantable, más lágrimas caían de su rostro. Sólo le quedó por asentir con la cabeza y acompaño al médico para rellenar los pertinentes formularios. Volvió a acompañar al médico, esta vez para reconocer los cuerpos de los padres de Tara. Su estómago se hizo un nudo, quería darse la vuelta para no verlos; la imagen era totalmente espeluznante a sus ojos. Sólo podía decir entre adoloridos susurros que efectivamente eran sus padres. Tiene que haber...otra forma....Que vuelva... - Volvió a susurrar, negando la posibilidad de perder a Tara.

No...No quiero perderla...Por favor, hagan algo para que se mantenga; no la desconecten, por favor... - Estaba a punto de caerse en sus propias rodillas, implorando al médico para que hiciera lo que sea, alguna clase de milagro para que no la desconectaran. No...No quiero que se vaya, por favor...Sólo no la desconecten...La visitaré cada día...si hiciera...f-falta... - Las palabras de Kaz se rompían; la idea de verla en esos momentos, cuando ya terminó de cumplimentar los registros, con sus manos más que temblorosas. Sus ojos se apostraron a los del médico, implorándole de aquella manera.

...Quiero verla...Sólo quiero verla...por favor...
H0LL0W
avatar
erotique
http://notyourusualbeast.chatango.com/
Mensajes :
85

Localización :
España

Volver arriba Ir abajo

Re: Conectando los engranajes del alma.

Mensaje por MokaLatte el Dom Jul 31, 2016 4:01 pm

Los médicos daban pocas esperanzas, y en teoría si pensabas aquello detenidamente te darías cuenta de que quiza lo mejor para mí en aquel estado era simplemente dejarme ir, ni siquiera estaba consciente de lo ocurrido, mi cerebro trabajaba en las condiciones básicas de mi cuerpo, pero no en la parte racional y pensativa la conciencia, estaba completamente dormida, como aquel cuento de la bella durmiente un cruel coma que no me dejaría reaccionar en mucho tiempo pero ahora no habia tiempo para pensar en cuanto estaría así o si para los recursos médicos era mejor dejarme ir, para el hospital era mucho más eficiente desconectar me lo más pronto posible, aunque en teoría fuera sido mas fácil dejarme morir y no atar mi vida aquellas ruidosas maquinas… precian torturar a los oídos que podían escucharlas porque aunque teóricamente mis sentidos trabajasen no llegaban los impulsos nerviosos de sentimientos a mi cerebro y no podía procesarlos… ni siquiera el frío helante de los aires acondicionados que mantenían mis bellos erizados.


¿Pero y quienes si podían? Los ojos del doctor contemplaban al jovencito, sin saber que decir o que hacer era evidente que era una decisión difícil, y que a final tendrían que llamar a los padres del jovencito para que se hicieran cargo, descubriendo que el aun era menor de edad para ese momento… solo por unos meces ¿y pensar que la vida de la doncella dormida dependía de unos meces de edad del jovencito? De momento estaría viva su firma no valía ¿peor que iban a decidir sus padres? El médico lo conduciría a la morgue con el desfigurado y quemado cadáveres de mis padres “eran irreconocibles” no sabía por qué sometían a kaz a aquello, el no tuvo más opción que admití que lo eran “puesto que había visto como me llevaban en aquel vehículo después de todo”  dios cuantas cosas habrían que hacer ¿Cómo estaría kaz e se momento? Como podía hacerle pasar por eso a estas alturas.


De cualquier modo cuando fura terminado lo llevaría de vuelta al frente de aquella habitación donde reposaba inerte, ajena a los sonidos olores y palabras que fluían en el ambiente *es difícil chico pero… de ser fuerte ahora ella no tiene a nadie más* explica el doctor que se encamina a la puerta que me separa de Kaz *no podemos hacer mas Medicamente hicimos todo para salvarla, pero… esta en un estado de Inocencia muy severo, su cerebro no responde y no es probable es que vuelva a despertar mas nunca lo único que está vivo es su cuerpo… debes entenderlo muchacho, ella ya murió* expresa lo menos frió posible aunque las palabra suena cruel de igual manera.


