Rol World
Foro lleno de historias y agradables sorpresas. Es una Comunidad dedicada al rol y a la diversión en general, un Foro donde podrás encontrar diversos temas que sin lugar a dudas te llamarán la atención. Tendrás la oportunidad de descubrir una serie de ambientaciones que están hechas para aquellos usuarios que buscan exprimir al máximo la historia y el desarrollo de su personaje. Habrá ambientaciones para todos los gustos, desde aquellas basadas 100% en algún anime en particular hasta otras con historias mucho más originales y creadas especialmente para Rol World. Pero también tendrás la oportunidad de crear tus propios temas de rol en donde tú eres el que dicta las reglas y define la trama. En Rol World se puede llegar muy lejos solo con respeto, dedicación y ganas de divertirse. ¡Ayúdanos a mantener este pequeño mundo lleno de rol!
Radio RW
Últimos temas
» Deseo carnal y prohibido
Ayer a las 4:49 am por Alex_Roleplayer

» Al borde del chantaje.
Sáb Sep 23, 2017 2:43 am por BlueCherry

» —♕ RETUR OF KINGS [+18] ♕— [Normal]
Sáb Sep 23, 2017 2:41 am por Invitado

» Ladrones de guante blanco
Miér Sep 20, 2017 6:30 pm por dark angel

» la seleccion
Dom Sep 17, 2017 4:22 pm por Lilith-sama

»  — PARALLEL WORLD — YAOI +18 - Afiliación ÉLITE
Sáb Sep 02, 2017 2:23 am por Invitado

» GAKUEN NOZOMI (学園 希) [Afiliación Elite]
Sáb Sep 02, 2017 1:08 am por Invitado

» Through the Veil [cambio de botón] - Afil. élite
Vie Sep 01, 2017 2:02 pm por Invitado

» Desert King
Miér Ago 09, 2017 4:51 pm por Lilith-sama

» Malvavisco.
Jue Jul 27, 2017 10:35 pm por Malvavisco.

» Nunca es demasiado tarde
Miér Jul 26, 2017 8:05 pm por Pixielle

» Propuestas recién salidas del horno
Miér Jul 26, 2017 2:26 am por Yashi

» Registro de Clubes
Mar Jul 25, 2017 5:33 pm por Pixielle

Staff
Admin
Administrador
Perfil | MP
Kuro
Administradora
Perfil |MP
Nell Wright
Mod. General
Perfil | MP
Nikohiro
Mod. General
Perfil |MP
Dark Angel
Mod. General
Perfil | MP
Awards
Slaine Lothbrok
Mas Activo
Luzbelle
Mas Simpatico
MokaLatte
User Solidario
Partysuprice
User Creativo
Supernova
Mejor Redacción
Luzbelle
Reina del Spam
Slaine Lothbrok
Mejor Roleador
MokaLatte
Mejor Roleadora
Luzbelle
Roleador Destacado
Afiliados
Hermanos

Directorio/ Recursos
Bad Apple! Codes

Élite 0/40
 photo untitled45.pngImage and video hosting by TinyPicCrear foroProject Fear.lessSchool Deluxe NEWInstituto Locceri
Créditos
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best editado por Kuro.Este Foro es idea propia del Satff. Las historias asi como los personajes de cada uno de los roles pertenecen a los usuarios que los publican. Las imagenes no nos pertenecen, fueron tomadas de Internet, editadas por el Staff.
Shiki Topsite!

El Soldadito de Plomo Y la Bailarina

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Todo Público El Soldadito de Plomo Y la Bailarina

Mensaje por MokaLatte el Dom Jun 05, 2016 4:50 pm

Género del Rol: Romance, Drama, Aventura.
Privado "Elexiel Black"
Historia/Trama: Basado en la historia original del Soldadito de plomo, aunque con ligeras adaptaciones a lo largo del rol. Acá dejaremos dos versiones del Soldadito de plomo como base de nuestra historia:
El soldadito de plomo: Hans Christian Andersen



Referencias Bibliograficas:

Había una vez veinticinco soldaditos de plomo, hermanos todos, ya que los habían fundido en la misma vieja cuchara. Fusil al hombro y la mirada al frente, así era como estaban, con sus espléndidas guerreras rojas y sus pantalones azules. Lo primero que oyeron en su vida, cuando se levantó la tapa de la caja en que venían, fue: "¡Soldaditos de plomo!" Había sido un niño pequeño quien gritó esto, batiendo palmas, pues eran su regalo de cumpleaños. Enseguida los puso en fila sobre la mesa.


Cada soldadito era la viva imagen de los otros, con excepción de uno que mostraba una pequeña diferencia. Tenía una sola pierna, pues al fundirlos, había sido el último y el plomo no alcanzó para terminarlo. Así y todo, allí estaba él, tan firme sobre su única pierna como los otros sobre las dos. Y es de este soldadito de quien vamos a contar la historia.


En la mesa donde el niño los acababa de alinear había otros muchos juguetes, pero el que más interés despertaba era un espléndido castillo de papel. Por sus diminutas ventanas podían verse los salones que tenía en su interior. Al frente había unos arbolitos que rodeaban un pequeño espejo. Este espejo hacía las veces de lago, en el que se reflejaban, nadando, unos blancos cisnes de cera. El conjunto resultaba muy hermoso, pero lo más bonito de todo era una damisela que estaba de pie a la puerta del castillo. Ella también estaba hecha de papel, vestida con un vestido de clara y vaporosa muselina, con una estrecha cinta azul anudada sobre el hombro, a manera de banda, en la que lucía una brillante lentejuela tan grande como su cara. La damisela tenía los dos brazos en alto, pues han de saber ustedes que era bailarina, y había alzado tanto una de sus piernas que el soldadito de plomo no podía ver dónde estaba, y creyó que, como él, sólo tenía una.


“Ésta es la mujer que me conviene para esposa”, se dijo. “¡Pero qué fina es; si hasta vive en un castillo! Yo, en cambio, sólo tengo una caja de cartón en la que ya habitamos veinticinco: no es un lugar propio para ella. De todos modos, pase lo que pase trataré de conocerla.”


Y se acostó cuan largo era detrás de una caja de tabaco que estaba sobre la mesa. Desde allí podía mirar a la elegante damisela, que seguía parada sobre una sola pierna sin perder el equilibrio.


Ya avanzada la noche, a los otros soldaditos de plomo los recogieron en su caja y toda la gente de la casa se fue a dormir. A esa hora, los juguetes comenzaron sus juegos, recibiendo visitas, peleándose y bailando. Los soldaditos de plomo, que también querían participar de aquel alboroto, se esforzaron ruidosamente dentro de su caja, pero no consiguieron levantar la tapa. Los cascanueces daban saltos mortales, y la tiza se divertía escribiendo bromas en la pizarra. Tanto ruido hicieron los juguetes, que el canario se despertó y contribuyó al escándalo con unos trinos en verso. Los únicos que ni pestañearon siquiera fueron el soldadito de plomo y la bailarina. Ella permanecía erguida sobre la punta del pie, con los dos brazos al aire; él no estaba menos firme sobre su única pierna, y sin apartar un solo instante de ella sus ojos.
De pronto el reloj dio las doce campanadas de la medianoche y -¡crac!- se abrió la tapa de la caja de rapé... Más, ¿creen ustedes que contenía tabaco? No, lo que allí había era un duende negro, algo así como un muñeco de resorte.
-¡Soldadito de plomo! -gritó el duende-. ¿Quieres hacerme el favor de no mirar más a la bailarina?
Pero el soldadito se hizo el sordo.


-Está bien, espera a mañana y verás -dijo el duende negro.


Al otro día, cuando los niños se levantaron, alguien puso al soldadito de plomo en la ventana; y ya fuese obra del duende o de la corriente de aire, la ventana se abrió de repente y el soldadito se precipitó de cabeza desde el tercer piso. Fue una caída terrible. Quedó con su única pierna en alto, descansando sobre el casco y con la bayoneta clavada entre dos adoquines de la calle.
La sirvienta y el niño bajaron apresuradamente a buscarlo; pero aun cuando faltó poco para que lo aplastasen, no pudieron encontrarlo. Si el soldadito hubiera gritado: "¡Aquí estoy!", lo habrían visto. Pero él creyó que no estaba bien dar gritos, porque vestía uniforme militar.


Luego empezó a llover, cada vez más y más fuerte, hasta que la lluvia se convirtió en un aguacero torrencial. Cuando escampó, pasaron dos muchachos por la calle.


-¡Qué suerte! -exclamó uno-. ¡Aquí hay un soldadito de plomo! Vamos a hacerlo navegar.


Y construyendo un barco con un periódico, colocaron al soldadito en el centro, y allá se fue por el agua de la cuneta abajo, mientras los dos muchachos corrían a su lado dando palmadas. ¡Santo cielo, cómo se arremolinaban las olas en la cuneta y qué corriente tan fuerte había! Bueno, después de todo ya le había caído un buen remojón. El barquito de papel saltaba arriba y abajo y, a veces, giraba con tanta rapidez que el soldadito sentía vértigos. Pero continuaba firme y sin mover un músculo, mirando hacia adelante, siempre con el fusil al hombro.


De buenas a primeras el barquichuelo se adentró por una ancha alcantarilla, tan oscura como su propia caja de cartón.
"Me gustaría saber adónde iré a parar”, pensó. “Apostaría a que el duende tiene la culpa. Si al menos la pequeña bailarina estuviera aquí en el bote conmigo, no me importaría que esto fuese dos veces más oscuro."
Precisamente en ese momento apareció una enorme rata que vivía en el túnel de la alcantarilla.


-¿Dónde está tu pasaporte? -preguntó la rata-. ¡A ver, enséñame tu pasaporte!


Pero el soldadito de plomo no respondió una palabra, sino que apretó su fusil con más fuerza que nunca. El barco se precipitó adelante, perseguido de cerca por la rata. ¡Ah! Había que ver cómo rechinaba los dientes y cómo les gritaba a las estaquitas y pajas que pasaban por allí.


-¡Deténgalo! ¡Deténgalo! ¡No ha pagado el peaje! ¡No ha enseñado el pasaporte!
La corriente se hacía más fuerte y más fuerte y el soldadito de plomo podía ya percibir la luz del día allá, en el sitio donde acababa el túnel. Pero a la vez escuchó un sonido atronador, capaz de desanimar al más valiente de los hombres. ¡Imagínense ustedes! Justamente donde terminaba la alcantarilla, el agua se precipitaba en un inmenso canal. Aquello era tan peligroso para el soldadito de plomo como para nosotros el arriesgarnos en un bote por una gigantesca catarata.


Por entonces estaba ya tan cerca, que no logró detenerse, y el barco se abalanzó al canal. El pobre soldadito de plomo se mantuvo tan derecho como pudo; nadie diría nunca de él que había pestañeado siquiera. El barco dio dos o tres vueltas y se llenó de agua hasta los bordes; se hallaba a punto de zozobrar. El soldadito tenía ya el agua al cuello; el barquito se hundía más y más; el papel, de tan empapado, comenzaba a deshacerse. El agua se iba cerrando sobre la cabeza del soldadito de plomo… Y éste pensó en la linda bailarina, a la que no vería más, y una antigua canción resonó en sus oídos:
¡Adelante, guerrero valiente! 
¡Adelante, te aguarda la muerte!


En ese momento el papel acabó de deshacerse en pedazos y el soldadito se hundió, sólo para que al instante un gran pez se lo tragara. ¡Oh, y qué oscuridad había allí dentro! Era peor aún que el túnel, y terriblemente incómodo por lo estrecho. Pero el soldadito de plomo se mantuvo firme, siempre con su fusil al hombro, aunque estaba tendido cuan largo era.
Súbitamente el pez se agitó, haciendo las más extrañas contorsiones y dando unas vueltas terribles. Por fin quedó inmóvil. Al poco rato, un haz de luz que parecía un relámpago lo atravesó todo; brilló de nuevo la luz del día y se oyó que alguien gritaba:
-¡Un soldadito de plomo!


El pez había sido pescado, llevado al mercado y vendido, y se encontraba ahora en la cocina, donde la sirvienta lo había abierto con un cuchillo. Cogió con dos dedos al soldadito por la cintura y lo condujo a la sala, donde todo el mundo quería ver a aquel hombre extraordinario que se dedicaba a viajar dentro de un pez. Pero el soldadito no le daba la menor importancia a todo aquello.
Lo colocaron sobre la mesa y allí… en fin, ¡cuántas cosas maravillosas pueden ocurrir en esta vida! El soldadito de plomo se encontró en el mismo salón donde había estado antes. Allí estaban todos: los mismos niños, los mismos juguetes sobre la mesa y el mismo hermoso castillo con la linda y pequeña bailarina, que permanecía aún sobre una sola pierna y mantenía la otra extendida, muy alto, en los aires, pues ella había sido tan firme como él. Esto conmovió tanto al soldadito, que estuvo a punto de llorar lágrimas de plomo, pero no lo hizo porque no habría estado bien que un soldado llorase. La contempló y ella le devolvió la mirada; pero ninguno dijo una palabra.


De pronto, uno de los niños agarró al soldadito de plomo y lo arrojó de cabeza a la chimenea. No tuvo motivo alguno para hacerlo; era, por supuesto, aquel muñeco de resorte el que lo había movido a ello.
El soldadito se halló en medio de intensos resplandores. Sintió un calor terrible, aunque no supo si era a causa del fuego o del amor. Había perdido todos sus brillantes colores, sin que nadie pudiese afirmar si a consecuencia del viaje o de sus sufrimientos. Miró a la bailarina, lo miró ella, y el soldadito sintió que se derretía, pero continuó impávido con su fusil al hombro. Se abrió una puerta y la corriente de aire se apoderó de la bailarina, que voló como una sílfide hasta la chimenea y fue a caer junto al soldadito de plomo, donde ardió en una repentina llamarada y desapareció. Poco después el soldadito se acabó de derretir. Cuando a la mañana siguiente la sirvienta removió las cenizas lo encontró en forma de un pequeño corazón de plomo; pero de la bailarina no había quedado sino su lentejuela, y ésta era ahora negra como el carbón.
FIN