El médico prefirió no presionarlo al ver estado del muchacho, simplemente tomo su hombro una bata y lo dejo con una enfermera *al menos podrás despedirte de ella… no pueden desconectarla hasta que alguien firme los documentos* explica la mujer colocándole la bata tapa bocas guantes y gorros médicos a Kaz *ya puedes entrar* inquiero la mujer cerrando la puerta tras de  kaz dejándolo a solas conmigo. Al final el médico sabía que debía llamar a alguien más adulto y responsable así que volvió a llamar a la casa del muchacho, donde la madre del mismo no tardo en atender, ni ella misma sabía que había pasado puesto que el salió sin dar mayores explicaciones. Sorprendida ante la noticia de la muerte de sus vecinos la mujer angustiada, llamo a su marido, para informarle, y como es de esperar dirigirse casi d inmediatamente al hospital.


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
MokaLatte
avatar
erotique
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha
Mensajes :
1796

Localización :
Hago muchas cosas, depende del día y hora.

Volver arriba Ir abajo

Re: Conectando los engranajes del alma.

Mensaje por Gor el Miér Mar 22, 2017 2:39 pm

Da igual cuan inteligente pudiese ser uno, que le llamasen genio u obtuviese las mejores notas de su centro, todo eso terminaba por ser inútil a la hora de procesar algo como lo ocurrido allí, una noticia tan impactante como desagradable, una fuerte sacudida a su mente y corazón que le tenía en un estado de semiinconsciencia. Ni siquiera escuchó las palabras de la enfermera, y se puso cuanta protección le dieron de forma automática, desconectado de la realidad, una realidad que ya poco parecía importarle, como si de algún modo su mente pudiese huir de aquello, aunque solo fuese para refugiarse un breve instante en los recuerdos de aquella tarde, y así dar paz a su corazón.

Entró en la habitación con paso temeroso, y se mantuvo un instante en la puerta, inmóvil, solo observando a Tara allí tendida, rodeada de vendajes y ruidosas máquinas de aspecto siniestro que parecían estar drenándole la vida más que manteniéndosela. No supo exactamente cuánto tiempo demoró en avanzar finalmente hasta su lado, dejándose caer en una silla a su lado y contemplando su rostro aun con mirada incrédula. Nuevas lagrimas comenzaron a brotar de sus ojos, recorriendo lentamente sus mejillas y cayendo al vacío, a medida que asimilaba que todo aquello era real… como si aún hubiese existido esperanza de que todo aquello no fuese mas que un mal sueño o un malentendido… pero ahora que la tenía frente a él ya no había dudas.

T-Tara-chan… mi Tara-chan —susurró el joven de corazón quebrado, apenas encontrando fuerzas y sintiendo como el nudo en su garganta se apretaba hasta casi ahogarlo. Sus manos, temblorosas, se acercaron a la joven; se hubiese echado a llorar sobre ella ahí mismo si no fuese porque el poco sentido común que mantenía le decía que aquello era peligroso para ella. Tomo su mano entre las suyas, se sentían frías, como si a su cuerpo le faltase el calor de la vida, y estaba marcada de arañazos y moretones— ¿Q-Qué voy a hacer sin ti?... yo no puedo… no puedo seguir solo.

Continuó hablando en ahogados susurros mientras que acariciaba su mano, y las lágrimas se derramaban ahora sobre esta, recorriendo su dañada piel. Sin aguantarlo mucho más se deshizo en llanto una vez más, reclinándose sobre su mano, atesorándola contra su pecho, mientras dejaba salir todo el dolor almacenado en este; era un llanto silencioso, pero cargado de dolor, ira y tristeza ¿Cómo se suponía que iba a cargar con aquello? Con aquel dolor punzante que amenazaba con destruirle por dentro… no creía ser capaz de seguir adelante con aquel dolor.

Estuvo largo rato llorando, hasta que sintió que ya no le quedaba más lagrimas que derramar, un sentimiento injusto y odioso, pues todas ellas le parecían pocas, y ni con esas había logrado reducir su malestar. Se limpió las lágrimas con las mangas y observó de nuevo a su amada Tara, deteniéndose en cada parte de su rostro, que incluso herido seguía siendo lo único que le ofrecía cierta calma a aquel profundo desasosiego— No puedo vivir sin ti… —murmuró el joven, apretando suavemente su mano entre las suyas—. No pienso dejarte morir… no lo haré, Tara-chan.

Aun no sabía qué hacer, ni si había alguna forma de solventar lo ocurrido, pero aquella pequeña emoción que afloró en él, esa determinación, fue lo único que logró hacer desaparecer momentáneamente el dolor que sentía— Yo voy a salvarte —se reclinó sobre ella, y deposito un suave y tierno beso sobre su frente vendada, mientras se prometía que aquel no sería su último encuentro con ella. Para cuando salió de la habitación se encontró con sus padres, a los que el doctor parecía haber terminado de describir la situación.