Cuento de Hans Christian Andersen: El soldadito de plomo


Érase una vez un niño que tenía muchísimos juguetes. Los guardaba todos en su habitación y, durante el día, pasaba horas y horas felices jugando con ellos.
Uno de sus juegos preferidos era el de hacer la guerra con sus soldaditos de plomo. Los ponía enfrente unos de otros, y daba comienzo a la batalla. Cuando se los regalaron, se dio cuenta de que a uno de ellos le faltaba una pierna a causa de un defecto de fundición.
No obstante, mientras jugaba, colocaba siempre al soldado mutilado en primera línea, delante de todos, incitándole a ser el más aguerrido. Pero el niño no sabía que sus juguetes durante la noche cobraban vida y hablaban entre ellos, y a veces, al colocar ordenadamente a los soldados, metía por descuido el soldadito mutilado entre los otros juguetes.
Y así fue como un día el soldadito pudo conocer a una gentil bailarina, también de plomo. Entre los dos se estableció una corriente de simpatía y, poco a poco, casi sin darse cuenta, el soldadito se enamoró de ella. Las noches se sucedían deprisa, una tras otra, y el soldadito enamorado no encontraba nunca el momento oportuno para declararle su amor. Cuando el niño lo dejaba en medio de los otros soldados durante una batalla, anhelaba que la bailarina se diera cuenta de su valor por la noche , cuando ella le decía si había pasado miedo, él le respondía con vehemencia que no.
Pero las miradas insistentes y los suspiros del soldadito no pasaron inadvertidos por el diablejo que estaba encerrado en una caja de sorpresas. Cada vez que, por arte de magia, la caja se abría a medianoche, un dedo amonestante señalaba al pobre soldadito.
Finalmente, una noche, el diablo estalló.
-¡Eh, tú!, ¡Deja de mirar a la bailarina!
El pobre soldadito se ruborizó, pero la bailarina, muy gentil, lo consoló:
-No le hagas caso, es un envidioso. Yo estoy muy contenta de hablar contigo.
Y lo dijo ruborizándose.
¡Pobres estatuillas de plomo, tan tímidas, que no se atrevían a confesarse su mutuo amor!
Pero un día fueron separados, cuando el niño colocó al soldadito en el alféizar de una ventana.
-¡Quédate aquí y vigila que no entre ningún enemigo, porque aunque seas cojo bien puedes hacer de centinela!-
El niño colocó luego a los demás soldaditos encima de una mesa para jugar.
Pasaban los días y el soldadito de plomo no era relevado de su puesto de guardia.
Una tarde estalló de improviso una tormenta, y un fuerte viento sacudió la ventana, golpeando la figurita de plomo que se precipitó en el vacío. Al caer desde el alféizar con la cabeza hacia abajo, la bayoneta del fusil se clavó en el suelo. El viento y la lluvia persistían. ¡Una borrasca de verdad! El agua, que caía a cántaros, pronto formó amplios charcos y pequeños riachuelos que se escapaban por las alcantarillas. Una nube de muchachos aguardaba a que la lluvia amainara, cobijados en la puerta de una escuela cercana. Cuando la lluvia cesó, se lanzaron corriendo en dirección a sus casas, evitando meter los pies en los charcos más grandes. Dos muchachos se refugiaron de las últimas gotas que se escurrían de los tejados, caminando muy pegados a las paredes de los edificios.
Fue así como vieron al soldadito de plomo clavado en tierra, chorreando agua.
-¡Qué lástima que tenga una sola pierna! Si no, me lo hubiera llevado a casa -dijo uno.
-Cojámoslo igualmente, para algo servirá -dijo el otro, y se lo metió en un bolsillo.
Al otro lado de la calle descendía un riachuelo, el cual transportaba una barquita de papel que llegó hasta allí no se sabe cómo.
-¡Pongámoslo encima y parecerá marinero!- dijo el pequeño que lo había recogido.
Así fue como el soldadito de plomo se convirtió en un navegante. El agua vertiginosa del riachuelo era engullida por la alcantarilla que se tragó también a la barquita. En el canal subterráneo el nivel de las aguas turbias era alto.
Enormes ratas, cuyos dientes rechinaban, vieron como pasaba por delante de ellas el insólito marinero encima de la barquita zozobrante. ¡Pero hacía falta más que unas míseras ratas para asustarlo, a él que había afrontado tantos y tantos peligros en sus batallas!
La alcantarilla desembocaba en el río, y hasta él llegó la barquita que al final zozobró sin remedio empujada por remolinos turbulentos.
Después del naufragio, el soldadito de plomo creyó que su fin estaba próximo al hundirse en las profundidades del agua. Miles de pensamientos cruzaron entonces por su mente, pero sobre todo, había uno que le angustiaba más que ningún otro: era el de no volver a ver jamás a su bailarina…
De pronto, una boca inmensa se lo tragó para cambiar su destino. El soldadito se encontró en el oscuro estómago de un enorme pez, que se abalanzó vorazmente sobre él atraído por los brillantes colores de su uniforme.
Sin embargo, el pez no tuvo tiempo de indigestarse con tan pesada comida, ya que quedó prendido al poco rato en la red que un pescador había tendido en el río.
Poco después acabó agonizando en una cesta de la compra junto con otros peces tan desafortunados como él. Resulta que la cocinera de la casa en la cual había estado el soldadito, se acercó al mercado para comprar pescado.
-Este ejemplar parece apropiado para los invitados de esta noche -dijo la mujer contemplando el pescado expuesto encima de un mostrador.
El pez acabó en la cocina y, cuando la cocinera la abrió para limpiarlo, se encontró sorprendida con el soldadito en sus manos.
-¡Pero si es uno de los soldaditos de…! -gritó, y fue en busca del niño para contarle dónde y cómo había encontrado a su soldadito de plomo al que le faltaba una pierna.
-¡Sí, es el mío! -exclamó jubiloso el niño al reconocer al soldadito mutilado que había perdido.
-¡Quién sabe cómo llegó hasta la barriga de este pez! ¡Pobrecito, cuantas aventuras habrá pasado desde que cayó de la ventana!- Y lo colocó en la repisa de la chimenea donde su hermanita había colocado a la bailarina.
Un milagro había reunido de nuevo a los dos enamorados. Felices de estar otra vez juntos, durante la noche se contaban lo que había sucedido desde su separación.
Pero el destino les reservaba otra malévola sorpresa: un vendaval levantó la cortina de la ventana y, golpeando a la bailarina, la hizo caer en el hogar.
El soldadito de plomo, asustado, vio como su compañera caía. Sabía que el fuego estaba encendido porque notaba su calor. Desesperado, se sentía impotente para salvarla.
¡Qué gran enemigo es el fuego que puede fundir a unas estatuillas de plomo como nosotros! Balanceándose con su única pierna, trató de mover el pedestal que lo sostenía. Tras ímprobos esfuerzos, por fin también cayó al fuego. Unidos esta vez por la desgracia, volvieron a estar cerca el uno del otro, tan cerca que el plomo de sus pequeñas peanas, lamido por las llamas, empezó a fundirse.
El plomo de la peana de uno se mezcló con el del otro, y el metal adquirió sorprendentemente la forma de corazón.
A punto estaban sus cuerpecitos de fundirse, cuando acertó a pasar por allí el niño. Al ver a las dos estatuillas entre las llamas, las empujó con el pie lejos del fuego. Desde entonces, el soldadito y la bailarina estuvieron siempre juntos, tal y como el destino los había unido: sobre una sola peana en forma de corazón.
— FIN —



Ficha del Personaje:
-Nombre: Natacha.
-Edad: 50 años (desde su creación como juguete) Aparentes: 18 años.
-Personalidad: Es una chica sumamente amigable y compasiva muy compasiva y amable siempre tratara de mostrar una sonrisa peor se nota fácilmente en sus semblante cuando esta incomoda aun así trata de no crear rechazo hacia a los demás y se muestra sumamente paciente y pasiva, puesto que odia hacer sentir mal a los demás pero también es justa y muy sincera, aunque como su nombre lo sugiere es una chica muy decidida y madura, tiende a hablar poco y bastante bajo por lo que es fácil deducir lo tímida que puede llegar a ser y excesivamente tímida y cohibida de modo que es muy extraño verla hablar ya que técnicamente los demás juguetes la creen muda, nombra y se hace amiga de las aves que se encuentran alrededor de la caja. 


Sus Comportamientos y pensamientos se basan mucho en las actitudes de ser bailarina la rigidez y la dureza del entrenamiento con los ciertos grados de perfeccionismo la caracterizan. Es sabia, gracial, elegante y notablemente una mejor danzante. Es tremendamente soñadora y es que cuando eres un juguete que vive de la imaginación de un niño que poco te toma en manos soñar es tu única libertad y aunque es acosada por la caja de sorpresa sabe que algún día encontrara el amor de verdad uno al cual ella pueda corresponder, pero está destinada a ser poseída por la caja de sorpresa que no deja que otros juguetes se le acerquen. Pese a esto, ella alegremente danza y recupera los fragmentos de recuerdos que cada día se gana desde su posición.


Pero debido a que es obligada ser tan distante ha quedado aislada de sus compañeros. Por lo tanto, pese a ser muy admirada por otros bella y de una personalidad admirablemente tierna y dulce, no tiene muchos amigos. Aunque le encantaría, no es presuntuosa y suele ocultarse tras los arbustos de su lago si descubren que la están viendo, pero de buen corazón, puede pasar de fría pero en realidad es una chica tratable una vez se le conoce aunque por temor a que al caja de sorpresa lastime a quienes se les acercan ella misma suele alejarlos, tratando de ser indiferente.


-Breve Historia: Fue creada en una vieja fábrica de juguetes y artesanías manuales, es un modelo casi exclusivo de bailarina clásica de ballet, y los modelos como ellas fueron tan populares que se redujeron a coleccionables en 100 versiones diferente habiendo solo 10 versiones iguales es la misma bailarina, termino en casa del joven niño que ahora es su dueño “Aron” porque fue un obsequio que le dieron a la madre del pequeño cuando era una pequeña niña, la bailarina siempre ha sido objeto importante en la familia de la madre del muchacho pasando de generación en generación a lo largo de los años.


Se madre se la regalo al cumplir los 8 anitos al niño junto con todo el set, de la misma un hermoso escenario hecho de espejos y finos decorados de femeninos colores con cortinas teatrales que servían como la simulación de un lago donde la bailarina bailaba junto a sus cisnes cuando la caja de música era tocada misma esquipada con cuerda a los pies de la pequeña, bailarina.


La envidiosa caja de sorpresa siempre ha estado bajo el interés de la hermosísima bailarina cuya belleza puede apenas pasar desapercibida tomando en cuenta que su diseño es único, día tras día desde que la bailarina pertenece al niño la caja de música se ha empeñado en seducirla y querer enamorarla, peo es egoísta y posesivo la tiene bajo su control puesto que ella está en la misma repisa que el envidioso duende, enamorado y obsesionado con ella solo la deja contemplar desde lo lejos a los demás juguetes privada de su libertad en aquella repisa y soportando constantemente las insinuaciones y toqueteos del duende de la caja la bailarina sufre cada noche el acoso de la misma, caja de sorpresa que se cree su dueño…


Aunque cada día su único momento libre es cuando el niño juega con ella, cosa que ocurre pocas beses al ser ella más bien un juguete para niñas, anhela y espera salir mas a menudo de aquella repisa y poder jugar con los demás juguetes en la noche cuando todos hacen revueltas y gritan y juegan entre sí, cada noche contempla la escena anhelante esperando que un día todo cambien para la ella, solo el ser paciente le permitirá esperar eso que ella sabe que llegara y cambiaria su vida.


-Datos Extras:
♥ Suele cobrar vida en la noche.
 ♥ Tiene al menos 6 cisnes en su lago de caja de espejos.
♥ Le encanta mirar por la ventana como si anhelara conocer el exterior, puesto que siempre ha estado en una vitrina o repisa, inamovible por ser de colección.
♥ Le encanta la música clásica como es de esperar, pero se le puede ver intentando bailar otras melodías.
♥ Le molesta, ser acosada por la caja musical aunque se muestra educada, a veces le tiene miedo.
♥ Suele temerle a las alturas por eso es muy extraño verla lejos de su caja por la altura en la que se encuentra la repisa, eso es lo que más la tiene retenida.


-Apariencia: 

YO:

http://vignette2.wikia.nocookie.net/disney/images/d/de/La_Bailarina.png/revision/latest?cb=20131113083044&path-prefix=es
https://markb4.files.wordpress.com/2013/05/fantasia-2000-ballerina.jpg
http://i41.tinypic.com/wvbifc.jpg



La caja de sorpresas:

El duende villano:

http://st-listas.20minutos.es/images/2012-03/322289/3419846_640px.jpg?1332843279
http://3.bp.blogspot.com/-G6HocByMO7U/UkVKNAUkMGI/AAAAAAAAAcc/jVSamn5X-wQ/s1600/El+Mu%C3%B1eco+Sorpresa.png
https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/236x/6e/d2/9a/6ed29a8375acddf7118574adfe81941c.jpg



Ambos:

Juntos:

https://i.ytimg.com/vi/m40UTtURH74/maxresdefault.jpg
https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/236x/ed/81/79/ed81790bc9b579e475d86700aca5cb68.jpg
http://www.diariodecine.es/ssfantasia2000-3.jpg
http://3.bp.blogspot.com/_p_zx8Ukw9NM/SXPzEuufTwI/AAAAAAAAAKs/yyNZgFk_Nt4/s320/soldadito.jpg
http://m1.paperblog.com/i/201/2011073/fantasia-2000-L-jMMhaQ.jpeg
https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/53/ac/fc/53acfc5f2c3eb33ccd0fe16e8837149c.jpg
http://www.cgw.com/images/Media/PublicationsArticle/ACF5C.jpg
http://cdn-ak.f.st-hatena.com/images/fotolife/a/almamia/20151013/20151013095250.jpg
https://i.ytimg.com/vi/7xboM4ho_ew/maxresdefault.jpg
http://49.media.tumblr.com/c822c826b57b8e08fbd146b42f7f537b/tumblr_mjwmoc4zOk1qbhmovo1_250.gif
http://www.thehunchblog.com/wp-content/uploads/2014/06/Fantasia-2000-5.jpg
http://konexion.com.mx/wp-content/uploads/2016/03/nutcracker-ish.jpg
http://www.diariodecine.es/ssfantasia2000-4.jpg
https://i.ytimg.com/vi/gFanayBhyeA/hqdefault.jpg
http://45.media.tumblr.com/tumblr_lm78unqRfJ1qhigt0o1_500.gif



El niño:
Nuestro dueño:
http://25.media.tumblr.com/557816f8ef06e01873417059e1d5c9d9/tumblr_meuj26Ggra1qaeynmo2_r1_500.jpg


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
avatar
Mensajes : 1861
Localización : Hago muchas cosas, depende del día y hora.
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha

MokaLatte
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: El Soldadito de Plomo Y la Bailarina

Mensaje por Elexiel Black el Miér Jun 08, 2016 7:04 pm

Ficha del Personaje:
-Nombre: John.
-Edad: Menos de un año (desde su creación como juguete) Aparentes: 18 años.
-Personalidad:
El soldadito es una creatura que no conoce mucho el mundo exterior, el apenas ha sido fabricado y no conoce nada fuera de la fábrica y su caja de juguetes y para el todo es nuevo y desconocido, al igual que para sus 24 hermanos, ya que apenas fueron fabricados y lo que más desea, como todos los demás, es integrarse al mundo que los rodea.

Es amigable y soñador, también enamoradizo pero una vez que le ha dado su corazón a una persona esta lo tendrá para siempre… aun cuando no la conozca realmente, ya que es alguien que cree en el amor a primera vista y que dos personas pueden estar destinadas desde el principio.

Es orgulloso, valiente y caballeroso, él sabe cómo debe ser un soldado y aun cuando signifique estar en peligro o incluso morir no traicionaría eso, no pediría ayuda, ni gritaría ante el peligro ni retrocedería, tampoco es posible intimidarlo y no es alguien que conozca el miedo.

No se siente inferior a sus hermanos por tener solo una pierna ni estos tampoco lo ven de menos es uno más de una gran familia, al modo de ver de todos ellos.

-Breve Historia:

Fue fundido, como sus hermanos, en una gran y moderna fábrica de juguetes a partir del mismo gran bloque de plomo, pero hubo un pequeño problema al momento de su fabricación ya que no hubo suficiente plomo para terminar de construirlo y por esa razón fue fundido sin una pierna, a diferencia de todos sus demás hermanos, pero no por eso se ve ni se siente diferente al resto de ellos.
El apenas es un juguete nuevo, no conoce el mundo y apenas acaba de ver algo afuera de la fábrica ahora que un niño lo compro y le dio un hogar, apenas está conociendo a otros juguetes, pero a diferencia de sus hermanos… eso no causo tanto impacto en el como ella, una hermosa y delicada bailarina que por casualidad o quizás el destino vio la primera vez que el salió de su caja y que robo completamente su corazón.
Desde entonces él vive por ella, está totalmente enamorado y si no ha ido a hablarle ha sido simplemente por no saber qué decir, después de todo que querría ella de un simple soldadito defectuoso? Aun así la ve a lo lejos, aunque últimamente ha habido algo que le molesta una caja de juguetes que no ha dejado de amenazarlo y molestarlo, aunque no logra intimidarlo, sabe que es un peligro latente

-Datos Extras:
♥ Suele cobrar vida en la noche.
♥ Se pasa todo su tiempo libre viendo a la bailarina, aunque aún no se atreve a hablarle.
♥ Sabe que la caja musical es un riesgo pero realmente no le teme, no cree que pase a más a pesar de sus amenazas

-Apariencia:
Spoiler:

avatar
Mensajes : 38

Elexiel Black
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: El Soldadito de Plomo Y la Bailarina

Mensaje por MokaLatte el Jue Jun 09, 2016 12:01 pm

Aun recuerdo aquella mañana, en la que nuestra dueña abrió nuevamente aquel enorme cofre en el que nos guardaba, cuando lo hiso por primera vez ella tendría al menos 12 años, quizá mas no recuerdo hacia mucho de eso, se estaba convirtiendo en una hermosa señorita y dejaba de ser una niña, me daba un poco de miedo, ver sus ambos, recuerdo que por aquel entonces yo fui la ultima en ser guardada, en el cofre, todos mis amigos y compañeros en la habitación fueron cayendo uno a uno en aquel lugar oscuro, pero… yo estuve hasta sus últimos días de niñez acompañándola desde la peinadora donde acostumbraba aprender a maquillarse, no era más que decoración por que ya ella no jugaba conmigo, pero... Como todos yo también fui guardad me suplantaron una pila de revistas.