Su madre se lanzó a por él tan pronto lo vio, y le dio un fuerte abrazo, difícilmente conteniendo algunas lágrimas, mientras que su padre permanecía de fondo, con rostro serio y sombrío. Lo que siguió fue una larga conversación en la que empezaron expresando su dolor, y que terminó convirtiéndose en una controlada discusión sobre qué hacer con Tara. Su padre era realista, y aunque se mostraba comprensivo con su situación trató de hacerle ver que lo mejor para ella era dejarla descansar en paz. Su madre apoyaba a su padre, pero se veía mucho más dudosa, y a medida que Kazu defendía fervorosamente que debían mantenerla fue declinándose en su favor. Tuvo que hacer muchas concesiones, no solo les prometió que aquello no afectaría a sus estudios, sino que se esforzaría incluso más, y que sería él quién se encargase de ella… claro que no fueron sus padres quienes le pidieron estas cosas, sino él mismo el que se ofreció a todo ello, con tal de demostrar su determinación. Al final, tras una larga hora de deliberación, volvieron a hablar con el doctor… nadie firmaría ese documento esa noche.
Gor
avatar
Mensajes :
3

Volver arriba Ir abajo

Re: Conectando los engranajes del alma.

Mensaje por MokaLatte el Jue Mar 23, 2017 12:53 pm

En aquellos momentos donde no era consiente de lo que ocurría, no me quedaba mas que estará  la espera de las dicciones que aquellos que me rodeaban podrían llegar a tomar. Apostaría a que no eran las mejores,  que cada una de ella traería consecuencias y mi vida dependería del hilo de aquel que tuviera más valor para sobreponerse al resto. “¿pero como confiar cuando se que deben estar destrozados por lo que paso?” que los médicos van racionar lo que me ocurre que buscaran a manera en la cual no sufra. Mi cuerpo podría estar colapsando peor estaba tan lejos y dormida que la cantidad de morfina que me recorría me imposibilitaba si quería pensar o sentir.


Mi actividad cerebral aprecia nula, no había anda mas que oscuridad bajo mis parpados, no había nada mas que la esperanza en el resto, aun si me tocabas si me hablabas yo no podía sentirte ni escucharte, no podía mirarte no podía responder a tus caricias, estaba respirando mi corazón latía a baja frecuencia. Pero la realidad es que podría decir que estaba muerta. Medicamente era así nada mas que aquellas maquinas me mantenía con vida, con un cuerpo mutilado que un si despertaba viviría una vida infeliz postrada en una silla de rueda. Por compasión seguramente para la mayoría la decisión a tomar seria clara “pero yo no quera compasión”


Ojala el eco de tu voz me alcanzara. Ojala el claro de tus manos sobre las mías gélidas por el aire acondicionado del hospital me calentaran. Pero ahora solo un cuerpo inerte carente de vida “aunque tus ojos me vieran como aquella que amabas” yo me escapaba lentamente de aquel cuerpo, aunque esos cables me mantenían atada no estaba en mi… porque si estuviera en mi volvería solo para estar contigo. Peor esto es un razonamiento infundado, no se lo que pasa en realidad solo puedo presumir lo que ocurre en aquel pálido y tembloroso cuerpo.


Afuera los médicos esperaban respuesta mantenerme conectada implicaba gastos, y el uso de aquellos aparatos que alguien mas podría necesitar para ellos no solo era algo medico si no económico el acerara mi muerte. O bueno la desconexión “pero Kazu... tenias que recordar que tu y yo, teníamos una conexión mas haya de la normal era una conexión de alma… solo hacia falta que agregaras los engranajes que reafirmaran aquella unión” para todos por mas genio responsable e inteligente que fueras eras solo un muchacho enamorado que no resignaba  perderme. Peor si seguías pensando con el corazón, no iba a salvarme era hora de que sacaras aquel chico obsesivo que todo lo racionalizaba si querías volver a verme. En tu ventana el lirio que te regale esta mañana desojaba sus pétalos dejándolos caer al suelo por uno, ese lirio era una representación de lo que me quedaba de vida “no podías dejarlo morir tampoco me lo prometiste ¿recuerdas?”


*¿Que plantearas para conseguirme tiempo?*


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
MokaLatte
avatar
erotique
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha
Mensajes :
1796

Localización :
Hago muchas cosas, depende del día y hora.