No estoy segura cuanto tiempo pasado desde que cerro aquel cofre y nos encerró a todos en aquel lugar, la oscuridad era profunda infinita ninguno d nosotros era capaz de mirar al otro, durante años éramos incapaces de saber cuando era de día o de noche, por ellos… nos despertábamos a diferentes oras y aunque yo insistía en danzar de vez en cuando los primeros años... me di cuenta de que no valía la pena “¿con que objetivo lo haría si ya nadie me veía?” pensaba mientras me arrumaba en aquel lago de espejo que simulaba ser un lago real de hielo, con los años las sombras era lo único que nos compraban no podíamos ni mirarnos los unos a los otros en aquella caja, mi caja de madera había comenzado a corroerse por el moho, o almacenarlo más bien aunque como estaba en la cima tenía más suerte que otros juguetes… con el paso de los años, la emoción me invadía y un profundo letargo nos consumía “ya no recordaba cómo me veía”


Pero, aquella mañana en la que abrió el enorme cofre y por primera vez en muchos años me sostuvo en su mano, no pude más que reír… esa sonrisa perdida volvió a mi carita de madre empolvada, describir la sensación que sentí cuando me sostuvo nuevamente era imposible solo sé que me sentía viva de nuevo. El sol resplandecía por la ventana golpeaba mi empolvado cuerpo que por suerte se mantenga, igual de impecable al menos en colores y sin abolladuras la madera estaba perfecta “jugaran conmigo de nuevo” pensaba mientras me limpiaba con algún liquido y pasaba algodones por todo mi cuero, el brillo volvía  invadir mis esbeltas piernas mi precioso vestido. Y el moho ya se iba pronto de mi castillo. Noto que me deja sobre un cojín, no sé bien lo que pasa, solo debo esperar en i acostumbrada postura, al fin puedo ver la luz de nuevo y ella esta tan diferente es adulta y grande, muy grande… “¿sería mi niña?” me empezaba a cuestionar.


Yo y otros pocos juguetes fuimos seleccionados, porque seriamos regalados a un pequeño niño tendría 4 años en ese tiempo, se llamaban Aron recuerdo que escribió su nombre en mi castillo, y le gustaba ponerme a alar cuando se iba a dormir la música de mi caja le gustaba mucho, por primera ve en años era querida de nuevo, con el tiempo supe que era el hijo de mi antigua dueña. Cada noche danzaba para Aron… incluso me dio una repisa hermosa en su cuarto la más alta, su mama me había acomodado en la repisa de cristal junto a un feo muñeco de caja de sorpresa daba algo de miedo y siempre me asustaba constantemente. A veces temía cuando su música sonaba, porque sabía que saldría y era tan pesado cuando se acercaba a mí, siempre quería tocarme y me obligaba a bailar incluso me daba tantas vueltas que me mareaba, siempre decía que le gustaba mirarme, pero tener aquellos ojos tenebroso sobre ti toda la noche no era bonito, siempre era bajada cada noche por su mama y tras danzar me devolvía a la repisa, y entonces a la media  noche, el salía.


–Ahaaaa- se escuchaba mi vocecita de susto, cuando me sorprendía, daba saltos hacia a mí, y alejaba a todos los que intentaban acercárseme *Eres mía pastelillo* reclamaba el irónico duende, mientras me cargaba en sus manotas y me apretujaban en brazos sofocantes. Yo contantemente le empujaba ni siquiera le dirigía la palabra creía que era completamente mida, pero es que simplemente no sabía que decirle bastaban mis expresiones de angustia al verlo o cuando solía darle la espalda e intentara correr para que notara mi disgusto… si tan solo no le temiera a la enorme distancia de la repisa y al suelo sabiendo que podía romperme intentaría bajar cada noche y no solo contemplar las fiestas que armaban todos los juguetes cada noche cuando la aguja pequeña señalaba el 12 y las campanillas sonaban.


Pero el cumpleaños de Aron estaba cerca, y su madre había organizado una hermosa fiesta... seguro llegarían juguetes nuevos… “¿me preguntaba que serian?” aquella mañana al señora de la casa había ido hasta una juguetería, la más reconocida de la ciudad el juguetero hacia pedidos a encargos, y ninguno era igual a otro, costosos debían de ser dichosos juguetes. La mujer tomo una caja perfectamente decorada con tapa de cristal acaricio cada soldadito, y noto un descuento porque uno de los de la caja estaba defectuoso, aprovecharía aquello puesto que los demás 24 estaban perfectos y eran únicos, al menos entre ellos pues todo eran completamente distintos entre sí, menos el numero 25 el ultimo de la fil era fácil de distinguir pues le faltaba una pierna. El dueño de la tienda decoro la caja en una hermosa cubierta de regalo, la madre entusiasmada llevaba aquello y lo escondería por algunos días hasta que la caja sería entregada al niño tras soplar las velitas del cumpleaños, afamada canción se escuchaba por toda la casa… “¿Cómo sería un pastel?” me preguntaba, entonces escucho el grito ☺¡¡Soldaditos de plomo!!☺ exclama alborotado el niñito emocionado con su regalo, esa a su madre mientras los saca de la caja los forma en fila, notando el defecto del último solo lo toma entre sus manitas y lo mira fijamente a los ojos.


☺Oh, ¿pero que tenemos aquí?☺ exclama el pequeño acomodando la gorrita del soldadito ☺Un valiente que ha perdido su pierna en batalla, seguro eres el más Valiente de todos serás el capitán☺ decía poniéndolo al primero entonces mientras tocaba los fusiles contando animadamente seguro apenas se aprendía los números ☺mama, son Geniales, es el mejor regalo que me has dado☺ cuando la fiesta hubiera acabado, el niño volvería a su habitación los soldaditos bien acomodados en su caja y se los presentaría a todos sus juguetes, paseándolos por todas las repisas, animado, aquella noche los mantendría en su habitación bajo su regazo, típico de los pequeños cuando tiene un nuevo juguete ☺ustedes me cuidaran de los monstruos bajo la cama☺ fue su primera orden a los 25 soldaditos antes de que su madre me bajara de la alta repisa, para hacer dormir al pequeño +Hora de dormir travieso+ declaro la mama con mi castillo en mano dando le vueltas a la cuerda.


Off: en mi siguiente post relatare la danza y eso, creí prudente dejarlo hasta ahí para que hagas tu intro.


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
avatar
Mensajes : 1861
Localización : Hago muchas cosas, depende del día y hora.
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha

MokaLatte
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: El Soldadito de Plomo Y la Bailarina

Mensaje por Elexiel Black el Lun Jul 11, 2016 9:58 pm

Hacía apenas unos días que él había nacido… lo recordaba perfectamente, cuando de la nada, sintió un monstruoso calor y como su cuerpo iba tomando forma hasta que finalmente todo eso se detuvo.
Al principio no sabía que sucedía, solamente lo tomaron y lo pusieron en una mesa, junto con los demás soldados, enfrente del regimiento, el soldadito solo volteo por un segundo a ver a todos los demás soldados, todos iguales, excepto el… sentía algo extraño pero no sabía que era lo que sucedía, sus hermanos lo miraban, pero no decían nada de que el fuera diferente o extraño, solo lo trataban como todos los demás por lo que él empezó a verse igual que los demás, en ese momento él no podía moverse aún, ya que aún no estaba totalmente terminado, finalmente poco después fue enviado a otra persona que lo pinto a mano y lo puso a secar, como sus hermanos, frente a una ventana y fue ahí cuando se vio por primera vez y supo que sucedía, le faltaba una pierna, a su alrededor todos sus hermanos recién pintados junto con él, todos soldados, fue la primera vez que se sintió diferente y extraño pero la mirada de sus hermanos y la misma mirada que le habían dibujado a él le quito de su mente cualquier problema que tuviera con ser diferente, era un soldado, no tenía por qué quejarse por una herida de batalla.
Así fue puesto en una caja con tapa de cristal junto con sus demás compañeros y puestos en exhibición, ellos aún no sabían qué iba a pasar con ellos, cuando finalmente una mujer se acercó y lo vio a él y a todos sus hermanos y los alejo de ese lugar y los entrego a un anciano que cubrió la caja con algo, que los dejo en oscuridad total.
No supieron cuánto tiempo estuvieron encerrados en esa cajita cuando por fin se vio la luz y fueron sacados de la caja por un niño, el soldadito lo vio sorprendido y todos sus hermanos también, sobre todo cuando él fue nombrado capitán del escuadrón del que formaba parte, casi haciendo que el dijera: “Así que fue en una batalla” El realmente no sabía por qué lo había perdido ni que era, al igual que a todos los hermanos, pero sabían que eran soldados, guerreros y si ese niño estaba diciéndoles que hacer es porque debía ser su comandante.
Fueron llevados a la habitación del niño, donde este les dio un recorrido por todo el lugar, cada centímetro, cada juguete, fue observado por el soldadito el cual se sorprendió un poco al escuchar de monstruos, pero solamente logro provocar una sonrisa en su rostro mientras acariciaba su rifle y varios de sus hermanos susurraban y cuchicheaban entre si sobre si sería cierto, pero sin nadie mostrara temor, sino solamente ansias y ganas de una buena pelea y de cumplir con su deber
 
-Señores, silencio por ahora…
 
Todos sus hermanos se callaron, sin haber sido oídos por el niño gracias a la tapa de la caja, el niño se acostó llevando la caja con el mientras la mujer que los había llevado a esa casa se acercaba a él y le daba las buenas noches al niño, los soldaditos la miraban atentamente cuando vieron que la mujer se acercaba a la repisa y tomaba algo, pero en ese momento el niño se acomodó y se arropo mejor tapando la caja, solamente él siguió viendo lo que pasaba afuera, cuando vio que la mujer sacaba a una creatura hermosa para que la viera el niño.
 
-Hey que sucede capitán? Es un monstruo?
-No soldado… es un ángel
 
Dijo con un susurro totalmente sorprendido por la belleza de la creatura que estaba viendo
avatar
Mensajes : 38

Elexiel Black
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: El Soldadito de Plomo Y la Bailarina

Mensaje por MokaLatte el Miér Jul 13, 2016 1:11 pm

La mano de la madre se dedicaba a darle vueltas a mi caja una hermosa tonada musical, de cuna se dispersaba en el eco de la habitación con suavidad me percataba de lo que ocurría mi cuerpecito iba despertando mientras el castillo salía de dentro de la caja musical y por ultimo en medio del lago de espejo me elevaba yo, con una dulce sonrisa que solo podía dejar en claro lo mucho que disfrutaba mi trabajo, mi único juego era darle un hermoso espectáculo al pequeño niño y de ese modo hacerlo dormir, danzaba con tranquilidad guiándome por los pasos marcados en la maquinaria del la caja a veces improvisaba pero entre elegantes vueltas mi vestidito de seda se alzaba, mi pierna se mantenía siempre levantada mientras mis manos imitaban el despliegue de las alas de un cisne. Mis labios mis pómulos pintados de un rosa intensos se reflejaban contra el espejo que dejaba en claro los singulares movimientos, de mi espalda cuello incluso los saltos que alguna vez improvisaba los cisnes en rededor llevan flores en sus bocas. Y yo solo abrí los ojos para ver esa hermosa sonrisa que el pequeño Aron me dedicaba después de verme bailar y se dormí pero que reflejaba su agradecimiento aun sumido en un sueño, riéndose.


“Y esa era la meta de un juguete, hacer feliz a su niño” la musiquita se va apagando con suavidad mi cuerpo deja de moverse, entonces cuando bajo la mirada a la caja que abraza el pequeño niño noto a un grupo de nuevos juguetes han en su caja de cristal, les sonrió a todos mientras la caja me oculta hundiendo mi castillo y mi cuerpo, una de mis manos permanecen en alto junto a mi mirada, y justo antes de perderme me despido de ellos, fue curioso un rostro peculiar me miraba de manera diferente a los otros, era extraño pero me aprecio agradable, negué una vez la caja me subió en la oscuridad sentí el zarandeo propio, de cuando la madre, me devolvía a lo alto de la repisa.


Tras escuchar como se cerraba la puerta de la habitación me asomaba en un saltito por sobre la caja, mientras giraba la manivela desde dentro, ansiosa prácticamente por salir y seguir observando los curiosos muñequitos en la caja no recordaba haber visto ejemplares como esos antes “y su sonrisa parece tan gentil” pensaba mientras la musiquita sonaba con suavidad, y me hacia emerger nuevamente con mi perfecto castillo como escenario. Estaba muy lejos, apenas se notaba desde mi distancia comparando mis pequeños ojitos, suspire resignada a que no vería mas a aquel galante caballero de sonrisa gentil hasta la siguiente noche, pero siempre debía practicar mi rutina de baile. Me alejo del borde de la repisa le temía mucho a caerme y romperme por eso me mantenía sobre la seguridad de mi lago de espejo. Con un suave suspiro comienzo a practicar el ballet clásico se componía de infinidad de combinaciones de giros y rotaciones sobre la puntita de mi pe saltaba de lado a lado, girando con las manos en rededor o sobre mi cabeza, según convenía.


Por un momento estoy girando con ambas manos en algo y suena más campanas el reloj de la dueña de casa que indican es media noche todos los juguetes, comienza a cobrar vida y devuelve aquello como una lista, el ruido es mínimo, apenas se oían cuchucheo no podíamos despertar al pequeño después de todo me asusto con la impresión pero no puedo detener mi giro escucho el ruidillo de la caja de sorpresa esa musiquita tétrica ni siquiera al niño le gustaba fue su regalo de cumpleaños número, 5 y la detestaba por eso la tenía en lo alto de la repisa hacia mucho no jugaba con el por qué le tenia miedo, y a mí me tenían en lo alto porque a pesar de todo su madre sabía que era una pieza costosas y prefería solo que él me tocase bajo la supervisión de ella.


Entonces vivíamos amos en aquella repisa, el juguete menos querido de la habitación y yo la mas cuidada, en cualquier caso si a ambos nos unía algo era que Aron no jugaba con nosotros mi cuerpecitos se detiene, solo porque la mano del duende toma mi pequeña manita y me hace girara hasta caer en sus brazos. Yo niego enmudecida al menos eso creía mientras me alejo con un par de saltitos que levantan mi vestido. El se aprovecha de esto y juega a levantar la tela, yo la bajo insistente dándole la espalda, coloradita +Eres tan preciosa… cásate conmigo…+ insistía el duende colocando sus labios como si me fuera a besar yo empujo su boca rápidamente con mis mantas, solo el rostro del duende era de mi tamaño completo debía confesar que le temía el tironea de mi bracito, yo sigo negando en mi rostro se notaba que no me agradaba me tocase y el temor bastante obvio de su sonrisa macabra.


+ ¿Por qué eres tan terca?, solo tú y yo vivimos aquí arriba a ambos nos han olvidado… acaso no ¿quieres vivir un romance conmigo? Eres una pequeña perfecta, adoro verte bailar+ insistía haciéndome girar de nuevo, que hiciera eso me mareaba inevitablemente me hace caer en el lago, de espejo y me quedo agachas con la mirada baja mirando mi reflejo y el suyo que sonreía sobre mi “¿desde cuándo me había sumergido, bajo la sombra de aquel duende?” cubro mi carita, si pudiera llorar ene se instante lagrimas brotarían pero no me era posible aun y cuando el sentimiento estaba marcado +estarás aquí para siempre a mi lado pequeña y alguna di tendrás que decirme que si+ insistió la caja de sorpresa tomando mi cabello jugando con los risos de este.