Volver arriba Ir abajo

Re: Conectando los engranajes del alma.

Mensaje por Gor el Mar Mar 28, 2017 7:16 pm

Dicen que un año es mucho tiempo si sabes aprovecharlo, que da lugar a hacer muchas cosas si posees la motivación y convicción suficiente para exprimir cada segundo al máximo, y es muy posible que esta afirmación nunca hubiese sido tan cierta como lo era con Kazuhira. El chico siempre había sido un genio, pero aquel incidente había sido lo que le había llevado a explorar los límites de su mente, sacando el potencial oculto de hasta las últimas de sus neuronas y llevándolo a su máximo exponente.

Ingresó con una beca a la universidad, cursando robótica y bioingeniería, y se bastó con un mes para convencer a sus profesores de que le convalidasen el primer año de ambas carreras, adelantándole los exámenes y pruebas de laboratorio, y cumplimentándolas con una puntuación perfecta. En seguida se convirtió en el centro de atención de la universidad, que observaba con una mezcla de admiración e incredulidad como el muchacho era capaz de asimilar todo cuanto caía en sus manos, siendo que no solo se le adelantaron las pruebas venideras sino que se le permitió realizar sus propias investigaciones en el laboratorio de la universidad.

A los ocho meses ya había culminado ambas carreras como el mejor alumno de estas, recibido numerosas subvenciones y propuestas de trabajo en el proceso; pero no por ello cesó en su ritmo, pues usó todo aquello que había conseguido para fundar su propio laboratorio, un centro privado junto a su también nuevo hogar particular, donde poder trabajar a sus anchas. Usó la influencia ganada para lograr un permiso con el que trasladar a Tara del centro hospitalario a su laboratorio, presentando una propuesta para su tratamiento si es que se la dejaban en sus manos, tratamiento en el que se pasó los siguientes meses desde su graduación trabajando, día sí y día también, durmiendo lo justo y necesario, y trabajando cada segundo que no pasase dormido.

Y así es como pasaron los próximos cuatro meses; ya ha sido un año desde el incidente en el que Tara quedase en aquel estado, el año que se prometieron esperar hasta que se reencontrasen, y el momento de que finalmente cumpliesen su promesa. La sala del laboratorio era amplia, de colores claros, impolutos, y luces de pálida tonalidad. Al fondo puede verse una mesa de trabajo con varios papeles repletos de esquemas y planos técnicos, pero también con alguna que otra cosa destacable, como podía ser la foto enmarcada del día en la playa, o el lirio que se mantenía tan fresco como el primer día gracias a un proceso de preservación; y aparte estaba el diario, aquel diario de Tara que Kazu había leído y releído tantas veces, y entre cuyas páginas se encontraba a modo de marcador una página suelta, en la que se encontraba anotada con la letra de la propia muchacha una receta para panqueques. Todo lo que era Tara para Kazu, todo lo que conservaba importante de ella, lo había mantenido allá… no guardado en un cajón, no en la habitación que apenas visitaba, no; allí, en el laboratorio, el lugar donde trabajaba por y para ella, y donde necesitaba más que nada la motivación que solo su recuerdo podía darle.

Y al fin el día ha llegado —suspiró el joven, de aspecto demacrado, más flaco y pálido de lo que nunca lo había estado, sucio, descuidado, desnutrido y con unas ojeras más grandes de las que nunca hubiese tenido… pero feliz. Sus manos estaban posadas sobre el panel de control que tenía ante sí, y frente a este se encontraba una camilla donde estaba tumbada Tara, finalmente recuperada y adaptada de los delicados procesos de restauración que había tenido que pasar para recuperar su cuerpo, sustituyendo las partes dañadas o perdidas por robóticas, y sin embargo disimulables a simple vista… tan perfecta y hermosa como el día en que la acompañó a la playa. Terminó de teclear y ajustar detalles en el panel, y finalmente -y no sin sentir una mezcla de euforia y miedo atorados en su pecho- presionó el comando que daba inicio al proceso por el cual el sistema debía activarse, soltándose los cables aferrados a Tara y dejándola libre de ataduras por primera vez en un año, mientras que Kazuhira observaba expectante, esperando ver aquellos ojos abrirse una vez más—. Vamos, vamos… vuelve conmigo, Tara-chan.
Gor
avatar
Mensajes :
3

Volver arriba Ir abajo

Re: Conectando los engranajes del alma.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.