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
avatar
Mensajes : 1861
Localización : Hago muchas cosas, depende del día y hora.
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha

MokaLatte
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: El Soldadito de Plomo Y la Bailarina

Mensaje por Elexiel Black el Lun Ago 08, 2016 3:28 am

El soldado había visto a la bailarina, sorprendido de su belleza, de sus movimientos, de todo… cuando finalmente la alejaron el alcanzo a ver como la ponían en una altísima repisa, el niño abrazo la caja donde estaba el con todos sus hermanos y se quedó dormido y la madre salió, dejando solo una pequeña luz, finalmente después de un rato sonó un reloj e incluso ellos sabían que significaba, la media noche, el momento en que pueden salir y ser libres, moverse, conocerse, disfrutar ya que en la fábrica y en la juguetería también hacían ese tipo de cosas, pero ahora varios de sus compañeros estaban nerviosos por salir a ese mundo, uno que para ellos era totalmente nuevo, el soldadito volteo y escogiendo los que parecían no tener ganas de salir al menos esa noche, los dejo de guardia en la caja de juguetes y el resto salió, tenían la noche libre para salir a divertirse y conocer arresto de los juguetes de ese lugar, los cuales ya se acercaban a ver a los recién llegados.
El soldadito también salió y por medio de un pequeño puente que los juguetes de las estanterías le tendieron, él y el resto de sus compañeros llegaron a las estanterías donde empezaron a conocerse, a hablar y a explorar su nuevo mundo y mientras hacían eso, el soldadito recordaba hacia donde habían llevado a la bailarina, sabía que estaba en esa estantería… pero en el punto más alto de todos, tan alto que seguramente ni el niño podía llegar fácilmente.
A pesar de eso el soldadito no dudo ni un momento en ir tras ella, por lo que acercándose a la cortina de la ventana se aferró a ella y empezó a subir, rápidamente, por las estanterías, viendo que muchos de sus compañeros hacían lo mismo para llegar a estanterías superiores, finalmente llego a la penúltima estantería donde encontró algunos juguetes mas, un poco más viejos, mas infantiles y que seguramente pertenecían al niño desde una edad muy temprana, aun así siguió subiendo lentamente, mientras subía, escuchaba una conversación o al menos a una persona hablando, pero no le gustaba el tono ni lo que escuchaba, finalmente llego a la última estantería y se acercó a ver qué pasaba, encontrándose a la joven en el suelo y a un extraño y desagradable juguete casi sobre ella
 
-Debería apartarse de la señorita…
 
Se acercó tranquilamente, sin preocuparse de que el otro juguete fuera más grande o que a él le faltara una pierna, eso no importaba, al ver que alguien se acercaba la caja de sorpresas se alejó un poco de ella mirando al extraño con desconfianza y miedo, eso no sorprendió al soldadito, con un actuar como ese no podía ser más que un cobarde, se inclinó como pudo al lado de la bailarina tendiéndole la mano para ayudarla a levantarse
 
-Se encuentra bien?
 
Pregunto sonriéndole, queriendo ver si le habían hecho algo, ahora la caja de sorpresas ya no importaba, ya no era nada y esa bailarina, ahora lo era todo.
avatar
Mensajes : 38

Elexiel Black
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: El Soldadito de Plomo Y la Bailarina

Mensaje por MokaLatte el Lun Ago 08, 2016 12:46 pm

Cohibida por los giros súbitos que daba la manota del duende en mi frágil manito y mareada hasta cierto punto fue difícil perder el equilibrio hasta para una bailarina experta como yo. Por ello solo pude verme reflejada en el espejo mientras la caja seguía alegando sus deseos de que fuera su esposa “pero o no lo quería, ni siquiera me gustaba” para mí era solo un temible muñeco, que a cualquiera ocasionaría terror… no sabía quién se lo había dado al niño pero si sabia por que reposaba en aquella estantería, la casa de sorpresa era tenebrosa, y seguro e niño le temería mas que yo “a pesar de que sabía que no me haría daño”.


Pero sus ojos afilados, y su sonrisa ensanchada no dejaban de darme esa sensación de peligro casi no podía ni siquiera contemplarle al rostro, por ello mi mirada aprecia baja y sumisa sometida por los escandalosos sonidos lúgubres de su música *Ambos somos músicos talentosos* inquiría *ambos cavamos en la misma repisa es el destino el que nos quiere juntos* insistía ahora empujándome de la espalda para que yo me levantase, me rehusaba con la cesa arrastrándome sobre el lado de espejo, exponiendo mi mano en señal de alto, aunque aquello no parecía detenerlo ahora tomaría mi manita para tironeara. “no hablaba por que prefería que pensara que era muda, discutí con el solo haría mas tedioso aquello, pero mis gestos de desagrado eran evidentes".


Fue una fina voz caballerosa a los lejos lo que me hiso alzar la mirada uno de los soldaditos, que estaban en la caja de antes se había trepado cual héroe por la alta repisa, “sabrá que si cae puede romperse” me pregunte “que valiente ha sido al venir a rescatarme” pensé sonriéndole miento se acercaba dando saltitos hacia mí a falta de su pierna de sus ojos mi mirada bajo de inmediato a la mutilación del pobre “oh… ya está roto” pensé parpadeando no incomoda por que estuviera así, si no triste por el dolor que habrá de sentido. Pero aun así no fue desechado y esa es fortuna además parecía ser de los que por vencido no se daban con facilidad… “la fascinaron a llegado a mi vestida con uniforme y moldeado con plomo… Mi querido soldadito de plomo”


La caja de sorpresas se alejo dando salto mirándolo con rabia, achicando sus ojos quejándose, fastidiado aunque notado su gran tamaño fue más la impresión al miedo, sonrió con ironía al ver que le faltaba una pierna al soldadito, peor por algún motivo aquella noche solo decido observar saltando a un cofre en la parte inferior de la repisa, como cuando los malos dicen irse para hacer un plan... era evidente que no ser de los que activa impulsivamente, pero su mirada ya había reflejado la rivalidad para con el soldadito. Y mis labios se habían abierto sutilmente intente hablar pero me fue imposible “¿lo había olvidado ya?” pensé al no salir palabra alguna de mi garganta, “hacia años no hablaba” pero las palabras sobraron cuando vi su mano tenderse, tímidamente me sonrose, y aunque tentada a tomar su mano, retrocedí dando un salto en un perfecto giro e ballet, juntando mis manos sobre la cabeza… “no necesito hablarte para que me entiendas” ya practicaría luego como hablarle.


Asenté a su pregunta y di satitos sobre una pierna alzando la otra, imitándole a él, hasta girar y jugar a tocarle su hombro para que mirara en el sentido donde danzaba siempre sonriéndole, volví abrir mis boca intentando decirle algo y entonces se manifestó mi voz con suavidad –Gracias… ♪- sonaría melodiosa, y entonces bajaría mi pierna para pararme cómodamente y cubrirme la boca –Habia olvidado cómo hablar…- susurre tanto tiempo sin dejarla salir la había vuelto ronca y seductora,  apenada me lleve las manos a la espalda in estar segura de que hacer. –la caja se molestara si hablamos, se cree mi dueño, pero solo me da miedo… y la repisa es muy alta…- musito triste era evidente que a altura me aterraba, -Bienvenido a mi casa, pero pude que no esté bien que subas aquí ¿qué pasaría si te caes y te rompes?- pregunte preocupada, jugando a mis espaldas con la tela de mi sedoso vestido. Luego pensé que él nunca podría bailar, y eso me resulto aun más triste “pero él no era un juguete de baile… era un juguete de batallas” quizá por eso había venido a rescatarme… pensándolo bien a caja estaría furiosa la próxima vez, y él era mucho más grane que nosotros. –a...caso no le temes- pregunte parpadeando y ando un par de pasitos volátiles hacia él. Empujando con mi dedo el material de su cuerpo, haciéndolo sonar igual, contra tu hombro izquierdo luego toque el mío, imitando el sonido –yo soy del mismo material que tu, pero soy muy cobarde…- musite buscando una explicación.


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
avatar
Mensajes : 1861
Localización : Hago muchas cosas, depende del día y hora.
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha

MokaLatte
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: El Soldadito de Plomo Y la Bailarina

Mensaje por Elexiel Black el Vie Sep 09, 2016 11:20 pm

El soldadito vio como la hermosa joven no pidió su mano si no que se levantó y dio un salto graciosamente para después voltear a verle y hablarle, se sorprendió un poco por la ronquera y el tono seductor de su voz que contrastaba un poco con su angelical y puro aspecto pero sonrió, le quedaba bien esa voz, decidió permanecer callado escuchando lo que la joven decía aunque fuera en susurros ya que si ella había hablado por el no sería el quien la pusiera de nuevo en silencio, se acercó a ella al escuchar sus miedos se encogió de hombros sin acercarse a ella, solamente contemplándola
 
-Desde esta altura no podría romperme soy un poco duro
 
Le comento queriendo sonar despreocupado, ignorando totalmente lo que ella decía de la caja de sorpresas la verdad era que no le temía, las creaturas así solo eran peligrosas para los débiles y confiados y él no se consideraba nada de eso, no tenía nada que temer de el
 
-No… y ahora no debes temerle tú, ya que estoy aquí contigo… el ya no te hará nada no te preocupes
 
Le susurro mirándola a los ojos ahora que ella se había acercado a él, el tomo sus manos suavemente apretándolas un poco y mirándola a los ojos, sonriendo levemente ante lo que la joven le decía
 
-No es cobarde, señorita… alguien cobarde se habría ido de aquí hace mucho tiempo, usted ha soportado esto aquí, sola… cuánto tiempo? No permita que nadie le diga cobarde…
 
Volteo a ver hacia donde la caja de muñecas estaba observándolos aun oculta entre la oscuridad pero su gran silueta se dibujaba perfectamente en la pared
 
-El cobarde es el, que tan pronto se acerca alguien tan fuerte… escapa, donde nadie pueda verlo…
 
De repente una sonrisa traviesa apareció en la expresión del soldado
 
-Quizás no bajes para huir… pero quieres bajar a ver la fiesta de los juguetes esta noche?
avatar
Mensajes : 38

Elexiel Black
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: El Soldadito de Plomo Y la Bailarina

Mensaje por MokaLatte el Sáb Sep 10, 2016 5:39 pm

Nítidos y brillantes ojos pintaditos me miraban expectante, mientras yo simplemente delicada seguía escrutándole con la mirada, mas que valiente aprecia el casi intocable ese porte y galantería con la que se expresaba resultaba muy atractiva, -duro… bueno entonces quiere decir que yo soy dura también- concluiría aunque en teoría teníamos partes iguales el no tanto por que era grueso y macizo yo por el contario tenia bracitos y piernas muy delgaditas quizá si me acallara definitivamente me rompería “bien, era extremadamente precavida, aunque yo lo resumía en cobardía” baje la mirada algo apenada mientras tocaba mi garganta, no me acostumbraba ni yo misma a mi voz, aunque de alguna manera sonaba muy hermosa.


Me asome a mirar entre las sombras esos ojotes enormes seguían mirándolos, cerré los ojos preocupada –si... esta bien pero…¿Qué apsara cuando te vayas nuevamente estaré sola y entonces el…- antes de que concluya la frase el me expone su idea de que no soy una cobarde pero aun así y cuando el estaba ahí ya no solo temía por mi si no por el… por lo que la caja de música pudiera hacerle era mas grande y daba tanto miedo –es que hasta el pequeño Aron le teme…- suspiro con la mano en el pecho –ha sido muchos algunos meces, pero he soportado por que al menos aquí veo la felicidad de otros en el baúl oscuro donde me gustaban era horrible mi cuerpito se llenaba de Moho, y además todos los juguetes ya hacían infinitamente tristes… mejor ser acosada que ser olvidada en la oscuridad- musite nerviosa mientras entonces sentía las manos del juegue al tomar las mías mire esas manos juntas, como se compenetraban sin problemas y sonreí con dulzura.


Me sonroje al final esquivando su mirada y negando, -vale… no pudo contradecirte valiente soldadito, pero digamos que soy demasiado precavida entonces- encogí ligeramente mi hombro brillante y entonces  continua comentando lo fuerte que es, lo extraño era que realmente aprecia sincero, no era como si solo lo hiciera por parecer lo que no era y llamar mi atención le salía natural “tenia que ser verdad”oh, soldadito cuentas historias maravillosas has de tener para contar, si tu valía ya se hace notar- exclame soltando un suspirito, vaya que debía gustarme muchísimo para mostrarme tan confiada ya y dejar que me tocase con tanta facilidad. Pero es que era como un rayito de esperanzas cuando entonces decidió evitarme a bajar.


-Ammm- dude retrocediendo y soltando su mano en dos agiles saltitos posado en la puntita fina de mis pies negando –pero si de aquí se ve maravillosamente soldadito ¿para que bajar?...- pregunte parpadeando preocupada -¿Qué haríamos abajo?- volví a conjugar antes de corretear con gracia dejando que el vestidito de seda se levantase un poco y fijarme la altura al borde de mi lago de espejo trago saliva con miedo y entonces me escondo a sus espalda posando mis manos en sus hombro –nos soy tan ágil como tu para descender las repisas…y si me caigo.. y me rompo… temo que me encierren en el baúl de nuevo- dudaba claro por que no imaginaba una manera segura de bajar, con delicadeza alce mi pie izquierdo, mismo que le faltaba a soldadito. Imitando nuestras siluetas –lo vez tu as subido con una sola pierna y yo que tengo ambas… jamm- vaya derrotista me había vuelto o es que quería tanto que el me diera seguridad, sonreí sonrojándome al recordar lo que antes me dijo para luego negar.


-Dime tu plan de como bajaremos y te seguiré sin rechistar- le asegure bajando mi piecito y tomando la manito de el –confió en ti soldadito, si segura llego al piso… es un compromiso, que te regalare un besito- sonreí mas confiada, esperando que el me indicara aunque mis piernitas temblaran. Pero es que estaba ya segura de que una maravillosa aventura me aguardaba, y con que compañía mas grata, mi valiente y apuesto soldadito de plomo. “es que el amor a primera vista ya me tenia flechada”


¿...? ¿Como decirte que no? eres mi debilidad 

Regalo de amigo secreto -Jefazo- ♥️:
Regalos "San Valentin ♥️":
avatar
Mensajes : 1861
Localización : Hago muchas cosas, depende del día y hora.
http://rolworld.foros.bz/t694-fiona-ficha

MokaLatte
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: El Soldadito de Plomo Y la Bailarina

Mensaje por Elexiel Black el Sáb Oct 29, 2016 7:41 pm

El soldado sonrió al escuchar lo que la bailarina le decía, se notaba que le tenía miedo a la caja de música, pero en realidad él no le temía para nada y pensaba que no había persona más a salvo en el mundo de esa cosa que la bailarina, no creía que fuera a hacerle daño si la quería.
 
-Señorita, si me voy será en el día, cuando los juguetes no podemos movernos, ella no hará nada, cuando sea la noche y podamos hacerlo subiré de inmediato y el no podrá hacerle nada, estará todo bien señorita
 
Le sonrió intentando que la chica se relajara, ya que realmente parecía preocupada y nerviosa, algo de lo que no podía culparla por lo que la dejo hablar e imaginarse todas las cosas que podían pasarle si se caía, cosas que ya comenzaba a decir en voz alta mientras tanto el simplemente miraba a su alrededor la vista desde esa repisa sin duda era hermosa, pero también era un lugar lúgubre y solitario donde apenas llegaba el sonido y las luces de la fiesta de los juguetes que tenía lugar en el suelo, sin duda un hermoso lugar para visitar y estar a solas con alguien pero un horrible lugar para vivir, por lo que no podía culpar a la joven de cómo se sentía, mientras miraba todo eso, finalmente encontró algo que le gusto, desde ahí podrían bajar y tal como lo había pensado, la chica le dijo que iría, él se inclinó un poco
 
-Es una promesa señorita más con ese incentivo, la bajare sana y salva, lista?
 
Se acercó hacia una orilla de la repisa donde había visto lo que buscaba, el niño tenía una lamparita de noche… y estaba conectada a un enchufe muy alto, tanto que llegaba hasta esa tarima, la lámpara llegaba hasta la repisa inferior, desde donde podían bajar sin problemas
 
-Lo único señorita es que debe sujetarse a mi
 
El soldadito tomo el cable de la luz con fuerza, para asegurarse de que no se zafaría, pero este estaba clavado en la pared
 
-Sujétese y no mire abajo para que la luz de la lámpara no la moleste no tardaremos en llegar
 
Le tendió la mano a la bailarina
 
-Lista, señorita?
avatar
Mensajes : 38

Elexiel Black
erotique

Volver arriba Ir abajo

Todo Público Re: El Soldadito de Plomo Y la Bailarina

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.